Sampaoli cumple el primer objetivo

1
Los de Jorge Sampaoli, tras el encuentro de Champions League del Sevilla FC
Sevilla's players celebrate victory at the end of the UEFA Champions League 1st round day 5, Group G football match between Sevilla and FC Copenhagen, at the Ramon Sanchez-Pizjuan stadium in Seville on October 25, 2022. (Photo by CRISTINA QUICLER / AFP) (Photo by CRISTINA QUICLER/AFP via Getty Images)

El Sevilla FC hizo los deberes en el encuentro de Champions League ante el Copenhague. Los de Jorge Sampaoli certificaron su continuidad en competición europea y aseguraron el pase a la Europa League gracias a la primera victoria del curso como local.  La entidad hispalense sigue dando pasitos en su pequeño objetivo de salvar como mejor pueda este Tourmalet de encuentros antes del Mundial, buscando mejorar los resultados a la vez que encontrar una identidad. Seis partidos después de su llegada, Jorge Sampaoli salvó el primer matchball importante: la Europa League y el Sevilla FC se reencontrarán de nuevo en busca de seguir amándose el uno al otro.

Un Sevilla FC errático en el último tercio

La tónica del encuentro del Sevilla FC correspondiente a la quinta jornada de la UEFA Champions League parecía estar clara desde antes que comenzara el envite. El conjunto de Jorge Sampaoli propuso dominar desde el inicio, poblando la fase ofensiva en gran manera y embotellando a un Copenhague que esperaba agazapado su oportunidad. Si se atiende, por ejemplo, a los inicios ante Valencia, Real Madrid o Mallorca, el juego y la personalidad del equipo mejoraron. Con Jordán de ancla, multitud de apoyos por dentro, todos los futbolistas por delante del esférico e intentando estirar con Suso, Montiel, Papu y Telles, los locales buscaron dañar a los daneses.

La escuadra visitante apenas sufrió. De hecho, Daramy asustaba de vez en cuando superando por potencia a Montiel.  El Sevilla FC acabó cayendo en la excesiva horizontalidad y poco vértigo, con ligeros tramos que recordaban a los momentos con Julen Lopetegui, debido a la cantidad de balones en largo y cambios de orientación realizados. La pasividad del Papu, la «ausencia» de Dolberg o la incapacidad de Suso coparon la inoperancia sevillista. El error estuvo, y así se demostró a posteriori, en la ausencia de jugadores clave que dieran de sí las ya tan sonadas relaciones socio-efectivas. 

Jorge Sampaoli agitó el árbol

Jorge Sampaoli entendió al instante lo que necesitaba el encuentro, dando entrada a En-Nesiry en el descanso y a Lamela cinco minutos después. Ambas interrupciones fueron claves. El conjunto local, al menos en fase ofensiva, ya tenía otra cara. Ahí florecieron esas relaciones por las que tanto clama el sabio de Casilda. Papu Gómez encontró a Youseff En-Nesyri para llevar el primero al luminoso. El centro y el desmarque que tantas veces se había intentado llevar a cabo anteriormente salió a la primera con el marroquí. Este demostró estar más metido en la película que Dolberg, y después de varios encuentros relegados al banquillo, respondió con su tanto.

La participación e implicación de Isco y Rakitic aumentó, hasta el punto de ser claves en la victoria. Lamela, demostrando ser una vez más el futbolista de la plantilla más entonado en ataque, dio alas por derecha e incluso mejoró a Montiel. Todo esto con Jordán a los mandos, cumpliendo a las mil maravillas. Después de mucho tiempo clamando en contra de la manía del equipo a la hora de no cerrar los encuentros y echarse atrás, la sentencia llegó por un equipo espoleado a ir a por más.

Los principales señalados del Sevilla FC

Que los mejores momentos de juego sevillista no llegaran hasta bien entrada la segunda parte deja en mal lugar a ciertos futbolistas del conjunto de Jorge Sampaoli. Kasper Dolberg y Suso son, en este sentido, los principales señalados del Sevilla FC en la noche de Champions League. El delantero danés fue lo más parecido a una isla desierta en el verde del Sánchez-Pizjuán. Perdido a más no poder, no encontró relación alguna con los jugadores de tres cuartos de cancha. Apenas tocó balón y no demostró especial brillantez en un mano a mano ante el portero visitante. Eso sí, la acción quedó invalidada por fuera de juego. Jorge Sampaoli sabe de sus cualidades, pero el ex del Niza tiene que subirse ya de ya al barco sevillista. La confianza depositada en él es grande y las carencias en su demarcación lo son más todavía.

El tema Suso ya empieza incomodar bastante en el seno del Sevilla FC. El gaditano, desde que se lesionara allá por principios del curso pasado, no ha vuelto a ser lo que era. Su recuperación, que nunca llegó a fructificarse del todo debido a recaídas, se cocinó a fuego lento, lo que hace que a día de hoy un jugador como Suso no esté capacitado aún para competir en noches de Champions League con el Sevilla FC. No paró de intentarlo, siendo quizás el que más ímpetu puso, pero sin éxito. Incluso tuvo una clarísima. Trató de generar desde el lado que mejor toca, pero se le nota que le falta ese puntito para volver a ser un futbolista de élite. El tiempo se le acaba a Suso, y los encuentros se suceden en una posición que está más que poblada en el ataque sevillista y parece, será reforzada.

Los renacidos de Jorge Sampaoli

Ahora toca hablar de la otra cara de la moneda, la positiva más concretamente. A pesar de lo mencionado anteriormente, fueron más los futbolistas reforzados en este duelo que los perjudicados. El claro ejemplo, Joan Jordán. Jorge Sampaoli ya destacó su partido en el Santiago Bernabéu jugando como único pivote y ante el Copenhague en Champions League, el centrocampista del Sevilla FC volvió a cumplir a las mil maravillas en el rol de cinco. El técnico argentino ya dejó claro a su llegada que el catalán, a pesar de su inoperancia en los últimos meses, es un futbolista más que recuperable, y partidos como este invitan al optimismo. Con apenas pérdidas de pelota, distribuyendo en corto y en largo y siendo la primera piedra en la salida de balón del equipo, Jordán disfrutó como antes sobre el verde de Nervión.

Aunque el catalán fue el más destacado en este sentido, no hay que obviar la actuación de futbolistas como Rakitic o Isco. El croata parece convencer a Jorge Sampaoli cada vez más, haciéndole ver el papel que su calidad juega en el devenir de los encuentros y ausentándolo cada vez más del aspecto físico. El croata, como pez en el agua. La segunda parte de Isco fue excelsa. Después de apenas aparecer en los primeros 45 minutos, el malagueño sentó cátedra ante la afición sevillista en la segunda mitad, con una verdadera exhibición de tenencia del balón y de saber manejar los tiempos. El gol, made in Isco. Lo necesitaba más que nunca para terminar de coger confianza y empezar a destacar bajo las órdenes de un Jorge Sampaoli que, desde su llegada, le ha proporcionado todo el protagonismo posible, convencido del grado de amateurismo de su pupilo.

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí