Sporting-Sevilla FC / Imagen: SFC

El partido frente al Sporting fue calificado por Unai Emery como el mejor de los que el Sevilla ha hecho a domicilio. Los números avalan dicha afirmación, aunque por muy poco, puesto que el partido en Las Palmas, del 23 de Septiembre solo es ligeramente peor en cuanto a las estadísticas.

En Gijón, el Sevilla logró realizar 18 disparos, de los que 8 fueron a puerta. En Gran Canaria (2-0), llegó a 17 intentos, aunque solamente tres, en dirección a portería. En el campo del Eibar (1-1), el Sevilla tiró 15 veces, de los que 5 fueron a puerta, y en Granada (2-1), 7 de los 14 disparos fueron entre los tres palos.

Sergio Rico no se anotó ninguna parada, puesto que las 2 únicas veces que el balón se dirigió a su meta, fueron gol. Además de anotar dos goles, Las Palmas forzó dos paradas más del portero, igual que el Granada, y el Eibar encontró tres veces la respuesta del portero sevillista.

En conclusión, el Molinón fue el estadio donde más veces tiró a puerta el Sevilla fuera de casa en liga, y donde menos disparos recibió, lo cual es coincidente con las palabras del entrenador en sala de prensa, aunque no lo es con gran diferencia. Sería más apropiado decir que el partido fue de los menos malos que han firmado los de Nervión en campo contrario. De cualquier modo, este hecho viene a demostrar la calamitosa trayectoria del Sevilla a domicilio, donde tan solo ha sumado 9 empates en 17 partidos que se llevan disputados.

Por lo demás, el Sevilla disfrutó del 54% de la posesión del balón, ejecutó 497 pases y 35 centros, cometió 15 faltas y vio una tarjeta amarilla (Cristóforo). Recibió 7 faltas y el Sporting fue sancionado con dos amarillas. Se botaron 12 saques de esquina, 7 el Sevilla y 5 el Sporting. El Sevilla sufrió 99 pérdidas de balón, y recuperó 97. El estadio registró una entrada de 22.895 espectadores.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here