"Jul y Gan" | La opinión de Manuel Machuca. La Colina de Nervión, noticias del Sevilla FC y mucho más

Me levanto el domingo con dolor de cabeza. No es una buena premonición para el partido de las seis y media del Sevilla FC. Miro el móvil. Reviso los wasaps pero no me atrevo a abrir el Twitter por temor a encontrarme con los tuits de John Capel, no sé si es porque se me contagia su pesimismo o porque en el fondo es el mío también.

Desayuno y me tomo una pastilla para que se me vaya de una vez la cefalea. Con dolor los pensamientos no suelen ser muy optimistas. De hecho, los míos son tan pesimistas que lo único que me viene a la memoria es lo peor de lo que sucedió el jueves en Rumanía, que no fue el juego del Sevilla FC- de lo más nefasto de la temporada, por cierto- sino las declaraciones del míster– autocrítica cero- que tuvo los eggs, manda eggs, de defender que el Sevilla FC tuvo rachas de buen juego. Me retumba la cabeza hasta el punto de recordar también las manifestaciones de Machín de la pasada temporada, después del ridículo partido ante el Real Madrid en el Bernabéu, en el que lo mejor fue perder solo por dos a cero. Al tío no se le ocurrió otra cosa que sostener que durante ochenta minutos le hablamos de tú a tú al campeón de Europa. Marchando otra de eggs y viva el colesterol. Y luego pasó lo que pasó. No tuvo que sacarse al equipo del campo- aún no había regresado Monchi-, pero sí al entrenador.

Mis pensamientos son tan negativos que pienso que leer a John Capel no puede ser peor para mi estado de ánimo, así que me aventuro a hacerlo. Y es cierto, porque en el tuit que le leo solo se refiere a las tibias y peronés rotos de Leo Messi. Algo es algo.

El tiempo pasa y el analgésico hace efecto poco a poco, más despacio de lo que quisiera. Ya solo queda que mi ánimo se eleve, paso a paso. Pero abro el periódico y me encuentro con una entrevista de la agencia Efe a Bordalás, el entrenador de moda, el hacedor del milagro en Getafe. Otra vez para abajo. No dan patás esta gente ni na, pienso (luego existo). Y encima tienen a Jorge Molina, el mejor después de Messi, vuelvo a pensar, y a desear dejar de existir, al menos hasta las ocho y media de la tarde. Y después de retorcer mi cerebro de forma masoquista me doy cuenta de que realmente estoy muy mal. Así que decido dejar de escribir el artículo y esperar. Esperar a que se me pase definitivamente el dolor de cabeza, esperar a que finalice el partido. Esperar. Cómo afrontar un partido ante un equipo tan intenso cuando muchos ya nos han perdido el respeto, es el último pensamiento que me ahoga. Cambio y corto. Por el momento. Este artículo se acaba de partir en dos. Ojalá que cambie el tono dentro de unas horas.

Son las ocho y media y no he podido ver el partido por televisión. Veo el resultado y me lesiono saltando de alegría. No me importa. ¿Estoy soñando? Entro en Twitter a leer a John Capel. Y no, no estoy soñando. El Cazón Palangana había anticipado que podía ser un domingo de victoria. Afirmaba que si Sandro había marcado un gol, que si Sergio Rico era titular en el PSG, eso eran señales del cielo. Que podíamos ganar. Sí, era día de milagros, querido Cazón. Aunque tu mujer poeta te mandará luego a tomar por saco. Hartita la tendrás a la pobre.

Ya no me acuerdo del dolor de cabeza. ¿Lo tuve en algún momento? Ahora casi lo dudo. Busco los goles en internet, los gozo. No puedo saltar porque me duele la pierna, pero grito. ¿Servirá también la pastilla que me tomé para el dolor de la pierna? ¿Y para la ronquera?

Otra vez en Champions, otra vez a soñar. Me pasa por la imaginación borrar la primera parte del artículo y comenzar de nuevo, pero es que era verdad que me dolía la cabeza. Y que estaba triste y nervioso. Y que no daba un duro por el Sevilla FC. Y que estaba seguro de que los tres goles nos los iban a marcar a nosotros. Y que no era yo el único que pensaba así. Porque, ¿desde cuándo no metemos tres goles en un partido?; ¿desde cuándo no dejábamos nuestra puerta a cero?

Qué grande hoy el equipo. Qué grandes todos. Hoy hemos sacado al equipo del campo sin que tenga que bajar Monchi a hacerlo. Pero ha sido al otro. Al Getafe de Bordalás. Ea, y ahora, a tomar por Cluj. Que pase el siguiente. Ahora me voy a poner una mijita hielo en la rodilla. Adiós. Y que viva el Sevilla FC. Que viva siempre y no perdamos nunca la fe.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.