biri-biri Noticias fichajes Sevilla FC josé antonio reyes George Floyd
"Jul y Gan" | La opinión de Manuel Machuca. La Colina de Nervión, noticias del Sevilla FC y mucho más

Acabo de comenzar a leer Epidemiocracia, recién publicado por la editorial Capitán Swing, a quien debo la gentileza de que el libro haya llegado a mis manos. Escrito por los médicos Javier Padilla y Pedro Gullón, prologado por la antropóloga Yayo Herrero, aborda las causas y las consecuencias de las pandemias y su manera de resolverlas, en el contexto de la que estamos sufriendo como consecuencia de la COVID-19.

Básicamente, los autores defienden que las pandemias no son, y cito textualmente, fenómenos aleatorios sin historia natural ni causalidad, sino que hunden sus raíces en los sistemas políticos, la estructura de las sociedades, las prácticas de la economía o el medio ambiente, de ahí que, si se pretende resolver en serio un problema de tal magnitud y con tantas caras, no se puede abordar únicamente desde un punto de vista médico, como tampoco es posible reconstruir la economía como era antes, ya que con certeza se volvería a caer de nuevo en lo mismo, o en una pandemia diferente, y aún peor, más pronto que tarde. Los autores escriben bajo el título una frase que, leída horas antes del encuentro frente al Mallorca, me dio que pensar y más tarde, al recordarla durante el partido, me posibilitó disfrutar aún más del Sevilla FC: Nadie está a salvo si no estamos todos a salvo.

¿Por qué les hablo de Epidemiocracia en un periódico deportivo digital? Porque les recomiendo su lectura para que entiendan mejor lo que ha sucedido, lo que está sucediendo aún, durante la pandemia por covid-19. Para que estén atentos ante las soluciones que se nos ofrecen y tomen decisiones a favor de ustedes de una puta vez, porque es fundamental tener un sistema sanitario público potente, pero también una sociedad más igualitaria, porque preservar el medio ambiente, luchar contra el calentamiento global, es esencial para la vida y para evitar sufrir enfermedades que causan tanto sufrimiento. Y esto es mucho más importante que cualquier clasificación para Champions. Así que no permitan que les gilipollicen con idioteces, porque la solución a los problemas solo es difícil para los intereses de unos cuantos, entre los que ni usted ni nosotros con bastante probabilidad nos encontramos.

Pero también les hablo del libro porque la solución a la pandemia que propugnan, o todos o ninguno, ha sido una de las claves del éxito de los hombres que dirige Lopetegui, y en el partido frente al cuadro bermellón se notó más que nunca, o al menos eso vimos un servidor y mis amigos Jul y Gan.

Nadie está a salvo si no estamos todos a salvo. La importancia del equipo. El domingo por la noche, el Sevilla FC volvió a tener dificultades para matar el partido ante la falta de gol de sus delanteros, pero la labor de contención, que también comenzó en los delanteros, fue impresionante. El balance defensivo fue sencillamente espectacular, la forma en la que todos los futbolistas se sacrificaron por el equipo resultó ejemplar. No sería justo personificar en nadie, porque fue precisamente lo contrario, relegar el papel del individuo a favor de lo colectivo, la clave del éxito. Pero creo que nombrar a Éver Maximiliano Banega es de justicia, y no solo por lo mucho que da, por el lujo que ha sido disfrutarlo en nuestras filas, como por su compromiso, cuando una lesión podría dar al traste de su merecido, por elegido, retiro dorado en Arabia Saudí.

El éxito del Sevilla FC en esta temporada puede tener nombres propios como Monchi, o un Lopetegui que ha logrado que el Sevilla FC haya dejado de ser esa escuadra acomplejada que no daba la talla en grandes escenarios o ante circunstancias adversas. Pero no es menos cierto que, y en eso tiene que ver también la mano del entrenador, el equipo ha sido equipo de verdad. Y por analizarlo en claves de pandemia, su política ha sido priorizar al colectivo por encima de las élites y reconocer que todos y cada uno de lo elementos que lo conforman son importantes, fundamentales. A ninguno lo hemos dejado morir, salvo quien ha elegido suicidarse. Y si hace unos meses, por ejemplo pensábamos que alguien como Munir no lograría tener presencia en el equipo, ahora nadie sería capaz de mantener eso.

O todos o ninguno. Ese ha sido el camino y esa ha sido la clave del éxito. Saber cada cual dónde estaba, que escudo defendía y cómo se partían el alma por él. Qué bonito sería que aprendiésemos lecciones como esta para que todos, futbolistas y aficionados, ciudadanos de todo pelaje, cayésemos en la cuenta de que no existen Pellegrinis ni bombas mediáticas, que no hay populistas de frases hechas y retórica para tarados que nos vayan a salvar de la que se avecina, porque ellos son los causantes del problema. Que en el enfrentamiento no hay una solución sino un problema. Y que en la comunidad, en el espíritu de equipo, en el todos, está la felicidad y la vida. Si han llegado hasta aquí, intente no olvidar el mensaje que les ha dado su equipo. Sí, el fútbol también puede ser importante. Salgamos de nosotros mismos. Trascendamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.