Bamba, en la rampa de salida

0
Celta fichajes, Jonathan Bamba, mercado de fichajes, Celta de Vigo
Jonathan Bamba, en un partido con el Celta esta temporada | Imagen: Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images

La situación en Vigo no es la mejor para encarar este tramo final de temporada. Su entrenador, Claudio Giráldez, ha llegado para apagar todos los fuegos de Rafa Benítez. Ahora el equipo necesita de su mejor versión. Tan solo a tres puntos por encima del descenso, la continuidad de los vigueses en primera división no está para nada asegurada. De hecho, todavía le quedan numerosas visitas complicadas con desplazamientos fuera de casa. De esta forma, necesita contar con una defensa férrea y la mejor delantera posible para espantar a todos los fantasmas. Para hacerlo, la afición celeste ha invocado al remedio de siempre, Iago Aspas, con sus escuderos de moda este curso: Jonathan Bamba y Jorgen Larsen. El primero fue una sorpresa del mercado de fichajes del Celta de Vigo, que parece haberse mimetizado a las mil maravillas con la plantilla y la ciudad.

La irrupción de Jonathan Bamba

El chico llegó cuando nadie se lo esperaba. Procedente de la Ligue 1 ya ilusionaba en su anterior club, el Lille. La presencia de Luis Campos y Rafa Benítez en el equipo vigués fue clave a raíz que su presencia facilitó mucho las negociaciones. El primero a raíz de la relación que mantuvieron en un pasado. Ambos, jugador y director deportivo, ya trabajaron juntos y coincidieron durante tres temporadas.

En el caso del entrenador, al extremo le motivaba mucho la posibilidad de estar a sus órdenes tras la dilatada experiencia del técnico. Su palmarés fue clave para optar por esa vía, pese a que contaba con muchas otras opciones tanto en Francia como en otros sitios. Aunque el factor de aterrizar en LaLiga era otro plus más para decidirse por ser uno de los fichajes del Celta.

Las prestaciones del futbolista

Su participación en el equipo es casi imprescindible. De hecho, lo ha jugado prácticamente todo, salvo su participación en la Copa África, que tuvo que dejar su compromiso con su club de forma obligada y en los duelos coperos donde solo llegó a participar en primera ronda. Acumula 1766 minutos en lo que va de temporada, anotando cuatro goles y colándose entre los diez primeros jugadores de la plantilla con más minutos.

Desde la izquierda funciona como un auténtico puñal. Acumulando numerosas titularidades desde su llegada ha sabido aclimatarse bien con sus compañeros. El estilo de juego le encaja y dicha tesitura le ha funcionado incluso con el cambio de entrenador. Giráldez también ha apostado por su continuidad ofreciéndole la regularidad con la que venía disfrutando.

La situación que atraviesa el Celta

De todos modos, la situación ha cambiado mucho y eso ha provocado nuevos escenarios en el planteamiento del próximo curso. Con el mercado de fichajes al acecho, el Celta de Vigo podría lamentar varias bajas. Su temporada no ha sido la mejor y esa trayectoria coqueteando con el descenso podría ahuyentar a varios pesos pesados de la plantilla. En Galicia, el Celta de Vigo lo sabe bien.

Ese cambio de rumbo con Claudio Giráldez puede ser determinante o bien la sentencia definitiva. Los celestes están metidos de pleno en la pelea por evitar descender y es inevitable pensar que dicha situación no les iba a salpicar. Actualmente, dependen de ellos mismos en estas ocho finales que les restan.

Solo hay un jugador que termina contrato en verano y ese es el peruano, Renato Tapia. Aunque más allá de este, el que está ahora mismo en la rampa de salida, según los compañeros de Relevo podría ser el caso del costa marfileño, Jonathan Bamba. El futbolista motivado en su llegada por el proyecto que se le presentaba ha visto como esas prestaciones se han ido diluyendo.

El desenlace de Jonathan Bamba en el Celta

En el mercado de fichajes de invierno, el Celta se desentendió con Luis Campos y hasta hace pocas jornadas la directiva también terminó con Rafa Benítez. Sus dos máximos exponentes en Vigo ya no están y eso podría dificultar su continuidad. Actualmente, posee una de las fichas más altas de la plantilla y la presión por bajar podría alejar al jugador de su compromiso con el vestuario. Pese a que en el medio de Vocento apuntan que el chico está integrado, sus retos profesionales podrían estar lejos de Balaídos.

Su valor de mercado alcanza los 10 millones y pese a que en su día obtuviera casi los 20, actualmente sigue lejos de su mejor nivel. La dirección deportiva del Celta podría hacer caja con él pese a que su contrato no vence hasta el mercado de fichajes del 2026. Es una de las piezas más cotizadas de su agencia y colocarlo de nuevo en la parrilla de salida no sería ningún inconveniente. Su mejor escaparate está en Francia, donde prácticamente ha desarrollado toda su carrera allí. A sus 28 años todavía le queda mucho fútbol en sus botas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí