11.5 C
Seville
viernes 4 diciembre 2020

El club más odiado de España

¿Has visto esto?

Bono: «Es posible ganar al Real Madrid»

Buenas noticias en la portería para el Sevilla FC de cara al partido contra el Real Madrid. Bono está...

Gnagnon, el único que falta

Con los minutos de Aleix Vidal la pasada jornada 11 ante el Huesca, ya son veinticuatro los futbolistas utilizados...

Lopetegui recupera a Bono y a Carlos Fernández

El equipo de Julen Lopetegui cayó estrepitosamente en la penúltima jornada de la fase de grupos de la Champions...
Manuel Machucahttp://www.tresmilviajesalsur.es/
Escritor nacido en Sevilla. Ha publicado tres novelas, una de las cuales, "Tres mil viajes al sur", ha sido finalista del Premio Ateneo de Sevilla. Ha participado y coordinado la antología de relatos "El derbi final"

Este fin de semana, nos enviaron una encuesta acerca de cuál era el equipo más odiado de España a un grupo de WhatsApp al que Jul y Gan se apuntaron y al que yo me uní también a pesar de lo poco que me gustan, así de voluble es mi personalidad. Esos colgados que la mueven, yo diría que colgados y aburridos, no sé si repiten cada cierto tiempo esta poco original encuesta, en especial, cuando el aburrimiento les consume por falta de partidos o es la misma que deambula por las redes desde hace unos años y que no deja de navegar como buque fantasma. Qué más da. Sin intención alguna de participar en una gilipollez de tal calibre, quisimos entrar a comprobar lo que ya imaginábamos, que el Sevilla FC volaba muy alto en esta clasificación. Un segundo puesto nada menos, por encima del Barcelona, aunque demasiado lejos del equipo que capitanea el que falló dos penaltis dos en Basilea el sábado pasado y que esperemos que el martes rompa la tradición de meterse un gol en propia puerta en Sevilla.

Entre Real Madrid, Sevilla FC y Barcelona —un honor competir con ellos, aunque sea en odio— juntamos más del doble de los votos que el resto de los clubes que aparecen en la lista. A pesar del cabreo inicial de Jul, pronto nos tranquilizamos todos. ¿Para qué molestarse por algo que no es sino envidia?

Gan recordó una entrevista en prensa hace unos meses al gran tuitero sevillista Cazón Palangana, al que el periodista le preguntó por qué caía mejor el equipo del vecino que el nuestro, a lo que nuestro querido Cazón respondió sin pestañear: «Porque nosotros hacemos más daño».

Sí, nosotros hacemos más daño. Tenemos seis copas de la Europa League, una Supercopa de Europa, … No nos rendimos, luchamos todos los partidos y… no representamos a la Andalucía que otros quieren ver. No son las copas, estúpido, diría, parafraseando a Bill Clinton en su famosa frase sobre la economía. Es Andalucía. Les invito a ver el video que gente nada sospechosa de lo que es piensa sobre nuestra tierra y goza de ello, porque gracias a tenernos así ellos están de la otra forma:

Este tuit, que solo contiene aporofobia, hay muchos andaluces que lo asumirán como verdad inquebrantable, defendiendo que somos así, sencillamente porque somos una raza, etnia o pueblo inferior, al que es imposible educar porque es inferior. Que puede que no lo seamos, pero es que el clima nos hace así de indolentes, de poco productivos —vayan al campo cuando acabe el confinamiento a las seis de la mañana o a las ocho de la tarde y observen la indolencia y la productividad de nuestra gente—, y que si tuviera las mismas oportunidades que tienen habitantes de otros lugares superiores, las echaría a perder. Porque somos, sencillamente, no le demos más vueltas, inferiores (ellos, los que no tienen recato en afirmar lo que dice, también, imagino). Y no pensarán, faltaría más, que si estamos como estamos es porque otros están como no deberían, y no solo fuera, sino, sobre todo, intramuros de esta tierra. Pero, ay, amigo; ay, amiga, cuando algo se sale de la normalidad que nos obligan a interpretar, cuando algo se sale de lo estipulado, hay que odiarlo. Odiarlo hasta destruirlo, en especial, como no podría ser menos, por los de dentro. Por los de tu propia tierra, por esas élites de medio pelo que sí es de verdad floja y pendenciera, lameculos de la capital y que, en lugar de luchar por salir de ese elitismo de pueblo, rebozados de terrones secos, prefieren que quien intenta sacar la cabeza se hunda. Para que se cumpla lo establecido, para que otros sigan esquilmando esta tierra y ellos puedan agacharse a recoger las migas. Porque es más fácil hundir a otros que esforzarse por salir del pozo.

Sí, qué satisfacción tan inmensa ser odiados en esta tesitura. Porque odiados significa, en el fondo, ser respetados. Porque hace veinte años no había ni para balones y, mientras los vecinos de los chistes y de las abuelas de Banco de Pista, los Luises Lara de la vida, continuaban interpretando su papel jaranero de cigarras, mientras seguían haciendo reír a los Bertines y aspirantes a Bertines, nosotros, qué antipatía, qué asco, ejercíamos de hormigas y nos dedicábamos a salir del pozo. Ladrillo a ladrillo. Todavía hay quien nos menta la suerte, todavía hay quien habla de que estos son ciclos y de que a ellos, a base de chistes y de avergonzar a los andaluces de bien con sus actos y actuaciones, les va a tocar pronto la gloria. Porque el resto de andaluces no, pero ellos sí que están tocados por una varita mágica. O divina, claro que sí, faltaría más. Desde la Ribera del Guadiana hasta la Cala de los Cocederos o, como diría el humorista Pepe da Rosa, del cabo de Gata hasta Finisterre.

En casa les recordé a Jul y Gan que uno de los días más felices de mi vida como sevillista fue el del gol de Puerta al Schalke 04. Y no solo porque era la primera vez que nos clasificábamos para una final europea, ni siquiera porque intuyera que nuestra historia como club iba a cambiar para bien. No, lo que más orgullo me dio fue que no escuché a nadie acordándose del otro equipo de la ciudad. Sé que otras veces no ha sido así, pero ese orgullo que sentí fue porque me convencí de que la felicidad, la auténtica felicidad, está en lo que uno consigue y no en lo que otro deja de conseguir.

Tenemos el 4 de diciembre a la vuelta de la esquina. Hace 43 años, un día como este el pueblo andaluz salió a las calles a pedir justicia para su pueblo y murió un joven malagueño apellidado Caparrós para quien la justicia aún no ha llegado. Poco después, los andaluces ganamos un referéndum como nunca nadie jamás ha hecho hasta ahora, revelándose contra la injusticia, unidos como un solo pueblo. Pero, ay, luego vino el socialismo a hundir las esperanzas, a cambiarnos los sueños por un miarmismo adocenado que nos tiene así, en la incuria, pidiendo limosna a quienes nos birlaron el futuro y, torpes que son, desequilibraron un proyecto de país llamado España.  Y así hasta hoy, envenenados por el odio al de al lado porque, sencillamente ni hay huevos ni ovarios para enfrentar a los que esquilman esta tierra.

Pues nada. Sigamos siempre muy altos en esa clasificación de colgados, es la única esperanza de que otros, y en otros ámbitos, crean que otra Andalucía es posible. Ladran, luego cabalgamos, sí. Pero, ay de los perros ladradores, qué poco mordedores sois. Y qué cobardes.

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Bono: «Es posible ganar al Real Madrid»

Buenas noticias en la portería para el Sevilla FC de cara al partido contra el Real Madrid. Bono está...

Gnagnon, el único que falta

Con los minutos de Aleix Vidal la pasada jornada 11 ante el Huesca, ya son veinticuatro los futbolistas utilizados por Julen Lopetegui en lo...

Lopetegui recupera a Bono y a Carlos Fernández

El equipo de Julen Lopetegui cayó estrepitosamente en la penúltima jornada de la fase de grupos de la Champions League ante el Chelsea, en...

Monchi: «Me iré cuando me sienta ansioso al abrir la puerta de mi oficina»

Monchi es una de las piezas fundamentales del Sevilla FC pero su permanencia en Nervión no será eterna. Así es como él propio director...

Dudas de cara al mercado de fichajes de enero en Nervión

La sonrojante derrota contra el Chelsea arrojó sobre la mesa de la planta noble del Sánchez-Pizjuán las carencias de un equipo que, a principio de...

Antes de irte... mira esto:

Los contenidos de La Colina de Nervión están protegidos por copyright y su reproducción total o parcial no está permitida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad