La capitana y la entrenadora del Sevilla Femenino, en el campo de entrenamiento durante una sesión | Imagen: Nuria Romero

El 1 de agosto dio comienzo una nueva temporada para las chicas del Sevilla Femenino. Desde ese día, el equipo hispalense tiene una sola meta: el ascenso. Este equipo, con Maribel Márquez como entrenadora, se sitúa a la cabeza del grupo IV de Segunda División Femenina con 24 puntos. Una temporada que, de seguir así, puede acabar en ascenso a Primera División. El fútbol femenino quizás escape a muchos aficionados. Es una competición aún desconocida para la inmensa mayoría de los seguidores, pero el excelente camino que están llevando las chicas del equipo nervionense esta temporada, de seguro acercará el balompié femenino a muchos más aficionados. La Segunda División de Fútbol Femenino se compone de siete grupos con un sistema de clasificación por puntos y a doble vuelta, con un total de veintiséis vueltas.

Organización en Segunda División Femenina

El equipo femenino del Sevilla FC forma parte del grupo IV de la Segunda División Femenina. El resto de equipos que compiten con las sevillistas son los siguientes: Santa Teresa C.D., C.F. Femenino Cáceres, Club Atlético Málaga, Extremadura Femenino C.F., A.D.F.F. La Rambla, C.D. Sporting Club, Granada C.F. SAD, A.D. El Naranjo, C.D. Híspalis, Escuela F. Peña El Valle, Monachil 2013 CF, Club IES Luis de Camoens, FF La Solana. Además, la categoría está formada por otros seis grupos, siete en total. El campeón de cada uno de esos grupos jugará la Fase de Ascenso. Esta fase está formada por dos grupos: uno de tres y otro de cuatro clubes que se forman por sorteo. El campeón de cada grupo ascenderá a Primera División. Por el contrario, descienden a una categoría inferior, a categoría territorial, los tres últimos clasificados de cada grupo.

De momento, ocho partidos disputados y ocho partidos ganados. Es así como se mantiene líder este equipo, y con el Granada CF y Atlético Málaga en segundo y tercer puesto empatados a 20 puntos luchando por la primera plaza. Dos enfrentamientos que aún no se han disputado. Las chicas de Maribel todavía tienen que verse las caras en el terreno de juego con ambos rivales. Dos encuentros importantes que tendrán que luchar este próximo fin de semana y dentro de dos semanas. Un mes cargado de duros retos.

La plantilla del Sevilla Femenino, durante una sesión de entrenamiento | Imagen: Nuria Romero
La plantilla del Sevilla Femenino, durante una sesión de entrenamiento | Imagen: Nuria Romero

De cero a cien y viceversa

Y no es esta la categoría en la que el equipo rojiblanco quiere permanecer. Los inicios del equipo femenino del Sevilla FC no fueron con su fundación en el año 2007. Anteriormente, el C.D. Híspalis era un club de barrio que se fundó en 1972. En el año 1992, el Híspalis crea el equipo femenino y es desde entonces cuando empieza a crecer poco a poco para llegar a la máxima categoría del fútbol femenino. Se convierte entonces en el equipo más representativo del club. En 2004, el Sevilla Fútbol Club apadrinó al equipo femenino del C.D. Híspalis. Es de esta manera como el equipo comienza a utilizar los colores, distintivos y nombre, así como el inicio de los entrenamientos y enfrentamientos como local en la ciudad deportiva del Sevilla Fútbol Club.

Durante las primeras cuatro temporadas, el Sevilla Femenino compitió en la Superliga. En la temporada 2007-08 el equipo desciende de categoría y el Sevilla Fútbol Club se desvincula del C.D Híspalis y crea un nuevo equipo femenino de manera más estructurada y dentro de la idea del club. Este equipo comienza a competir desde la categoría más baja, la Provincial. Nace así el actual Sevilla Fútbol Club Femenino. Poco a poco y con buenos resultados, es como las chicas de Nervión consiguen en la temporada 2008-09 arrasar en la categoría Provincial y ascender a Primera Nacional. El retorno a la máxima categoría de fútbol femenino, la Superliga, tuvo lugar en la siguiente temporada cuando el Sevilla FC es invitado a disputarla. Un equipo que cuajó y que llegó a lo alto en fútbol femenino. Pero no todo han sido buenos resultados. En la temporada 2014-15 el equipo no consiguió permanecer en Primera y descendió.

Una nueva construcción

Es así como de nuevo se tienen que reconstruir las ilusiones rotas. Y qué mejor sitio que en la Ciudad Deportiva del Sevilla Fútbol Club, José Ramón Cisneros Palacios, punto de encuentro de muchos soñadores y de muchos arquitectos de sueños.

Hasta allí llegamos para saber de primera mano de qué pasta están hechos los jugadores y, en especial en estas líneas, las jugadoras del equipo rojiblanco. Averiguar cuál es la clave para estar dando tanto de qué hablar en esta temporada. Nos recibe Maribel Márquez González, entrenadora en esta temporada del equipo femenino y principal responsable de la infinita lucha del grupo, y Alicia, su capitana y más veterana jugadora. Dos mujeres con garra, fuerza y coraje, pero, sobre todo, con mucha experiencia en este fantástico mundo del deporte. “Siempre he jugado al fútbol, desde pequeña con mis primos. Vengo de un pueblo pequeño y el juego era en la calle. El fútbol me ha encantado desde siempre”, nos confesó Maribel.

Todas en una misma dirección

Luchan por una misma razón, por un mismo sueño, por llegar juntas, siempre juntas para ser fuertes, a una misma meta. Como el ave Fénix que resurge de sus cenizas, así también se le encargó en la temporada pasada a Maribel Márquez que hiciese con un equipo “deprimido, limitado y decepcionado” que había descendido de una Primera División: “a mí se me dio el equipo en la temporada 2015/2016 con el objetivo de crear una cohesión de grupo. Esta temporada lo que se me pide es que siga trabajando igual. Pero para el cuerpo técnico y para las jugadoras decidimos desde el día 1 de agosto que el objetivo es ascender a Primera División”.

En el grupo IV de Segunda División Femenina se encuentra el conjunto sevillista. A la cabeza y llevando la batuta tiene a Maribel Márquez. Apasionada y enamorada de este deporte, su dedicación al fútbol y, en especial, al equipo que le está haciendo soñar, va más allá de los entrenamientos y encuentros de cada domingo: “Yo siempre digo que un entrenador de fútbol tiene muchísimo trabajo fuera, pero un entrenador de fútbol femenino tiene más horas de WhatsApp que de campo. Te llevas el trabajo a casa. Hay que mantener a las jugadoras motivadas, confiadas y acercarlas a la entrenadora para que crean en tu trabajo y confíen en ti. Es un trabajo psicológico. Pero también siempre digo que nunca se puede cruzar esa línea roja que separa a la entrenadora de las jugadoras”.

copia-de-img_5986-copia

Esta mujer, de armas tomar cuando rueda el balón sobre el césped, tiene las ideas claras y así se lo hace saber a cada una de sus jugadoras. Tanto es así, que tras ocho partidos disputados desde que dio comienzo la competición, no se ha permitido el lujo de cometer ningún error. Un equipo con un comienzo de liga envidiable que tiene conquistada la cima de la clasificación. Aunque los números confirman y las cuentas, de momento, van saliendo, “el nivel de exigencia marcado por el cuerpo técnico fue el mismo al principio de temporada que el que tenemos ahora”. Escalar la montaña no es nada fácil y eso las jugadoras lo saben.

“El equipo tiene los pies muy muy en la tierra. Totalmente convencido de que cada domingo son tres puntos y sin otra opción que no sea la de mirar el partido que tenemos a la vista”, explicó Maribel Márquez.

El furor que están causando estas jugadoras tras el pitido final de cada batalla está siendo reconocido tanto por medios de comunicación como por el club: “puede ser que no estemos tan acostumbradas a este tipo de importancia y difusión que se nos está brindando. Para nosotros es un placer y las niñas agradecen este tipo de motivación”, declaró la entrenadora.  Y no es para menos, pues mínimo dos goles por partido son capaces de encajar al equipo rival e incluso siete en hasta dos ocasiones (Sevilla 7 – 0 Femenino Olivenza, Sevilla 9 – 0 Peña El Valle). Así demostró José Castro, presidente del Sevilla Fútbol Club que se personó en la ciudad deportiva, la preocupación e interés por el equipo y que incluso preguntó a su entrenadora por cómo se encuentra el grupo: “este es el año para que este equipo ascienda”, le comentó Castro en el cruce de palabras.

No hay que olvidar que “somos fútbol femenino y que nosotros estamos en una Segunda División al igual que está el Sevilla Atlético, y si queremos igualdad nos merecemos la misma difusión y que el club nos apoye igual que les apoya a ellos que también están haciendo muy buena temporada. Pero está claro que hay unos medios económicos que nosotros no promovemos y ellos sí. Sí es cierto que, como hemos presenciado, el presidente ha estado aquí y ha charlado con el cuerpo técnico. Este año el club se está preocupando muchísimo por el femenino”.

“El femenino necesita su sitio y lo está consiguiendo con su trabajo”.

Un trabajo de tres veces en semana de “táctica, técnica y esfuerzo físico” que está dando sus frutos. Con la ilusión intacta, Maribel asegura que “una entrenadora canterana sueña con coger un primer equipo y tener la opción de poder ascender a Primera División. Para mí, el sueño como entrenadora sería ascender a primera, que creo que es el sitio del que nunca deberían haber bajado”.

Otra perspectiva, misma pasión

El paso de jugadora a entrenadora fue un punto de inflexión, un cambio de rol que le permitía seguir teniendo ese vínculo necesario e imprescindible con el fútbol: “siendo jugadora me ofrecieron entrenar, dejé de jugar y dije que sí. Es así como empezó a gustarme el gusanillo de la preparación física, las tácticas… y ya no creo que me desvincule nunca de esto”. Cuando pasión y constancia van de la mano los propósitos llegan quizás más rápido, no por ello más fácil. Maribel sabe lo que es alzar el vuelo y apuntar alto: “nunca me planteé ser entrenadora nacional ni llegar a un primer equipo del Sevilla Fútbol Club, ni mucho menos el tener la posibilidad de ascender a Primera División Femenina. Pero con el paso de las temporadas, con los resultados y viendo la cohesión de grupo sí que ya quieres ir aumentando el nivel y ofrecer la madurez a nivel de entrenamiento deportivo”.

copia-de-img_5946-copia

Con un objetivo mucho más que evidente y claro para toda esta familia que forma el primer equipo femenino del Sevilla, para su entrenadora “sería una batalla perdida el no jugar la liga de ascenso, sería una pequeña frustración. Pero somos totalmente coherentes con que ascender con ese método de clasificación es muy complicado”.

Aunque Maribel es el principal y más fuerte apoyo, Alicia, la capitana, también es una persona imprescindible e importante para el equipo. La más veterana de las chicas, con treinta y ocho años está en plena forma y así nos lo hace ver en el terreno de juego. Demuestra que la experiencia es un grado y es por ello por lo que “imagino que me han elegido a mi como capitana mis compañeras, porque tengo mucha experiencia y soy la más veterana. Cuido un poco de que todas estén bien. Yo lo vivo mucho, me implico mucho, vivo cien por cien para el fútbol y esos valores los transmito también a la hora de jugar o entrenar”, explicó.

copia-de-img_5982-copia

Tanta es su implicación, amor y pasión por este deporte que no dudó en hacer todo lo posible para conseguir que su familia y círculo más cercano se dieran cuenta de que lo del fútbol iba en serio: “empecé a jugar desde que tengo uso de razón y cuando me quise dedicar a esto de forma profesional mi familia reaccionó de una forma reacia, soy de un pueblo pequeñito de Málaga y me costó convencerles al principio”

“Comprendieron que el deporte te da una serie de valores para la vida que me iban a venir muy bien”, declaró la capitana.

“Llevo veintitrés años jugando. Empecé jugando en la calle, en el colegio con amigos hasta que un ojeador me vio y me fichó para un equipo. Tengo muchos años en este mundo y me siento una privilegiada porque me he podido dedicar exclusivamente al fútbol”, es así como cuenta Alicia de dónde viene y a dónde ha llegado, además de dejarnos ver junto con su equipo a dónde están llegando esta temporada.

La capitana del Sevilla Femenino, Alicia, charla con nuestra redactora | Imagen: Nuria Romero
La capitana del Sevilla Femenino, Alicia, charla con nuestra redactora | Imagen: Nuria Romero

Sabe que la competición “acaba de empezar, pero lo que llevamos de temporada es con muchas ganas, mucha ilusión y trabajando partido a partido, semana tras semana y muy concentradas. Queremos seguir en esta línea, seguir rindiendo al máximo porque tenemos el objetivo de ascender y con eso vamos a por todas con casta y coraje hasta el final”. Ascender, esa es la palabra clave. La meta. La motivación. De donde salen las ganas, el ímpetu, el valor y ahínco de ir a por ello. Pero para conseguir el objetivo hay muchos factores a tener en cuenta, se necesita de la unidad y de eso sabe mucho: “La mayor función de la capitana es sin duda la cohesión, hacer que el grupo sea una piña dentro y fuera del césped, que estemos todas a una, todas en la misma dirección. Este es un equipo muy alegre, muy unido y sin fisuras. A pesar de que somos un equipo con niñas de muy diferentes edades, y que hay distancia, hacemos que esa diferencia de edad a la hora de la verdad no exista y, de hecho, no existe”.

No cabe duda de que soñar no es gratis. Los sueños requieren de sacrificio, trabajo, esfuerzo y dedicación. “Yo siempre he soñado con una temporada así. He ganado muchos títulos a lo largo de mi carrera y en eso también tengo un poco de experiencia. Incluso yo pensaba que íbamos a estar un poquito mejor de lo que estamos”, analiza Alicia que se considera “exigente y que quiero pedirme más todavía. Siempre si se puede más mejor”.

copia-de-img_6026-copia

Cuando se habla de la diferencia aún existente entre un jugador de fútbol y una jugadora, Alicia afirma considerarse “igual de profesional. Solo que tenemos unas diferencias de sueldo o de mil cosas que podríamos citar. Estamos luchando para que el reconocimiento sea el mismo. Yo puedo decir que en mi trayectoria he visto cómo se ha dado la evolución, y es verdad que muy poco a poco se está dando”.

El apoyo que está recibiendo el conjunto femenino por parte del Sevilla “es bueno, nos cuida, pero también es verdad que hay muchas cosas que mejorar y en eso estamos. El club tiene predisposición. La implicación del club ha sido siempre la de cuidarnos: instalaciones, servicio médico, ropa… Las gracias al club porque nos está tratando bien”, nos contó satisfecha por la acogida que están recibiendo.Sin embargo, como bien saben y así no los han hecho saber, la temporada es larga y esto no ha hecho más que empezar. Noviembre es un mes que viene cargado de duras pruebas, de importantes enfrentamientos frente al segundo y tercer puesto de la clasificación y es ese “el momento para centrarnos y demostrar que estamos dispuestas a darlo todo y a luchar con uñas y dientes y no se nos va a escapar. Me planteo estos partidos con muchas ganas”.

Las chicas de Maribel Márquez reman fuerte en la misma dirección, tienen el ojo puesto en la misma meta, las ganas se palparon en el ambiente que en la Ciudad Deportiva respiramos y la ilusión ni tocarla. Juntas a por este sueño que no ha hecho más que empezar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.