El secreto de los fichajes, según Monchi

0
206
Monchi escucha atento a la prensa | Imagen: Ismael Molina

Tras casi diecisiete años en el club de su vida, Monchi ha decidido parar y tomarse un descanso. Tras un verano movido y constantes rumores de su salida del club, finalmente se confirmó su adiós. En una entrevista concedida al diario El País, Monchi explica su forma de trabajar y su modelo de gestión basado en la plusvalía por fichajes. Con una personalidad cercana y familiar, Monchi se ha ganado el cariño de todos. El «secreto» mejor guardado de Monchi;  no tratar al futbolista como un simple activo de la empresa, sino como una persona más. Es algo que los jugadores agradecen. No en vano, su adiós del equipo sevillista ha sido un duro golpe. El ex capitán sevillista Coke reconoció la gran labor que siempre ha realizado el de San Fernando: «Es complicado sustituir a Monchi«.

También fue portero

Llegó en el noventa para defender la portería sevillista. Nueve años después colgó los guantes y ejerció como delegado del club. Al cabo de un tiempo accedió a la secretaría técnica, su lugar natural de trabajo. Desde el año dos mil hasta hoy ha realizado alrededor de seiscientas operaciones, comprando promesas a precios bajos y vendiéndolas por cantidades muy elevadas. Junto a un equipo formado por diecisiete personas, han llegado al club sevillista grandes jugadores como Frédéric Kanouté, Daniel Alves o Carlos Bacca, además de un sin fín de nombres que se sitúan en una lista casi interminable. Ahora, grandes equipos se pelean por él.

El ego y las formas

Tantos jugadores y tantos egos diferentes. Para Monchi no ha sido nada fácil gestionarlos todos. El gran secreto del director deportivo es hacerle comprender al jugador que no es más que nadie y que lo primero es siempre el equipo. Solo eso.  No existe una receta mágica para que un jugador sea de oro, simplemente él ve a la persona donde otros ven un activo empresarial; un producto que me dará un rendimiento en mi empresa. Para Monchi son personas y lo importante es el conjunto de ellas, el equipo. Monchi ha tenido que torear en grandes plazas, como por ejemplo Kanouté o Luis Fabiano. Ambos grandes futbolistas, con grandes egos y que comprendieron desde el primer momento que lo primero es el Sevilla FC.

Modelo de trabajo

Para Monchi el Sevilla fue la oportunidad de implantar un modelo de negocio basado en la plusvalía generada por los fichajes, vendiendo para poder mantener los salarios del club. Ha conseguido logros financieros, pero siempre ligados a los éxitos deportivos. Considerado por todos los que le rodean una persona muy cercana a su equipo de trabajo, que cree en la iniciativa propia. Su lema: Las malas decisiones las tomo yo, las buenas, el equipo. Simplemente, allá donde vaya puede alardear de hacer resurgir al ave fénix de sus cenizas en más de una ocasión. Con numerosas reconstrucciones a lo largo de los años, ha llevado al Sevilla a la primera línea del fútbol mundial.

Futbolistas y personas

Además de considerarse cercano, Monchi  es un gran gestor de talento y de recursos humanos. A la hora de realizar los fichajes, hay que olvidar la imagen que todos tenemos de los futbolistas. En primer lugar son personas, y para él, si la persona no está, el jugador tampoco. Siempre al lado del equipo, buscando la felicidad de todos. Ahí está la clave del éxito de Monchi; encontrar a la persona que hay tras la imagen del futbolista. Numerosos jugadores sin sitio en sus anteriores equipos aquí triunfan, se sienten arropados y como en casa. Monchi tiene mucha culpa en eso, y la afición lo sabe y lamenta su marcha. Busca siempre el equilibrio entre persona y jugador.

Respeto más que merecido

Un director deportivo de leyenda, respetado y cercano con sus jugadores. Para Monchi siempre hay que estar cerca de los jugadores, quererlo siempre como persona. Esto puede dar a pensar que su paciencia no tiene límites, pero no es del todo cierto. El ritual de San Fernando es detenerse, respirar y contar hasta diez. Sabe Monchi que depende de ellos, de su rendimiento. No se sitúa nunca por encima de nadie, él está por debajo. Es la estructura contraria a la lógica de cualquier empresa, donde el director de recursos humanos siempre está por encima del empleado. Para el ex portero sevillista, un director deportivo no es más que los jugadores, es uno más.

Monchi y su futuro

El de San Fernando siempre ha alegado que necesita parar, respirar. Agotado física y mentalmente, necesita un descanso. Le atraen las ofertas como la de la Roma , donde le dejarán trabajar a sus anchas y con un proyecto deportivo interesante. Sin embargo no es la única. Necesita cambiar de aires, y su deseo es salir de España. Sin aún nada decidido, para Monchi el dinero no lo es todo, y sabe que en Nervión siempre tendrá su casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.