Tu periódico digital sobre el Sevilla Fútbol Club. Compartimos Afición

De probabilidades, sueños y pesadillas

Sección:

Dos predicciones, aparentemente contradictorias, en los idus de marzo: (a) El equipo actual del Sevilla Fútbol Club reúne todas la virtudes para jugar la temporada próxima en segunda división. (b) Siempre que ha alcanzado los cuartos de final de la Europa Ligue, ha  quedado campeón y ya está en cuartos. De cumplirse estas dos predicciones, nuestro equipo sería el primer club español que tendría que viajar una semana en autobús a Ponferrada y otra en avión a Londres o Múnich. Es cierto que las probabilidades no son idénticas, pero todo depende de cómo las calculamos y a partir de qué clúster de datos realizamos la estimación.

Si evaluamos las probabilidades del Sevilla Fútbol Club en la Europea League sobre el total de participaciones, tenemos el 50% de ganar el torneo. Si damos el corte en la fase de clasificación presente (cuartos de final), las probabilidades son del 100%. Es decir, vamos comprando ya los boletos de los vuelos europeos. En relación al descenso, si el cálculo es  en base al número de participaciones en Primera División y el número de descensos, las probabilidades del segundazo son muy bajas (sobre un 15%). Pero, si valoramos estas probabilidades  sobre  el número de temporadas que el Sevilla Fútbol Club ha estado en una posición como la actual y a estas alturas de LaLiga, las probabilidades se elevan por encima del 70%.

De esta forma, obtenemos, desde una aplicación frecuentista o pura de la probabilidad,  cuatro  escenarios: (1) Ocurren A y B (avión y autobús), escenario épico por inaudito. (2) Ocurre a pero no b, el peor (solo bus), terrible. (3) Ocurre b pero no a, el mejor (solo avión). (4) No ocurren ni a ni b, un mal trago pasajero (ni avión, ni bus). Siento decir que, en una aplicación bayesiana de la probabilidad, mí hipótesis subjetiva, viendo no sólo el estado del Sevilla Fútbol Club sino también la inestabilidad institucional, estimo más  probable que ocurra a y no ocurra b.

Algo habrá que hacer para que este pesimismo bayesiano no se convierta en una profecía  autocumplida y terminemos en el autobús camino de Ponferrada. A mí me gustaba Sampaoli. Siempre me gustan los que se sientan en el banquillo que está más cerca de Gol Sur que de Gol Norte. La distinción no está ahí, sino en el adverbio de cantidad. Sampaoli me gustaba bastante, Lopetegui poco. En su anterior etapa, Sampaoli tenía como segundo a Juanma Lillo. Esto, en su momento, me preocupó. Ahora, parece que es Juanma Lillo el que ha colonizado, cual malware infeccioso, el cerebro de Sampaoli. Nadie lo entendía, era como un Juanma Lillo cualquiera; demasiado simple para la complejidad del sistema de señales cuasi automático del futbol y excesivamente complejo para el nivel de comprensión lectora de los futbolistas. El divorcio entre la plantilla y entrenador del Sevilla Fútbol Club era ya un clamor, desde el día del papelito que rompió Acuña.

Ahora viene Mendilibar, una especie de Caparros euskaldun. Ya Caparros ejerció de Mendilibar andaluz en el Athletic con el sobrenombre de Jokin. Esperemos  que nos salve. Por supuesto, también me gusta. Cuando termine este purgatorio, les diré cuánto me gusta en función del resultado, así de bilardista soy. Este modesto sevillista, con no verme obligado a subir al autobús me conformo, pero no olvido que siempre que llegamos a marzo vivos en Europa… llega el florido mayo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

¡Lo último!

Cumple en Las Palmas y gana tranquilidad

El Sevilla FC fue de visita a Las Palmas en busca de buenas noticias para encontrar la tranquilidad cerca...

Antes de irte... mira esto: