El técnico del Sevilla FC, Julen Lopetegui, tras el tanto de la remontada del Celta de Vigo | Imagen: MIGUEL RIOPA / AFP via Getty Images
El técnico del Sevilla FC, Julen Lopetegui, tras el tanto de la remontada del Celta de Vigo | Imagen: MIGUEL RIOPA / AFP via Getty Images

Decía un tal Albert Einstein que si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Pese a la aparente simpleza de la frase, es complicado expresar más con menos. Suele ocurrir que la llave para solucionar las situaciones difíciles que se presentan en esta vida suele estar en la capacidad para analizar la causa del problema y, si este persiste, buscar alternativas hasta que desaparezca. Es el momento de que Lopetegui lo aplique en el Sevilla FC.

Traigo esta frase a colación porque hubo un plano televisivo tras el gol de Pione Sisto el pasado domingo en Balaídos donde pude ver por primera vez a Julen Lopetegui ciertamente sobrepasado por las circunstancias. No fue en el descalabro de Miranda de Ebro, ni tras el decepcionante encuentro liguero frente al Deportivo Alavés sino en Vigo. Allí saltó la primera gran alarma de la temporada (al igual que el año pasado con Machín).

Nadie podrá decir que no estábamos avisados. Hubo gente que, con cierta guasa, apuntó que cuando el Celta de Vigo pasó a la última posición, tras la victoria del Espanyol, todo estaba ya escrito. Un fatalismo propio de otras épocas oscuras que, sin embargo, encerraba un mensaje mucho más importante. La afición del Sevilla FC empieza poco a poco a desconfiar del equipo. Preocupante.

Es ahora cuando Lopetegui debe demostrar qué le llevó al banquillo del Sevilla FC. Una entidad que aspira a estar entre los cuatro primeros de una de las mejores ligas del mundo. Las decisiones que tome en estas próximas dos o tres semanas serán cruciales. Afectarán al devenir de su equipo y, por tanto, para la estabilidad de su cargo.

Perdiendo el norte

Los últimos resultados han dejado claro que la fórmula de la primera vuelta ha caducado y ya no es suficiente. Sobre todo, porque para el juego que plantea el Sevilla FC, es de una importancia superlativa no encajar. Los goles a favor del conjunto de Nervión caen con cuentagotas y la fortaleza defensiva hace semanas que brilla por su ausencia, por lo que… no salen las cuentas.

Ante esta situación, urge encontrar soluciones distintas. Hay que revertir esta dinámica negativa, desgraciadamente muy parecida a otras que se le costaron la cabeza a entrenadores en años anteriores. Cierto que es que cuenta con el respaldo de Monchi, siendo el mejor y más resistente muro de contención frente a las crecientes críticas (legítimas) que empiezan a dirigirse contra él desde la prensa y la grada.

Unai, como ejemplo

Recuerdo cuando el gran Unai Emery rozó la destitución tras una racha de partidos nefasta en la que situaba a Rakitic en el mediocentro. Aquello provocaba un descalabro defensivo, ante el cual el técnico de Hondarribia tuvo que ceder a la presión (muy a su pesar). Optó por adelantar la posición del jugador croata y ello desembocó, a la postre, nada más y nada menos que en la tercera Europa League del Sevilla FC.

No seré yo quien le diga a Lopetegui qué tecla debe tocar para que el conjunto de Nervión cambie esta dinámica y encuentre el juego y los puntos que tanto se echan en falta. Sin embargo, me temo que si quiere encontrar resultados distintos debe buscar soluciones distintas. Capacidad y experiencia tiene de sobra. La presión es el precio de la élite.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.