Eduardo Cruz Acillona | El cristal con que se mira
Eduardo Cruz Acillona | El cristal con que se mira

¿Una semana sin fútbol?… Habrá quien diga que cómo que no, que si el siete a cero a Malta con gol de Navas en el minuto 85 para terminar de redondear la fiesta. Y el cinco a cero a Rumanía para completar una docena de chicharros en apenas cuatro días. Habrá quien lo diga y, seguramente, tenga razón.

Habrá también quien diga que cómo que no, que el empate del Cádiz en Tenerife, que le sirve para afianzarse en el primer puesto de la clasificación y mirar a la primera división con ojitos golosos e ilusionados. Y el Mirandés, que con su triunfo en casa contra el siempre correoso Las Palmas se coloca en la zona media de la tabla, mirando hacia arriba con la ambición de los optimistas. Y el Málaga, que no levanta cabeza y se pega un alcorconazo y se queda sintiendo en su nuca la respiración asfixiante del farolillo rojo. Habrá quien lo diga y, seguramente, tenga razón.

Pero, insisto, esta ha sido una semana sin fútbol. ¿Verdad, Sara? ¿Verdad, Ada? Porque nuestras chicas Virgy, Jenni, Raquel, etc., no han jugado al fútbol. Se han sumado a la huelga convocada por las jugadoras de la liga Iberdrola y el derbi femenino que tenía que haberse disputado este fin de semana en la ciudad deportiva Luis del Sol se ha quedado pendiente de nueva fecha.

No piden jets privados, ni cochazos de lujo a principios de temporada. No piden alfombras rojas, ni flashes ni glamoures de quita y pon. No piden avenidas abarrotadas de gente acompañando a su autobús hasta el estadio ni horas y horas de informativos destacando a cámara lenta y con profusión de elogios sus mejores jugadas. No piden desbancar a Messi del bendito imaginario colectivo ni a Reina como portavoz cachondo de la Selección. Lo único que piden es firmar un convenio colectivo digno.

Lo único que piden es cobrar un salario base de 12.000 euros anuales (¡anuales!) en contratos a tiempo parcial o de 16.000 a tiempo completo… Ya tiene que estar mal la cosa para que alguien reclame aspirar a ser mileurista. Piden seguir cobrando cuando estén de baja y tener derecho a 30 días de vacaciones. Piden eliminar las cláusulas abusivas y vergonzantes antiembarazo e incluir medidas que protejan la maternidad. Piden, en definitivas cuentas, un mínimo de dignidad. Parece mentira en pleno siglo XXI, pero así juegan, entrenan y viven nuestras deportistas.

Afortunadamente, lo leíamos ayer en esta colina en boca de Amparo Gutiérrez, directora del fútbol femenino del Sevilla FC, nuestras Noelia, Lucía, Blanca, Olga, etc., no tienen quejas del tratamiento que les dispensa el club, que cumple con todas las exigencias planteadas por el colectivo de jugadoras, aunque han decidido sumarse a la huelga en solidaridad con todas sus compañeras.

El 20 de diciembre es el plazo marcado para que los clubes encuentren la financiación necesaria y puedan cumplir, así, con sus respectivas plantillas. El 20 de diciembre, curiosamente, es el Día Internacional de la Solidaridad Humana. Qué cosas…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here