Julen Lopetegui, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva | Imagen: Sevilla FC
Julen Lopetegui, durante un entrenamiento en la Ciudad Deportiva | Imagen: Sevilla FC

Se cumple el centenar de días desde que Julen Lopetegui aterrizó en la capital andaluza para firmar por el Sevilla FC. Su evolución en el club de Nervión, por el momento, se puede definir como una montaña rusa constante. El conjunto hispalense, actualmente dolido por la goleada recibida en Barcelona, llegó a ponerse líder de la Liga. A pesar de los últimos resultados, el Sevilla ha adquirido identidad propia desde la llegada del técnico vasco y, en apenas 100 días, ya se aprecia un estilo de juego completamente distinto al de la pasada campaña.

Vencer y convencer

No estuvo exenta de polémica la llegada de Julen Lopetegui a Nervión. Casi nada de lo decidido por Monchi se discute en el entorno sevillista, no obstante, el fichaje del que fuera técnico del Real Madrid por la entidad hispalense generó cierta incertidumbre en la afición. Lopetegui, independientemente de sus ideas futbolísticas, venía tras ser destituido en la Selección Española y en el Real Madrid. Por ello, empezar a cosechar victorias era imprescindible para lograr afianzarse en Sevilla.

El comienzo no pudo ser mejor para el técnico guipuzcoano. El Sevilla de Julen Lopetegui comenzó la Liga como un rayo logrando llegar a la quinta jornada sin ninguna derrota y líderes en la clasificación. Fue entonces cuando apareció el Real Madrid. El equipo de la capital consiguió vencer por 0-1 en Nervión para terminar así con la racha del Sevilla.

Lopetegui, a trompicones

Fue tras la mencionada derrota frente al Real Madrid cuando la idea de juego sevillista comenzó a tambalearse. El Sevilla saltó a Ipurúa para enfrentar al Eibar y pagar los platos rotos por la reciente derrota. Un equipo convencido se marchó muy seguro al descanso, venciendo y dejando señas de su buen juego. El resto ya es historia, 3-2 cayó derrotado el Sevilla en uno de los varapalos más duros desde la incorporación de Lopetegui a los banquillos.

Por último, tras vencer al Apoel en casa, el Sevilla salió apaleado del Camp Nou y dejando ver con transparencia la responsabilidad de Lopetegui al elegir su once titular. Es otro de los aspectos que han caracterizado la llegada de Lopetegui. Las ausencias en multitud de convocatorias de jugadores como Bryan Gil o Munas Dabbur no convencen nada al sevillismo, que exige una oportunidad en condiciones para jugadores de tan alto nivel y tan destacada calidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here