Sevilla FC fernando alegría aficionados noticias silogismo
Eduardo Cruz Acillona | El cristal con que se mira. Artículos de opinión sobre el Sevilla FC

Una de las grandes ventajas que tiene esto del confinamiento en casa por culpa del coronaleches ese, es que tu cuñado sólo se puede poner en contacto contigo vía telefónica, lo que significa que tu mueble bar y tu nevera están a salvo y que, toquemos madera, todavía quedan unos cuantos días, dicen que semanas, para que se levante el estado de alarma y comience el estado de emergencia, que es cuando tu cuñado se persona en tu casa sin avisar, valga la redundancia.

Cada vez que en la pantalla de mi móvil aparece la palabra “Cab**n”, uno sabe que si pulsa el botón verde de “Responder” es casi seguro que más pronto que tarde se arrepienta. La divina providencia, o el dicho aquel de la excepción que confirma la regla, quiso que el lunes, al contestar a la llamada, no todo fueran malas noticias ni teorías conspiranoicas explicadas con detalle en un periodo de tiempo no inferior a la hora y media, que viene siendo lo habitual.

Mi cuñado no es de ningún equipo. Debe ser el único cuñado que no es del Real Madrid. Es más, es que no tiene ni idea de fútbol, creo que ya lo he contado alguna vez por aquí… Un día, viendo juntos un partido en la tele, me pidió que le explicara el concepto del fuera de juego. Yo, y desde entonces estoy convencido de que tengo el cielo ganado, me armé de paciencia y se lo expliqué con todos los detalles y ejemplos ilustrativos que pude. Lo malo es que estábamos viendo un partido de baloncesto.

En otra ocasión, señalando a una mesa de billar, me preguntó que por qué a aquel futbolín le faltaban los jugadores… Le confundió el tapete verde al animalito y pensó que era el césped del terreno de juego…

Podría estar contándoos anécdotas como estas toda la cuarentena y un par de ellas más, pero en esta ocasión debo reconocer que su llamada fue para darme una noticia positiva. “Una inmensa alegría por si no te has enterado”, fueron sus palabras textuales al teléfono. En condiciones normales esa frase va acompañada de otra del tipo “Espérame en tu casa que voy y lo celebramos”. Afortunadamente, esta vez no tenía de qué preocuparme…

¿Y cuál es esa gran noticia?, le pregunté… “¡Que hemos ganao!”, me gritó por el auricular. ¿Que hemos ganado? ¿Quiénes? ¿Y qué se supone que hemos ganado?…

“¡El derbi, joé, el derbi, que lo hemos ganao!”. Gritaba tanto que, seguramente, si me asomara a la ventana le escucharía tan bien como por el teléfono. Y eso que vive en Sevilla Este…

El derbi se suspendió la semana pasada, le aclaré en modo santo Job. No se ha jugado. Y él insistía en que sí. “Que lo leído en el ABC hace un rato. Te mando por mail el enlace…” Y colgó. Abrí mi correo electrónico, actualicé, nada, esperé, actualicé, nada, esperé…

Al cabo de quince minutos recibí un correo suyo con el asunto “Dervi” (tal cual, con uve) y en el cuerpo del mensaje un enlace a una página de PornHub en la que dos marineros… En fin, que se había equivocado a la hora de copiar el enlace de la ventana adecuada del ordenador.  No contento con ello, me volvió a llamar y me dijo “¡Qué? ¿Cómo te has quedado?” Sólo pude contestarle con un escueto pero sincero “Sorprendido”. Mientras tanto, busqué en mi tablet en la edición digital del ABC la sección Orgullo de Nervión y allí estaba. Un sorteo había dado como vencedor del derbi al Sevilla FC con el único fin de poder completar la quiniela de la semana pero sin efecto práctico ninguno.

“Pues es verdad, hemos ganado”, le dije. “Pues claro”, contestó, “yo ya me olí algo cuando anoche un montón de gente se puso a aplaudir en los balcones. Joé, no sabía que en el barrio había tanto sevillista”. “No te extrañe”, continué yo ya sin ningún tipo de reparo, “que la felicidad se extienda durante varios días. Estate atento hoy a eso de las ocho de la tarde. Seguro que se reproducen los aplausos varios días a la misma hora. Estamos muy orgullosos. Hicimos un gran partido”.

Eso fue el lunes. No le he vuelto a preguntar, pero si en un balcón de Sevilla Este escuchan ustedes a alguien estos días a eso de las ocho de la tarde gritando “¡Sevilla, Sevilla!”, sí, es mi cuñado.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.