partido sevilla fc eibar lucas ocampos
Ocampos celebra con sus compañeros su gol en el partido entre el Sevilla FC y el Eibar | Imagen: CRISTINA QUICLER/AFP via Getty Images.

Se respiraba ambiente de recta final de La Liga en el Ramón Sánchez-Pizjuán. El partido entre Sevilla FC y SD Eibar, con ambos equipos jugándose sus objetivos particulares, prometía intensidad y dificultad para los locales. Para afrontar el crucial duelo, Julen Lopetegui apostó por Sergi Gómez para cubrir la baja de Koundé, y por Escudero para la banda izquierda. Óliver Torres se coló en el once y el tridente de ataque lo formaron Munir, Ocampos y De Jong, la apuesta más clara del técnico vasco en este maratón tras la pandemia.

Faltaron las ideas

Arrancó el encuentro con un Eibar valiente, con actitud de ir a por la victoria y complicar las cosas a los rojiblancos. Enrich provocó una amarilla para Sergi Gómez, cuyo nivel es más que dudoso. Los armeros propusieron más que los hispalenses en la primera media hora, dejando claro que sería un partido complicado para el Sevilla. La pausa de hidratación llegó con los nervionenses intentando generar algo de peligro, sin mucho éxito. El centro del campo no supo tomar el control del juego, y el tridente de ataque no causó ningún problema a Dmitrovic hasta el minuto 42, también gracias a un gran Oliveira. En dos saques de esquina, un paradón de Dmitrovic y el palo (previo rebote en una posible mano del central visitante), evitaron que se moviese el luminoso. Con el descuento casi cumplido, Ocampos tuvo la ocasión más clara del partido en un mano a mano que acabó desaprovechando.

Partido sufrido del Sevilla FC

Sin variaciones en la tónica del encuentro en los primeros compases del segundo tiempo. Los locales denotaron incomodidad ante un Eibar bien plantado sobre el césped. Y llegó la primera clara del conjunto azulgrana en el minuto 52, en un saque de esquina que Esteban Burgos no alcanzó a rematar por poco en línea de gol. Sin embargo, llegarían Jesús Navas y Ocampos para desatascar un partido bastante plano del Sevilla. El ritmo era distinto, y durante unos minutos, los andaluces tuvieron que aguantar las arremetidas de los visitantes. Los armeros, por su parte, tuvieron algunos acercamientos a la meta de Vaclik, mientras que los rojiblancos contuvieron y buscaron el segundo de la tranquilidad. En el minuto 86, Suso la tuvo clarísima, pero Dmitrovic le negó el tanto con una espectacular intervención. Una acción de infarto determinó el final del encuentro. Kike García mandó el balón al palo en una oportunidad clarísima para el Eibar, en la que Vaclik acabó bastante tocado. La última acción, con Ocampos de portero, dejó sin respiración a todo el sevillismo, con una parada del argentino y Navas sacándola bajo palos.

Ocampos al rescate

1-0, minuto 56. Lucas Ocampos apareció en segunda línea de remate para aprovechar un centro preciso de Jesús Navas, asistente habitual en cada partido del Sevilla FC.

La calidad decantó el partido para el Sevilla FC

Nada brillantes los de Lopetegui en una victoria fundamental para los intereses de los andaluces. Un toque de calidad de Navas y Ocampos decantó la balanza en un partido que el Sevilla FC no tuvo del todo en su mano hasta el final. Munir no brilló tanto como en otras citas, y el centro del campo no terminó de hacerse con el dominio total del partido. Vaclik se fue lesionado al vestuario, estando pendiente de diagnóstico de cara a los próximos envites ligueros. Tres puntos en un partido que el Sevilla FC sufrió de lo lindo, pero que les permite distanciarse de sus perseguidores en la tabla.

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.