17.5 C
Seville
miércoles 21 octubre 2020

Un hombre de luz

¿Has visto esto?

Julen Lopetegui: «Empezar puntuando siempre es importante»

El Sevilla FC volvió a la UEFA Champions League por todo lo alto, dejando muy buenas sensaciones pese a...

La nueva normalidad del Sevilla FC llega a la Champions

Gran actuación del Sevilla FC en su primer partido en Stamford Bridge. Los de Nervión se enfrentaron al Chelsea...

El Recreativo Granada pedirá el aplazamiento del encuentro ante el Sevilla Atlético

Tras su derrota contra el UCAM Murcia, el conjunto de Paco Gallardo podría ver suspendido su próximo encuentro liguero....
Manuel Machucahttp://www.tresmilviajesalsur.es/
Escritor nacido en Sevilla. Ha publicado tres novelas, una de las cuales, "Tres mil viajes al sur", ha sido finalista del Premio Ateneo de Sevilla. Ha participado y coordinado la antología de relatos "El derbi final"
CONSULTA NUESTRAS OFERTASpublicidad la colina de nervión noticias sevilla fc

Don Jesús Navas González, rey absoluto de la banda derecha de nuestro Sevilla Fútbol Club, acaba de cumplir cuarenta y cinco internacionalidades con España y, a poco más de un mes de cumplir treinta y cinco castañas, es dueño y señor, titular indiscutible, del lateral diestro del equipo nacional, siendo un ejemplo de profesionalidad, pundonor y ambición para quienes tienen el privilegio de jugar a su lado.

A pesar de que vestir cuarenta y cinco veces la camiseta de la selección española es algo no reservado a muchos, cabe pensar ahora cuántas llevaría de no haber debutado tan tarde, si aquellos problemas de ansiedad que experimentaba de joven, cuando abandonó el combinado nacional que iba a participar en los Juegos del Mediterráneo de Almería, cuando dejó la selección española sub-21 o las veces que desoyó las llamadas de Luis Aragonés para el equipo absoluto, se hubieran resuelto antes o simplemente no hubieran existido. También se podría especular acerca de cuántas veces habría jugado de vestir otra camiseta que no fuera la del Sevilla Fútbol Club, viendo salir a Sergio Ramos a minutos del final frente a Portugal para continuar aumentando sus números, o recordando a tantos jugadores grises que han lucido la camiseta roja, pero que lo han hecho porque jugaban donde jugaban y mandan quienes mandan.

Resulta curiosa la carrera internacional de Navas, solo titular indiscutible con España a una edad en la que casi todos los futbolistas apuran su declive deportivo, si es que no han abandonado ya. Y no menos llamativo es que esa incontestable titularidad se produzca en un puesto extraño para él hasta hace apenas unas temporadas, después de haber brillado durante años como extremo. Una posición la actual que, además, es mucho más exigente en lo físico que la anterior, porque el dibujo que plantea Lopetegui le obliga a atacar como un extremo y a defender como un lateral.

Jesús Navas se ha convertido en un ejemplo como futbolista en todo el país. Nadie, ni el aficionado tuitero más cerril, y mira que los hay a manojitos, discute su puesto en la selección. Jul y Gan me dicen, y eso sí que no me lo creo, que ni los madridistas pondrían a Carvajal por delante de él. Además, ha desarrollado un carácter, una fiebre competitiva que le hace vivir cada partido con una pasión desconocida en aquellos tiempos en los que su personalidad le traicionaba y solo le hacía jugar su inmenso talento.

Pero, más allá de las extraordinarias cualidades físicas, técnicas y emocionales de un rejuvenecido Jesús Navas, está su ejemplo, como futbolista y como andaluz. Como futbolista, poco más hay que añadir después de lo dicho ya, tanto en estas líneas como en páginas escritas por otros de mucho más talento que Jul y Gan, o que este escribidor que pone palabras a las órdenes de sus amigos.

Como andaluz, el futbolista de Los Palacios representa, no ese volver a ser lo que fuimos del himno, porque él es ahora mucho más de lo que nunca fue; ni siquiera ese por sí, para España y la humanidad que reza en el escudo de la bandera, aunque también lo sea desde esa minúscula y maravillosa parte de la humanidad que representa el fútbol. Puede que sí sea esa alma de hombre que luz a los hombres les dio.

Jesús Navas es un hombre de luz que, superados sus complejos, también como deberíamos hacer los andaluces, nos ilumina el camino a seguir, como tantos otros investigadores, emprendedores, educadores, profesionales de la salud, y también tantos otros de profesiones más modestas y esenciales en la limpieza o en la alimentación, en tantos otros sectores a los que jamás les reconocemos su valor como no sea que un virus venga a jodernos la vida que jodimos previamente nosotros. Hombres, y mujeres la mayoría, de luz, que nos muestran que desde Andalucía se puede ser un ejemplo, y ahora sí, para España y la humanidad. Y ello a pesar de que en España, en la España futbolística, por continuar el ejemplo, se olvide a héroes cotidianos y reales de la España periférica como Jesús Navas, y se prefiera encumbrar en tronos imaginarios y aún no ganados a héroes que está por ver si lo serán. Elucubrar, en fin, sobre entelequias vacuas por las que se es capaz de matar o de amenazar en un primer aviso que no es tal, porque ya se sabe lo que son y lo que están dispuestos a hacer por defender sus privilegios. Que en este país no se nos llene la boca de alabanzas públicas a un ejemplo y una realidad como don Jesús Navas González, y que solo Ansu Fati, un chaval que ni siquiera es mayor de edad y que solo es una promesa de algo que no se sabe si va a ocurrir, sea quien llene las columnas deportivas, es una metáfora de indudable valor acerca de lo que es y no es España. Aún más un 12 de octubre, día que dedicamos a celebrar ensueños onanistas en lugar de a recordar que este país sigue siendo muy injusto con una gran mayoría de compatriotas.

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Julen Lopetegui: «Empezar puntuando siempre es importante»

El Sevilla FC volvió a la UEFA Champions League por todo lo alto, dejando muy buenas sensaciones pese a...

La nueva normalidad del Sevilla FC llega a la Champions

Gran actuación del Sevilla FC en su primer partido en Stamford Bridge. Los de Nervión se enfrentaron al Chelsea en la primera jornada de...

El Recreativo Granada pedirá el aplazamiento del encuentro ante el Sevilla Atlético

Tras su derrota contra el UCAM Murcia, el conjunto de Paco Gallardo podría ver suspendido su próximo encuentro liguero. Y todo apunta a que...

490 millones de diferencia sobre el césped de Stamford Bridge

La UEFA Champions League ya espera al conjunto de Lopetegui en uno de los escenarios más señeros del continente, que no es otro que...

Imbroda: «Espero que haya público en los partidos de Champions»

Ante la incipiente segunda oleada de coronavirus que enturbia a Europa de nuevo, los fines de semana se suceden y los estadios esperan callados...

Antes de irte... mira esto:

Los contenidos de La Colina de Nervión están protegidos por copyright y su reproducción total o parcial no está permitida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad