"Jul y Gan" | La opinión de Manuel Machuca. La Colina de Nervión, noticias del Sevilla FC y mucho más

Jul y Gan, y también yo, faltaría más, nos hemos librado de chiripa de quedar en cuarentena por culpa de nuestro vecino verderón, que ha pillado el coronavirus y está ahora tan aislado como la dirección deportiva de su equipo. Por no tener, no tiene ni a su perro Hulio, que se encontraba en nuestra casa cuando todo se desencadenó, en el tradicional almuerzo de confraternización que solemos hacer con perros de equipos visitantes, y ahora nos lo hemos tenido que quedar mientras se resuelve el problema. Con lo que come cuando sale de su casa.

Por cierto, he de decirle a nuestro vecino, que sé que nos lee por mucho que lo niegue, que Hulio17 está bien. Está bien alimentado para lo que en él es habitual, ya te vale, y le encantan las sobras que le deja nuestra mascota Coke23. Esta semana lo llevaremos a que le renueven el tinte rubio, porque la verdad es que estaba muy estropeado. En la época de Quique Setién tenía el pelo mucho mejor, no sé si era porque tenía mucha posesión y le aguantaba más, o por alguna razón que se me escapa, como el balón a Joel, el caso es que la última vez que lo vi lo confundí con el perro de Rubiales, el presidente de la Federación, que por lo que se ve comparte peluquero con su can. No te preocupes, vecino, arreglaremos a Hulio17.  Ahora mismo no sé si iremos a la tintorería o a la peluquería para resolver ese encanecimiento. Puede que vayamos a las dos, por aquello de que si nos para la policía tenemos un par de excusas diferentes que dar.

Lo del vecino, por volver al tema que nos ocupa, se veía venir. Que el virus y su equipo tuvieran una estrecha relación con la monarquía, aunque fuera a título nominal, era un riesgo difícil de sortear. De hecho, don Felipe y doña Letizia han estado a punto de caer y por poco se ven abocados a utilizar la sanidad pública, qué susto han debido de pasar.

 El dueño de Hulio17 se encontraba muy bajo de defensas últimamente. Se le notaba muy decaído, nervioso, sin duda por el partido que se avecinaba en el Sánchez Pizjuán. Aunque tampoco lo admitiera, temía lo peor, que por otra parte es lo de casi siempre. De hecho, los médicos que lo atendieron y lo aislaron nos recomendaron que comprásemos más papel higiénico, todavía más, del que íbamos a comprar, porque se veía de lejos, y se olía, sobre todo, que había utilizado de forma inusitada cienes de rollos durante la pasada semana, no en vano le fue requisado su carnet de puntos Scottex Platinum. Vamos, que se le habían bajado las defensas y todo lo demás.

Durante estos quince días vamos a intentar ayudarlo en todo lo que podamos, realizaremos un esfuerzo sobrehumano para que no se aburra y pueda subir su sistema inmunológico. Claro, no le podemos asegurar, por mucho que él lo desee, que no se vaya a celebrar el derbi dentro de dos semanas, y eso hace que su recuperación, en especial la anímica, sea mucho más lenta de lo que él, y nosotros, que estamos hasta las narices ya y solo llevamos tres días, desearíamos. El pobre sueña con librarse del partido contra nosotros, con que la Liga haya acabado con la victoria frente a un Real Madrid enfermo, otro equipo monárquico y en cuarentena, aunque ello suponga que se tengan que quedar un año más con ese entrenador con nombre de joya low-cost.

Por intentar, hemos intentado enviarle videos con los mejores goles de su equipo, como está haciendo La Colina de Nervión con los del nuestro, realizando un esfuerzo de selección que raya en lo sobrehumano. Pero, al tratar de entrar en las escasísimas páginas en las que pueda haber alguno del rival, nuestros antivirus nos ponen en alerta, nos advierten de la falta de confiabilidad de la página, porque pueden haber imágenes que dañen los equipos (se refiere a los ordenadores), e incluso la sensibilidad del espectador y bloquean el acceso. No sabemos si ello se debe a que el antivirus lo compramos en la Fan Shop del Pizjuán, pero en todo casi supone demasiado riesgo, algo inasumible en una situación sanitaria como la que padecemos. Así que no hemos tenido otra opción que renunciar a enviarle nada que no sea algún video de chistes de su ídolo, aunque solo sea para que aumenten el número de visitas y el hombre pueda ganarse la vida cuando se retire. Si es que se retira algún día, claro. Porque viendo los que fichan para sustituirlo le auguramos una jubilación ajustada a la ley de Rajoy. O sea, con 67.

En fin, que la situación es esta. El coronavirus nos tiene confinados en casa y con un perro hambriento de más. Hoy Gan se va a dedicar a buscar si el Real Decreto de la emergencia contempla ayudas para alimentación a canes ajenos. Jul está haciendo un curso acelerado de peluquería por internet, con la intención de poner una si se prolonga la cuarentena. Y yo, por mi parte, estoy sopesando volver a fumar. Lo que sea, porque estamos hartos ya de pasear a los perros. Por cierto, si están interesados, los alquilamos para darse una vuelta con ellos. En vez de subirse a una barca en la plaza de España, paseen a un perro. A uno de ellos hasta se lo regalamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.