Luuk De Jong, durante el partido del Sevilla FC en Vigo | Imagen: MIGUEL RIOPA / AFP via Getty Images
Luuk De Jong, durante el partido del Sevilla FC en Vigo | Imagen: MIGUEL RIOPA / AFP via Getty Images

Tras un partido como el pasado ante el Celta, multitud de aspectos se ponen en tela de juicio por parte de toda la afición sevillista. La falta de actitud e ideas terminó por condenar a un conjunto que, a pesar de ponerse por delante, no supo controlar en ningún momento los tiempos del encuentro y acabó perdiendo contra un equipo en descenso. Un equipo que no ganaba en su feudo desde octubre y al que el Sevilla FC terminó dando alas a base de errores.

A verlas venir

Fue la tónica general del encuentro. El equipo saltó a Balaídos sin un plan concreto, o al menos eso se apreció desde fuera. La defensa no estaba sólida e incluso el guardameta sevillista erró un pase simple que pudo condenar mucho antes al Sevilla. Afortunadamente para los intereses del conjunto dirigido por Julen Lopetegui, un saque de puerta en largo supo aprovecharlo En-Nesyri con su velocidad para poner el cero a uno en el marcador.

Daba la impresión que los sevillistas habían encontrado con los pases a la espalda de la defensa, la vía de escape para sacar adelante el partido. Pudo ser así, pero las múltiples llegadas de En-Nesyri, Suso y Ocampos no volvieron a dar su fruto. Por si acaso, Julen Lopetegui optó por sustituir a dos de ellos e introducir en el campo a Banega y a De Jong en el terreno de juego. Todo ello bajo la premisa de tener el partido tranquilo y controlado de cara a los compases finales. Goles de Iago Aspas y de Pione Sisto en el último cuarto de hora.

El Sevilla FC, tocado

Los cambios empeoraron al equipo y terminaron por dejar sin recursos a un conjunto que ya de por si estaba cojo. Estaba cojo porque las ocasiones a favor siempre llegaron por un costado, el de Jesús Navas por la derecha. La banda izquierda, con Sergio Escudero y el Mudo Vázquez en calidad de interior careció de peligro, profundidad y llegadas.

Lo quiso enmendar Lopetegui en los últimos compases introduciendo a Nolito por banda para buscar un gol a la desesperada. No funcionó en absoluto y el sevillismo terminó por ver como un Celta de Vigo que se tuteaba con el descenso, terminó por salir de la cueva con su primera victoria en meses. No les sale nada a los de Lopetegui y es hora de dar un vuelco a la situación para que encuentros como el de Balaídos o el pasado en Miranda de Ebro, no se repitan en Europa League.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.