viernes 25 junio 2021
23.3 C
Seville

El sello de Caparrós ya se notó ante la Real

¿Has visto esto?

El Sevilla tuvo anoche un partido difícil por la situación tan negativa que viene arrastrando, acentuada en las últimas semanas, tras la escandalosa derrota en la final de Copa del Rey y en la última jornada de LaLiga, ante el Levante, que le costó el puesto a Montella. La llegada de Joaquín Caparrós supuso un halo de esperanza para sacar adelante los cuatro partidos que restan para finalizar el campeonato. Y el primero de ellos lo consiguió, aunque con más garra que juego.

Todo el mundo esperaba un Sevilla más aguerrido que el que se ha visto a lo largo de la temporada. Caparrós ya hizo alusión en la previa del partido a la testiculina roja y blanca con la que dejaba claro por dónde irían los tiros.  Pero ocurre que, en el fútbol, además de bemoles, hacen falta otros elementos, entre ellos, la calidad. Y también una buena condición física. El cuadro nervionense tiene la primera, pero de físico anda ya con la luz de la reserva encendida desde hace tiempo. Y esto se volvió a ver ayer en algunos jugadores.

Cambios tácticos

Caparrós hizo algunos cambios tácticos con respecto a Montella. Sin variar el once, que seguía siendo un 4-2-3-1, lo primero que hizo el utrerano fue, no solo convocar a Roque Mesa sino, también darle la camiseta de titular y el canario no desaprovechó la oportunidad para demostrar la inmensa calidad que tiene. Es imperdonable que un jugador de su nivel haya estado en el ostracismo desde que llegó en enero. N’Zonzi también fue de la partida, a pesar de su desafortunada salida nocturna, y Banega jugó en la media punta. Las bandas fueron para Sarabia y Nolito, mientras que Sandro, por fin, fue la referencia en ataque.

Defensa sólida

La defensa se mantuvo intacta, con la única novedad de Layún por un lesionado Jesús Navas. El mexicano fue de menos a más, pero sigue demostrando importantes carencias defensivas que solventa cuando se suma al ataque con buenos centros. El equipo se mostró sólido en defensa y, aunque la Real Sociedad tampoco estuvo demasiado incisiva, salvo en los últimos minutos, las pocas embestidas que hizo las aguantó bien, con una zaga capitaneada por Lenglet. El francés asumió el mando y cumplió correctamente la orden de Caparrós de sacar el balón en largo, buscando las bandas y a Sandro, con una precisión casi milimétrica.

Fin del tiki taka

Estaba cantado que, con la llegada de Caparrós, el juego del toque en corto y sacar el balón jugado desde la portería se había acabado. Y así fue. El Sevilla movió la pelota con criterio algunas veces, cuando pudo hacerlo, pero también recuperó los pases largos en busca de los hombres de banda y del delantero. El problema en este caso fue que ni Nolito ni Sarabia estuvieron bien, ni los laterales acompañaron mucho.

Sandro fue uno de los jugadores más destacados de la noche. El delantero canario jugó en la posición donde tiene que jugar, en punta, y no caído en la banda, aunque en determinados momentos tendía a caer hacia un costado. Su esfuerzo fue titánico, protagonizó numerosas recuperaciones y mereció la recompensa del gol en un disparo que iba a la escuadra, pero que Moya desvió a córner de manera prodigiosa.

Roque Mesa

Posiblemente el mejor del partido. El canario acompañó a N’Zonzi en la sala de máquinas, pero hizo de pivote, jugando por delante de los centrales, dejando al francés más libertad de movimiento. Hizo un partido inmaculado, dándole oxígeno al juego sevillista, distribuyendo el balón en ataque y recuperándolo en defensa. mereció completar los noventa minutos, pero se lo impidieron unos calambres en las piernas y recibió la ovación del público cuando fue sustituido. Con Roque Mesa, el Sevilla ganó equilibrio y mucha calidad en el centro del campo.

Asignatura pendiente

A pesar de la dosis de motivación que ha supuesto la llegada de Caparrós, hay cosas que tienen difícil solución. Aparte del estado físico de jugadores como Nolito, Sarabia, Escudero o Banega, la asignatura pendiente del Sevilla sigue siendo el gol. El equipo se muestra muy previsible y llega con muy poco peligro al área rival, lo que impide generar ocasiones claras de gol. Y las pocas que tiene, las falla. Anoche salvó los muebles un penalti a Sandro, nada más arrancar el segundo tiempo, que Banega se encargó de marcar. Afortunadamente, enfrente estuvo una Real que hizo muy poco, pero el siguiente rival es nada menos que el Real Madrid.

 

 

 

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

El PSV llama públicamente a filas a Luuk de Jong

La operación salida es algo prioritario para el Sevilla FC en este comienzo del mercado de fichajes. El club...

Antes de irte... mira esto:

spot_img

Los contenidos de La Colina de Nervión están protegidos por copyright y su reproducción total o parcial no está permitida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad