Iborra cabezea un balón que detiene Asenjo | Imagen: Sevilla FC

La mañana del domingo aglutinaba miles de coches en la carretera de Sevilla. Todos ellos conducían a una misma dirección, el Sánchez-Pizjuán, para presenciar un partido en un horario poco habitual para los rojiblancos como locales, las doce del mediodía. Entre todos los transeúntes destacaban los más pequeños de la familia. Aprovechaban la mañana soleada de febrero y el horario para ver un partido que se antojaba como bonito. El submarino amarillo esperaba.

A pesar de la cita importante que tenía el Sevilla ante el Villarreal, los ánimos de la afición rojiblanca estaban decaídos. Más centrados en qué ocurriría con Biris Norte, el objetivo real, ganar los tres puntos se nubló. El empate produjo que el Sevilla se descolgase de la pelea por el título tras la victoria azulgrana.

No encontraban espacios

El Villarreal mostró su faceta más defensiva. Replegados en su área para montar la contra. La visión de juego de Nasri, N’Zonzi y Franco Vázquez fue frenada por la férrea defensa amarilla. El trivote de Sampaoli no generó juego entre líneas y no se atrevieron con disparos lejanos. Además, Jovetic, al que no le fue señalado un penalti a los 27 segundos, y Ben Yedder estaban muy marcados por los centrales del cuadro valenciano. El franco-tunecino vio como le anularon un gol. Solo el desborde de Vitolo creó algo más de peligro por la banda. Él provocó el penalti que señaló Undiano Mallenco pero que Nasri no pudo transformar.

Sergio Asenjo, kryptonita sevillista

El mejor del partido fue el arquero palentino, héroe del Villarreal. Anuló cualquier ofensiva sevillista. En la primera mitad fue crucial tras sacar un balón de Ben Yedder con el pie y en la segunda, atajó el penalti a Nasri, sin oportunidad a la segunda jugada, y salvó a su equipo del cabezazo de Iborra para mantener las tablas. Si Adrián López hubiese estado más acertado en la punta de ataque, los tres puntos hubiesen marchado a la Comunidad Valenciana. El ‘zamora’ de la Liga Santander demostró el porqué de sus escasos goles encajados.

Biris Norte

La sensación que transmitía el equipo sevillista fue de inestabilidad. Más necesitado que nunca para meter presión al Villarreal y encontrar el gol, no solo la afición pensaba en el sector de animación. Tímidos cánticos se levantaron en Gol Sur pero lejos de levantar un cálido apoyo. El cuadro de Sampaoli se despistó con la reciente sanción a Biris Norte y se descentró del partido. La afición no transmitió al equipo y el equipo no transmitió a la afición, partido muy desenchufado.

El Sevilla viajará a Gran Canaria para medirse con Las Palmas de Quique Setién, equipo que aún no conoce la derrota en su feudo. Otro equipo que viste de amarillo. El Sevilla evitará volver a repetir lo ocurrido en el Sánchez-Pizjuán. No debe tener más tropiezos para asegurar la tercera plaza. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.