10.2 C
Seville
jueves 3 diciembre 2020

Segundo petardazo

¿Has visto esto?

Julen Lopetegui: «El inicio no ha sido acorde a la exigencia del rival»

El Sevilla FC se jugaba el primer puesto del grupo E de la UEFA Champions League ante el Chelsea....

El Sevilla paga las rotaciones y sucumbe goleado ante el Chelsea

Enfrentamiento de altura entre Sevilla FC y Chelsea FC en un partido en el que ambas escuadras lucharon por...

Así les va a los cedidos por el Sevilla FC

El Sevilla FC suma hasta ocho jugadores cedidos, repartidos en tres países, Francia, Brasil y España. La gran mayoría...
Manuel Machucahttp://www.tresmilviajesalsur.es/
Escritor nacido en Sevilla. Ha publicado tres novelas, una de las cuales, "Tres mil viajes al sur", ha sido finalista del Premio Ateneo de Sevilla. Ha participado y coordinado la antología de relatos "El derbi final"

Semana agridulce la que hemos vivido los aficionados al Sevilla Fútbol Club. Después de erguirnos orgullosos por el partidazo realizado en Stamford Bridge frente a uno de los todopoderosos equipos europeos, que acabó pidiendo la hora frente a nuestra escuadra, se produjo el segundo petardazo tamaño XL de la semana. A la derrota de Granada sumamos la sufrida en nuestro feudo frente al Eibar de Mendilibar, uno de esos grandísimos entrenadores que nunca saldrá de su pueblo por esa apariencia de hombre sencillo y sin maldad. Cuánta falta nos hacen tipos así en el fútbol y fuera de él.

Que esto no ha hecho más que empezar, para lo bueno también, ojo, no solo para lo malo, es un lugar común más utilizado por los aficionados al equipo de nuestro vecino. Pero que la falta de gol, cero goles a favor en tres partidos seguidos, comienza a ser preocupante, puede que deje de interpretarse mediante ese otro tópico que atiende por las malas rachas que afectan a cualquier delantero.

Desgraciadamente, ver cómo remató En-Nesyri en una de las ocasiones más claras del encuentro no da pie a hablar de mala racha, sino a falta de calidad en la ejecución. No es la primera, alguno de sus fallos los tenemos clavados en el pecho, y si además recordamos sus pérdidas de balón en la conducción, su desgarbada forma de correr o de tocar la pelota, podríamos comenzar a tener dudas, si es que no tenemos certezas ya, acerca de si el honrado y esforzado punta marroquí alcanza el mínimo de calidad exigible para jugar en un equipo de las aspiraciones del Sevilla. Y, ojo, que no estamos hablando de ganar la Liga ni la Champions, que eso en casa no se lo ha planteado ni siquiera Jul, el más entusiasta y soñador de nosotros.

Las comparaciones son odiosas, y que un jugador de la cantera como Carlos Fernández tuviera una oportunidad y asistiera en otra a Ocampos en los minutos que jugó, que mostrase durante ese tiempo una calidad, que también está por ver pero, por lo que se ve, o por lo que dejan que se vea, no parece inferior ni mucho menos a la del punta titular en la aciaga tarde del sábado, nos llevó a pensar y a dudar, y en esto nuestro siempre cerebral Gan fue el que más insistió, en si le damos más oportunidades a los que vienen costando un pastizal antes que a los de la casa. Inevitable recordar ahora al gran Enrique Montero, el ídolo de nuestro amigo Eduardo Osborne.

En relación al partido del sábado, podemos pensar respecto a Lucas Ocampos que el futbolista argentino está pasando una mala racha en su juego, que ahora se parece más al chupón del patio del colegio, que solo la pasaba cuando estaba a punto de perderla. Incluso los más pesimistas podrían llegar a opinar que lo del año pasado fue un espejismo. Que cada cual tras su mascarilla diga lo que le parezca, pero él demostró con creces el año pasado lo que es capaz de hacer. Aparte de chupar hasta la extenuación, claro. Pero, a diferencia de otros encuentros, hubo algo preocupante, se generaron numerosas ocasiones de gol y no se convirtieron. Y si cuando hay muchas para diferentes jugadores y no se marca, qué decir de lo que ocurrirá, o ha ocurrido, en encuentros, como el de Stamford Bridge, en el que hubo pocas.

Jul y Gan temían la ausencia de Joules Koundé durante los días de convalecencia por la covid. Pero, contrariamente a lo que pensaban, solo nos han marcado dos goles, aunque en ambos echásemos de menos su saber estar y nos haga temer por más ausencias en la zaga. Pero lo que no esperaban era esa ceguera ante la portería contraria.

Sí, la liga es larga y todo puede cambiar. Y también puede cambiar a peor, señalaba nuestro amigo Gan, porque, por ejemplo, en casa todos tememos por Jesús Navas, un tío que lo da todo en el campo pero que también necesita respirar, y parece que a su edad carece de recambio. Pero, por volver al tema de los delanteros, somos conscientes de que clubes como el nuestro, muy lejos económicamente de aquellos con los que pretende codearse, no llegan a disponer de los euros necesarios para fichar delanteros de una categoría como la que necesitamos, y parece que en los precios que pagamos sí que conseguimos traer buenos jugadores de contención, pero en cambio, no podemos, o no sabemos fichar a otros que deben materializar los goles que dan prestigio y fortaleza económica al competir en Europa.

Granada y Eibar nos han puesto los pies en el suelo, nos han hecho despertar del sueño de alcanzar quimeras imposibles por la abrumadora desigualdad y distancia que hay con otros clubes de España y de Europa, incluso para los que hacemos bien las cosas y tenemos las cuentas y deberes hechos, cuentas a las que insisten en dar una buena dentellada gente de fuera de la mano de algunos que se dicen sevillistas.

Está bien que aterricemos para retomar de nuevo el vuelo y que este se desarrolle como merecen los que están dentro, inmunes a las turbulencias de los hijos del tío Sam y sus secuaces. Pero no ha sido la falta de humildad la que nos ha hecho poner los pies en el suelo. Quizás a los aficionados, sí, pero nosotros no contamos porque no bajamos al terreno de juego. Que cada cual sueñe lo que le venga en gana. La causa ha sido, simple y llanamente, la falta de gol. Y los goles son triunfos, los padres de todos los éxitos.

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Julen Lopetegui: «El inicio no ha sido acorde a la exigencia del rival»

El Sevilla FC se jugaba el primer puesto del grupo E de la UEFA Champions League ante el Chelsea....

El Sevilla paga las rotaciones y sucumbe goleado ante el Chelsea

Enfrentamiento de altura entre Sevilla FC y Chelsea FC en un partido en el que ambas escuadras lucharon por el liderato del grupo. Sin...

Así les va a los cedidos por el Sevilla FC

El Sevilla FC suma hasta ocho jugadores cedidos, repartidos en tres países, Francia, Brasil y España. La gran mayoría de ellos volverán a las...

Las espadas en alto y a luchar por el primer puesto

Lucha por el primer puesto del grupo en Nervión. El Sevilla FC se verá las caras con el Chelsea en el partido que se...

Poco más de diez segundos

En poco más de diez segundos, uno es capaz de ventilarse la primera cerveza bien fría un día de esos en que los termómetros...

Antes de irte... mira esto:

Los contenidos de La Colina de Nervión están protegidos por copyright y su reproducción total o parcial no está permitida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad