👉🏻#CompartimosAfición 👈🏻

Compartimos Afición

Compartimos la suerte

spot_img

¿Has visto esto?

Leo estos días un adelanto de la última novela de Carlos Marzal publicada por Tusquets y titulada “Nunca fuimos más felices”. Ya en su prólogo, que da en llamar “Calentamiento”, muestra a las claras una declaración de intenciones tan contundente como emocionante:

“Este libro tiene por excusa el fútbol, pero es un libro de amor: de amor a mi hijo, de amor al fútbol, de amor a las cosas, de amor a la vida”.

Marzal, como todos, jugó al fútbol de joven y nunca fue más feliz. Marzal ahora, cumplidos ya los sesenta tacos, juega al fútbol por persona interpuesta, su hijo. Y nunca ha sido más feliz. Le acompaña al campo de entrenamiento ayudándole a llevar la bolsa de deporte como un fiel utillero, ejerce de chófer hasta donde haga falta para verle competir, se convierte en aficionado y sufre en la grada, se emociona con el gol de su equipo y aprieta los dientes con el gol del rival, atiende a las lesiones de su hijo como un fisioterapeuta y le programa las comidas más apropiadas y saludables como un nutricionista, va a por el balón si sale de la cancha como un entregado recogepelotas y ejerce de periodista deportivo local a la vuelta del partido contándoselo a sus amigos en el bar.

Y todo lo hace por amor. Por amor a su hijo, por amor al fútbol, las dos cosas que más alegrías le han dado en la vida. Ambos, padre e hijo, comparten ilusión, comparten la suerte de vivirlo juntos.

Pero esto no es un cuento de hadas. Cuando cierras el libro y levantas la vista, la realidad te regala cientos y cientos de ejemplos similares. No hay más que asomarse un día de partido por los aledaños del Sánchez-Pizjuán para comprobar cuántos padres llevan de la mano a sus hijos al fútbol, ambos con las mismas camisetas, con las mismas bufandas, con el mismo brillo en los ojos, igual que a ellos les llevaban sus respectivos padres años ha. Nunca fuimos más felices disfrutando de esas pequeñas cosas.

Venimos de ganar un derbi y ya suenan de fondo los agoreros que alertan de las borrascas que nos vienen encima de aquí a Navidad: que si el Real Madrid, que si el renacido de sus cenizas Barça (Ave, Xavi), que si el Atleti, que si todo lo más grande que termina en -burgo… Predicen nubarrones, chaparrones y decepciones. Y nosotros, que nunca somos más felices que cuando vamos al campo, que cuando nos juntamos en la peña o en casa con los amigos para ver los partidos por televisión, nosotros, si no nos importara un pito ese qué dirán, les hablaríamos de la suerte que tenemos de ver a nuestro Sevilla Fútbol Club en la situación en la que está, de la ilusión que nos hace que nuestros hijos vivan esta pasión y que cuenten las capitales de Europa por copas ganadas y no como una simple retahíla en clase de Geografía. Les diríamos que sí, que el Madrid, que el Barça y que lo que quieran, pero que nunca hemos sido más felices que en los últimos años y que, por supuesto, jamás se nos pasará por la cabeza gritarles a nuestros hijos que nos vamos del campo en el minuto 75. Porque, como dice Marzal en su prólogo:

“La única forma de no arrepentirnos de nuestras acciones reside en acometerlas por amor. Esa es la única fórmula conocida para no equivocarnos jamás, por más que nos equivoquemos a toda hora. Quienes aman son los sin culpa. Los felices”.

Coincidiendo con el parón liguero, la Administración de Loterías y Apuestas del Estado daba a conocer el tradicional anuncio de la Lotería de Navidad. En esa ocasión, ambientado en el bellísimo pueblo de Elizondo, en el norte de Navarra, y dirigido por los responsables de esa magnífica película que es “La trinchera infinita”. Si lo han visto, habrán podido comprobar que el anuncio se cierra con un lema: “Compartimos la suerte con quien compartimos la vida”. A nosotros, que tenemos la suerte de compartir nuestras vidas en torno al Sevilla Fútbol Club, estarán conmigo, ya nos ha tocado la Lotería. Nunca seremos más felices. O sí.

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ver más

  • Responsable: A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Moussa Dembélé, otra opción para el ataque

La prioridad en este mercado de fichajes para el Sevilla FC pasa por reforzar el ataque. Así se lo...

Antes de irte... mira esto:

spot_img
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad