Jeni Morilla, del Sevilla Femenino, abrazando a Maite tras marcar el gol del derbi andaluz frente al Sporting | Javier Barroso
Jeni Morilla, del Sevilla Femenino, abrazando a Maite tras marcar el gol del derbi andaluz frente al Sporting | Javier Barroso

La niebla quiso formar parte del esperado derbi andaluz en el Jesús Navas entre el Sevilla Femenino y el Sporting de Huelva en una jornada 18 a la que asistieron bastantes aficionados de los dos equipos. El conjunto onubense acudía a la cita con la necesidad de sumar para echar tierra de por medio a un descenso que tenía a dos puntos con el empate bético ante la Real Sociedad. El Sevilla, por su parte, iba con las intenciones claras de seguir sumando para consolidarse aún más en la élite del fútbol femenino español para optar a algo más que a no caer en descenso. Finalmente, el gol de Jeni valió para apagar las alarmas y mirar de reojo el enfrentamiento de Copa ante el Levante.

El Sevilla Femenino, espeso

La primera mitad estuvo cargada de niebla, no sólo la que podía verse: las futbolistas no mostraron demasiada clarividencia. Tanto sevillistas como sportinguistas lucharon por generar ocasiones de peligrosidad y la intensidad se palpó desde los primeros compases, aunque al principio se vivieron unos minutos de tanteo. Sin embargo, apenas generaron ocasiones claras. Toni Payne estuvo espesa y en ocasiones Olga Carmona se encontraba demasiado sola, sin apoyo. Muy pocas veces perturbaron la tranquilidad de las guardametas Cata o Chelsea. Kristina Fisher en el minuto 10 tuvo una de las más claras y obligó a Cata a estirarse para despejar con los puños el potente disparo de la futbolista desde el área del Sevilla Femenino. Para Chelsea las pulsaciones subieron a mil tras un disparo de su propia defensora Sandra Bernal, que tratando de despejar lanzó el esférico al larguero. El rechace le cayó a Jeni Morilla, pero Chelsea pudo atrapar el disparo de la coriana. Luego fue Claire Falknor la que intentó sorprender a la cancerbera visitante, desde la lejanía, y sin titubeos, lanzó un potente disparo que se marchó alto por muy poco. Hasta el minuto 36 no llegó el primer gol del partido, con Morilla como protagonista.

Precisión y claridad

La segunda mitad estuvo cargada de una intensidad similar a la primera, aunque la niebla decidió abandonar el rectángulo de juego y la claridad llegó a las mentes de las futbolistas. Sin embargo, pese a que las llegadas aumentaban y la precisión mejoraba, no iban acompañadas de goles. Les costaba materializar a ambos planteles. Pero el cuadro dirigido por Toledo mejoró y el juego del Sevilla Femenino se ralentizó. Nada más comenzar el segundo periodo se percibió el cambio de mentalidad de un Sporting que pudo marcar mediante un testarazo de Castelló. Lo interceptó Cata haciendo un uso inmejorable de sus reflejos. Luego Payne desde la frontal disparó raso, pero de forma tan suave que Chelsea atrapó sin problemas.

Se siguieron sucediendo los intentos de unas y otras, a destacar los de Olga y Clavijo. Ambos conjuntos acertaron con sus cambios, el juego mejoró para las visitantes con Danica Evans y Adubea que animaron mucho su ataque. El Sevilla Femenino estuvo más rápido arriba tras la salida de Nadya Karpova y Ana Franco. Se vivió una lucha equilibrada, en la que ambos equipos generaban y debían emplearse muy a fondo para que el rival no anotara. El papel de Ojeda taponando a Toni Payne fue el más destacado para la defensa del Sporting, en el caso de las entrenadas por Toro, se vio a una Lucía Ramírez cada vez más sólida y recuperada. Aldi y Bores fueron claves.

El gol del Sevilla Femenino

El primer gol del encuentro, y el que terminaría decidiendo el resultado, llegó bien avanzada la primera mitad, sobre el minuto 16. Jeni Morilla recibió un gran centro de Isabella Echeverri, en boca de gol. La delantera coriana, con una parsimonia envidiable y casi sin tener que controlar el esférico, le pegó sin titubeos abriendo el marcador.

Buena lectura

El conjunto dirigido por Cristian Toro consiguió vencer por la mínima en un encuentro muy intenso, como lo son todos los enfrentamientos contra el cuadro onubense. Comenzaron muy espesas, pero lograron hacer en esa primera mitad nublada el gol que dio los tres puntos. Acertó Toro con sus cambios, pues el equipo pudo soportar las embestidas del cuadro dirigido por Toledo en la segunda mitad y, además, mejoró su ataque con la entrada de Ana Franco que sustituyó a una Payne eclipsada por Ojeda. El Sevilla Femenino cumplió con su misión de seguir haciendo del Jesús Navas todo un fortín.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.