Joaquín Caparrós: «Me hierve la sangre rojiblanca»

0
Caparrós recibiendo el II Banquillo de Oro junto a los presidentes del Sevilla FC Del Nido Carrasco y Pepe Castro
Caparrós recibiendo el II Banquillo de Oro junto los presidentes del Sevilla FC

Entre la actualidad del Sevilla FC y las noticias de este martes, destacó la entrega del II premio Banquillo de Oro «Ramón Encinas» a Joaquín Caparrós. El entrenador utrerano estuvo acompañado de jugadores dirigidos por él como Julio Baptista, Sergio Ramos, Javi Navarro, Pablo Alfaro y Jesús Navas, y también estuvieron representantes de muchos equipos que entrenó, representantes de la RFEF y medios nacionales. Al técnico se le vio emocionado tras las palabras que le fueron dedicadas. Durante el acto se recordaron la trayectoria del técnico y anécdotas y momentos felices que se han vivido con él.

Sus declaraciones

Joaquín Caparrós comenzó emocionado su discurso tras recibir el Banquillo de Oro de la mano del presidente del Sevilla FC, José Castro, y Manolo Cardo (primer premiado): «Este es un momento para mirar al cielo, en un día como hoy me acuerdo de mi padre, a él se lo debo todo». Además, recordó una anécdota que probablemente hubiese cambiado la historia: «Siendo chico, hice unas pruebas con el Betis, me cogieron, pero mi padre me dijo que no iba a vivir en su casa ningún futbolista que no fuese del Sevilla FC». Finalmente, el utrerano también reconoció un gran agradecimiento con sus palabras: «Ser entrenador del Sevilla ya fue un sueño cumplido, pero ser el entrenador con más partidos, con más clasificaciones a competiciones europeas y recibir esto es mucho más que un sueño cumplido».

Durante el acto de entrega del segundo Banquillo de Oro de la entidad, Joaquín Caparrós, el premiado, rememoró su etapa como entrenador: «Me hierve la sangre rojiblanca y siempre le quise transmitir eso a los jugadores. Hoy me acuerdo en especial de mis capitanes Pablo y Javi, pero no puedo dejar fuera a ningún jugador fuera de toda esa plantilla que puso los cimientos a lo que es el Sevilla hoy en día». Asimismo, se acordó especialmente de Del Nido Benavente, Pepe Castro y Monchi: «Estoy agradecido por forjar el Sevilla que es hoy y por darme confianza y la oportunidad de mi vida».

Caparrós rememoró la rueda de prensa en la que anunció que no seguiría como técnico sevillista: «Aun estando totalmente convencido, me dolió lo más grande». También volvió atrás, al día en el que recibió la llamada del presidente, que buscaba su vuelta: «Estoy agradecido a Pepe Castro por abrirme las puertas de mi casa de nuevo, no dudé en ningún momento, el Sevilla me necesitaba». Recordó las veces que le preguntaban si le dolía no haber conseguido ningún título con el Sevilla: «Mi título más grande me lo dio mi padre y fue el ser sevillista. Mi sangre siempre será roja». Por último, concluyó su discurso con su famosa frase: «En Sevilla hay que mamar».

Trayectoria en el Sevilla FC

Joaquín Caparrós llegó de la mano de Roberto Alés a un Sevilla FC repleto de malas noticias, ya que acababa de descender a la segunda división española. En los cinco años que estuvo el utrerano en el banquillo, el equipo hispalense ascendió en su primera temporada a primera y se clasificó dos veces consecutivas a la Copa de la UEFA. También hizo debutar a canteranos como Jesús Navas, Sergio Ramos y José Antonio Reyes. Tras la última clasificación europea, el entrenador rechazó la propuesta de renovar por el club y emprendió una nueva etapa.

Tras la salida del club andaluz, Caparrós estuvo en varios clubes españoles como el Athletic Club, el Mallorca, Osasuna, etc. e, incluso, estuvo entrenando un año en la liga suiza y en la liga catarí. En mayo del año 2018, el Sevilla destituyó a Vicenzo Montella, entrenador del equipo en esos momentos, y el club llamó al utrerano para intentar clasificar al club a competiciones europeas cuando quedaban apenas cuatro jornadas para concluir la temporada. El Sevilla FC, de la mano de Joaquín Caparrós, consiguió 10 de los 12 puntos posibles y se clasificó a la UEFA Europa League un año más.

Tras esa temporada, asumió el cargo de director deportivo y trajo al club a jugadores de la talla de André Silva, Quincy Promes y Tomas Vaclik; aunque los dos primeros no tuvieron la importancia que se esperaba, dejaron grandes actuaciones en el club sevillista. En marzo de esa misma campaña, el utrerano volvió al banquillo del Sevilla FC tras las noticias de la destitución de Pablo Machín y por segunda temporada consecutiva clasificó al club a la UEFA Europa League. Finalizó su etapa como entrenador y director deportivo en el equipo hispalense y tuvo otra función como director desarrollador de talentos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí