El Granada en el partido contra el Athletic | Foto: Granada CF
El Granada en el partido contra el Athletic | Foto: Granada CF

Cuando las cosas no salen, no salen. La parte más futbolera de la ciudad de Granada vive desde verano una angustia tormentosa. Se acercaba la nueva temporada y la plantilla estaba incompleta. Faltaban refuerzos y Paco Jémez reclamaba seriedad en su proyecto. Un barco a medio hacer comenzó la campaña 16/17. El último día del mercado estival llegaron hasta cinco futbolistas al plantel andaluz, algo impensable para un equipo de Primera División. La estabilidad brillaba por su ausencia en las filas nazarí. 

El tiempo no le dio a Jémez la oportunidad de seguir dirigiendo al Granada. Su sustituto fue un viejo conocido, Lucas Alcaraz. La afición rojiblanca se encomendaba al ex técnico granadino para conseguir el obejtivo: la permanencia. Contaba con la experiencia de conocer la ciudad, el equipo, la entidad y se abrochaba el mono de trabajo para lo que iba a ser una dura y larga temporada. 

No conoce la victoria

Cinco victorias y ocho derrotas es el actual balance del Granada. Cinco puntos que colocan al cuadro nazarí como farolillo rojo de la competición. Se ha enfrentado con varios cocos en partidos en los que, por historia, partía con desventaja. Hasta este apartado, dejarse puntos en el camino era prácticamente inevitable. El problema llega en los enfrentamientos con rivales directos. Pocas han sido las veces en los que el Granada ha conseguido sacar algo positivo.

Para mayor escarnio, el papel que ofrece frente a su afición deja mucho que desear. No es raro ver un equipo dando una imagen en su feudo y otra totalmente como visitante (véase el Sevilla de Unai Emery). En dichos casos, se puede conseguir una temporada tranquila si se tiene suficiente solvencia como local. El Granada solo ha conseguido tres puntos en su estadio. Empató ante Villarreal, Sporting de Gijón y Deportivo de La Coruña.

Una lanza que se rompió a favor de los nazaríes fue el gran desgaste que tuvo que dar el Barcelona para ganar ante el Granada. El conjunto de Lucas Alcaraz se impuso con una rocosa imagen y un juego duro para frenar a los azulgranas en el Camp Nou, que solo pudieron ganar 1-0.

Sin referencia alguna

Se marchó Fran Rico, capitán del equipo, y con su salida, no queda ningún referente para aunar a la plantilla. David Barral y Lombán ejercieron de pilares. El primero recientemente ha sido suspendido por un fuerte encuentro con su compañero Cuenca. Este hecho hizo ver la inestabilidad tanto dentro como fuera del club, gran contratiempo para Lucas Alcaraz. El central por su parte, no se erige como bastión en el equipo granadino.

Apareció Carcela-González. Fichó en el último día de traspasos y el medio se ha convertido en la estrella de un pobre Granada. El belga con nacionalidad marroquí es el máximo goleador, con tres tantos, al igual que el ucraniano Kravets. Carcela-González es el futbolista que mejor brilla con luz propia y para Lucas Alcaraz es un fijo.

Sampaoli afrontará el choque de Granada con grandes expectativas. Parte como favorito y a priori, no tendrá dificultades para salir con los tres puntos de Granada. Un equipo uniforma y conformado como es el Sevilla tendrá que luchar contra un barco sin rumbo, donde Lucas Alcaraz intenta tomar el timón y al que solo le vale sumar de tres en tres.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.