Lfp

Unai sumó su partido 193 dirigiendo a la entidad blanquirroja y, a pesar de no haber tenido un comienzo de temporada muy positivo, el entrenador vasco está escribiendo su nombre con letras de oro en el Ramón Sánchez Pizjuán al coronarse como el técnico con más victorias defendiendo el escudo sevillista. 

Anoche, Emery hizo historia. Con sus 103 triunfos con el Sevilla FC, el de Hondarribia es sin discusión el entrenador que más ha ganado, pero sus responsabilidades van más allá de estos datos. Su labor como técnico traspasa los números para mostrarse en el rendimiento de los jugadores. Uno de los casos más sonados es el de Steven N’Zonzi: muy criticado en los primeros encuentros de Liga, se ha convertido en una pieza vital en el centro del campo. El francés llega a todo, pelea cualquier pelota que esté cerca de él y es una sombra para cualquier jugador rival; pero eso no era así al comenzar la campaña, dando un nivel muy por debajo de lo esperado. A pesar de ello, su rendimiento ha ido de menos a más y es algo que hay que achacar a Unai y su paciencia cuando tiene confianza en uno de sus pupilos. 

Lo que está claro es que, al igual que el jugador francés necesita adaptarse, el míster sevillista tiene que hacer obras de reconstrucción y adaptación del conjunto. Jugadores vitales se marchan y otros con mucha calidad vienen para convertirse en piezas imprescindibles del vestuario, pero todo necesita su tiempo y la plantilla no se convierte en un «equipo» por el mero hecho de llamarse así, eso lo ha demostrado Emery, confiando en los nuevos, además de roles muy importantes a los antiguos baluartes. Por ello, Unai no sólo demuestra ser un técnico con unos datos históricos que le reafirman como uno de los mejores, sino que es el culpable de que, a pesar de las bajas tan serias que el club afronta verano tras verano, los miembros de las plantillas sean eso, nombres que aportan a un total comandado por un líder que pone todo en orden para que, cuando lleguen las citas más esenciales, estos estén preparados para la batalla.

Asimismo, otra pieza clave este año y en victorias europeas como la de anoche es David Soria. El portero de la cantera está teniendo la oportunidad de su carrera jugando para el Sevilla FC; pero, por si fuera poco, lo está haciendo en la competición fetiche del club, en la niña bonita de la historia sevillista: en la Europa League. Desde principio de temporada y con la lesión de Beto, Emery puso su confianza en el joven meta madrileño, que no decepcionó con algunas actuaciones magníficas y vitales para el devenir del equipo en la lucha por la tercera UEFA Europa League consecutiva.

Ejemplos como los de N´Zonzi y Soria los tenemos a puñados todos los años que el entrenador vasco ha dirigido al Sevilla FC, demostrando una vez más las capacidades que tiene para comandar al equipo sevillista. Más allá de ello, una clara muestra de esas facultades como técnico fue anoche en su partido número 193. Cuando el partido más en contra se le ponía, tras la lesión de Tremoulinás y el gol del Athletic, Unai supo darle la calma necesaria, y, a través de sus cambios, distinguió las necesidades del conjunto para así darle la vuelta al partido y poner la eliminatoria totalmente de cara.

No sólo ha conseguido desmarcarse como el hombre con más victorias en el banquillo sevillista marcando la historia del club, sino que ha puesto al conjunto de la capital andaluza en lo más alto… Otra vez. Y eso no es nada fácil.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.