¿Nuevo estadio a la vista?

1
1045
Foto: Wikimeda // V&A Dudush - Panoramio // CC BY 3.0

El Sevilla no está pasando por su mejor momento. Después de perder en la final de la Copa del Rey frente a un Barça que lo vapuleó, ahora el equipo liderado por Caparrós espera terminar LaLiga de la mejor manera posible. Sin embargo, mientras los jugadores siguen trabajando para recuperarse del duro golpe que vivieron hace menos de un mes, el Sevilla ha vuelto a copar los titulares de varios medios de comunicación. En este caso el protagonista de las últimas noticias ha sido el estadio Sánchez-Pizjuán y su posible traslado al estadio olímpico de La Cartuja. 

Desde hace tiempo se viene hablando de la necesidad de llevar a cabo una remodelación en el estadio de Nervión que permita ampliar el número de localidades, elevando así su aforo, al tiempo que mejore las prestaciones actuales con las que cuenta. En definitiva, un lavado de cara que sirva para modernizar el estadio construido en 1959. Sin embargo, son muchos los que opinan que una quinta remodelación (el Sánchez-Pizjuán ha sufrido varios cambios en su infraestructura en 1981, 1998, 2015 y 2016) no solventaría los problemas que se llevan arrastrando desde hace décadas sino que la solución definitiva pasaría por la construcción o el traslado a un nuevo estadio. Para todos ellos, y tal como recoge el Diario de Sevilla, un grupo de arquitectos ha llevado a cabo un proyecto que pasaría por reconvertir el estadio olímpico de La Cartuja en un estadio nuevo dedicado exclusivamente a las competiciones futbolísticas. Construido en 1999 para acoger el Mundial de Atletismo de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, el estadio se diseñó bajo los criterios que establecía el COI con el objetivo de poder ser uno de los estadios que acogiesen alguna de las competiciones de unos posibles Juegos Olímpicos de 2004, que finalmente se llevaron a cabo en Atenas. Tras la finalización del Mundial de Atletismo, la Sociedad Estadio Olímpico de Sevilla, gestora de las instalaciones, esperaba que tanto el Betis como el Sevilla hicieran uso del estadio de manera alterna, algo que jamás llegó a ocurrir debido a la negativa por parte de la afición de ambos equipos. Así, este estadio cuya construcción costó cerca de 120 millones de euros en la actualidad es empleado para albergar diversos espectáculos musicales y escénicos, además de acoger las sedes de varios organismos y empresas. 

El estudio de arquitectura Atienza Design ha visto en este recinto la respuesta a todos los problemas de aforo que sufre el estadio de los de Nervión. El proyecto presentado para adaptar La Cartuja sigue los preceptos que los arquitectos sevillanos Cruz y Ortiz (curiosamente ambos fueron los diseñadores del estadio olímpico) realizaron en el Wanda Metropolitano de Madrid. Al igual que ocurrió con el nuevo estadio de los colchoneros, la primera fase del proyecto pasa por eliminar las pistas de atletismo con las que cuenta el estadio. De esta forma se ganarían localidades, cerca de 20.000, y se mejoraría la visibilidad desde los diferentes sectores, mejorando así la experiencia de los aficionados. Al eliminar las pistas de atletismo y construir una grada más baja, también se abre la posibilidad de construir un nuevo espacio para los vestuarios, así como un túnel de acceso desde ellos hasta el campo. Estas nuevas gradas contarán, a su vez, con nuevos asientos abatibles de mayor tamaño que los actuales y personalizados en los colores del equipo. Además, se ampliaría el espacio de los pasillos para así facilitar el acceso y evitar los embotellamientos de personas. 

No se conoce si en este nuevo proyecto tendrán cabida algunas de las novedades que hacen del Wanda Metropolitano un estadio único. Una de ellas es la tecnología LED que emplea en el sistema de iluminación, algo que lo posicionó como el primer estadio del mundo en instalar este sistema en la totalidad de su infraestructura. Además de ser más eficiente a nivel energético y de ser considerada como la luz más ecológica, la tecnología LED le permite al Wanda Metropolitano cambiar de color el recinto como si del icónico casino Bellagio, construido por el magnate Steve Wynn, se tratase. Un espectáculo digno de ver del que quizás, con el tiempo, también podamos disfrutar en Sevilla. La que sí estará a imagen y semejanza de la del Wanda será la ampliación de la cubierta, que evitará que los aficionados situados en la nueva grada baja, que como ya se ha comentado ocuparía el espacio dejado por las pistas de atletismo, se mojen en los días en los que el tiempo no acompañe. A todo esto habría que sumarle la construcción de un espacio reservado para las oficinas y para un nuevo museo, así como un aparcamiento subterráneo con capacidad para 10.000 plazas, a las que habría que sumar 20.000 más disponibles en el aparcamiento de la superficie.

A mayores, el estudio también plantea la construcción de una zona de ocio anexa al estadio que cuente con una gran oferta cultural y deportiva que sirva como fuente de ingresos para el club y como dinamizador de la zona, en la actualidad algo deprimida en este aspecto.

Todas estas medidas se recogen en un presupuesto que asciende a más de 145 millones de euros. Una cifra nada desdeñable pero que no se acerca ni de lejos a los 310 que costó el Wanda Metropolitano. ¿Habrá llegado ya el momento de mudarnos de estadio? ¿Dejaremos Nervión para instalarlos en La Cartuja? El tiempo lo dirá.

1 Comentario

  1. las gradas laterales y de gol que eliminen las pistas atletismo, que queden como las del nuevo san mames, para que no queden como las del wanda que estan un poco retiradas…..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ver más

  • Responsable: A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.