De Jong, pugnando con Bordeianu en el partido entre el Sevilla FC y el Cluj | Imagen: DANIEL MIHAILESCU/AFP via Getty Images
De Jong, pugnando con Bordeianu en el partido entre el Sevilla FC y el Cluj | Imagen: DANIEL MIHAILESCU/AFP via Getty Images

Entre la tempestad que cae sobre el club hispalense, un nuevo partido deparó al Sevilla FC de Julen Lopetegui. Esta vez, tocó disputar la ida de los dieciseisavos de final de la competición fetiche para los sevillistas, la UEFA Europa League. Enfrente, un peligroso CFR Cluj que venía de eliminar a rivales de la talla de la Lazio y el Rennes.

El técnico vasco dispuso sobre el terreno de juego un once con bastantes rotaciones. No pudo contar con Óliver Torres y Carriço (lesionados), y descartó a Munir, Nolito y Alfonso.

Costó arrancar

Arrancó el envite con un Sevilla dubitativo, al que le costaba circular el balón en un deteriorado césped. Tras un cuarto de hora de asentamiento, los visitantes comenzaron a llevar el peso del juego cerca del área contraria. La primera llegada de cierto peligro llegó al borde del minuto 20, con un centro que no llegó a rematar Koundé por poco. Un minuto después, De Jong cabeceó desviado una bola colgada por Suso.

Minutos muy planos los que vinieron después. Solo un chut lejano de Suso que se estrelló en el larguero en el minuto 33 reactivó el electrocardiograma del encuentro. De ahí al final, ni la brillantez ni las ocasiones aparecieron por el Constantin Radulescu.

En-Nesyri arregló el partido del Sevilla

La segunda mitad comenzó con el Cluj más metido que los andaluces. Bombardearon a centros el área defendida por Vaclík, llegando a embotellar a la zaga rojiblanca. 10 minutos bastaron para que a los hispalenses se les pusiese el encuentro aún más cuesta arriba. El colegiado señaló penalti por mano de Jules Koundé, que transformó Deac.

El primer cambio llegó en el minuto 72, dando entrada a En-Nesyri en busca de un plus ofensivo. No hubo una revolución precisamente en el campo, pero fue uno de los cambios quien puso las tablas en el marcador. Tras esa acción, los visitantes buscaron un segundo gol que pusiese tierra de por medio, pero, tras el nivel mostrado, no dieron la sensación de merecerlo. Y así fue. El envite finalizó con unas tablas que dan ventaja a un Sevilla que ya mira a Getafe.

Deac y En-Nesyri, los goleadores

1-0, minuto 57. Deac convirtió la pena máxima señalada por mano de Koundé. Un tiro raso a la izquierda del guardameta checo, ajustado al palo. Imparable.

1-1, minuto 82. En-Nesyri puso las tablas en el marcador tras una asistencia de De Jong, quien recibió el esférico en el punto de penalti para entregárselo a su compañero, que solo tuvo que empujarla a la red.

Partido inerte del Sevilla

El peor presagio llegó al seno del club andaluz. Los nervionenses no brillaron en ningún momento. La circulación de balón nunca fue fluida, y el centro del campo no cumplió para nada su función. Joan Jordán no levanta cabeza, y Rony Lopes volvió a pasar sin pena ni gloria por el terreno de juego los pocos minutos que disputó, a excepción de un disparo bien dirigido casi al final. Las bandas no funcionaron una vez más, y De Jong no estuvo muy activo.

Lo más positivo fue Suso. Pese a ser un recién llegado, llevó el timón de su equipo en la primera mitad. Casi todas las jugadas sevillistas pasaron por sus botas. Decreció su actividad en la segunda parte. No hay signos de mejoría en un combinado hispalense que sale vivo de Rumanía.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.