Promes en la celebración de su primer gol en Liga

Si ha habido algún jugador que haya experimentado un crecimiento notable tras los dos últimos encuentros, no es otro que Quincy Promes. El holandés parece haber encontrado su hueco en el esquema de Machín. En un principio, el futbolista aterrizó en Sevilla con el deber de destacar en la punta del ataque o caído a banda. Lo que nadie esperaba a su llegada era que fuera a alojarse en el esquema de Machín como lateral y con un rendimiento realmente excelso.

Difícil inicio

Dos nombres propios destacaron a principios de temporada muy por encima del resto, André Silva y Wissam Ben Yedder. Nadie esperaba que, tras un frustrado mercado veraniego en el que multitud de delanteros pasaron de largo por la libreta de Caparrós, el Sevilla fuera a disfrutar de tales rematadores. El principal damnificado de todo esto, aparte del ahora cedido Luis Muriel, fue Quincy Promes. El atacante procedente del Spartak de Moscú no encontraba su hueco en el esquema del entrenador.

En cambio, la situación sufrió una vuelta de tuercas cuando Pablo Machín se topó de frente con el mayor obstáculo que está sufriendo el Sevilla esta temporada, las lesiones. Jesús Navas se lesionó y su sustituto natural, Aleix Vidal, hizo lo propio. Fue entonces cuando Machín optó por seguir fiel a su esquema y encargó al holandés cubrir la plaza de carrilero derecho. El resultado no pudo ser mejor, pues la banda derecha con Promes de lateral mejoró notablemente en llegada y profundidad.

Carril izquierdo

Una vez sabido que el holandés actúa de carrilero igual o mejor que en la punta de ataque, Pablo Machín no se ha vuelto a pensar dos veces la posibilidad de colocarlo en esta posición. Y no sólo en el sector derecho, sino también por la izquierda, a pierna cambiada. Aparentemente esta posición, salvo rotación, tenía un dueño indiscutible, Sergio Escudero. El lateral español, uno de los capitanes del conjunto hispalense, únicamente tenía un jugador que pudiera discutirle el puesto, Guilherme Arana.

Todo cambió con la explosión de Quincy Promes. Pablo Machín también experimentó con él en la izquierda y el resultado fue igual de positivo. Desde entonces, Escudero no tiene tan fácil mantener su puesto de titular, mucho menos después de los dos últimos partidos del holandés. Frente al FC Barcelona, en Copa, fue un auténtico puñal por la izquierda. Más de lo mismo frente al Levante, por la derecha. Lo que está claro es que las lesiones no han desinflado al Sevilla, sino que simplemente lo han hecho evolucionar. Hasta el punto de que jugadores aparentemente sin sitio han encontrado su hueco en posiciones inusuales para ellos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.