Las aventuras de Juan Macana, mucho más que un palangana | Imagen: La Colina de Nervión

Permítanme que me presente, y así logre explicarles como llegué aquí. Mi nombre es Juan Macana, socio número (…) del Sevilla F.C. (mantengo el anonimato para evitar represalias). Mi abuelo fue socio fundador del Sevilla, mi padre y mi madre también son aficionados a mi amado club, mi hermano mayor es ex jugador, mi hermano chico juega en el Sevilla Atlético (debería jugar, porque no lo ponen) y mi abuela, mis sobrinos y sobrinas, y la gran mayoría de mis vecinos son absolutamente fanáticos del mejor equipo del mundo, del que debería ser mejor aún cuando no lo es. Soy el jugador número 12, he visto con mis propios ojos como remontamos un partido cuando me pongo a gritar y agitar mi bandera rojiblanca. Por eso ahora, ante todos ustedes, escribo este testimonio, seguro que lograrán entenderme.

Esto se veía venir. La culpa es de varias personas, incluso de ustedes, mis queridos hermanos aficionados. Todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad por haber aceptado esta propuesta mediocre e indigna de nuestro club. Hace años que nuestro objetivo son” los puestos de champions”, o sea, debemos celebrar salir cuartos. Y a mí eso me enfada, como diría el “Mudo” Vázquez, “me calienta”. Nuestro club, en vez de ser un equipo que sueña con salir campeón, es un hotel de lujo (“cuartos cómodos y calentitos”). Supongan eso: salimos segundos. ¡Segundos!, ¿sólo yo lo vivo como una desgracia? Pudiendo ser primeros, somos segundos. Pero eso sí, todos los años vendemos a los jugadores que funcionan bien. ¡Somos unos cracks! Vamos a pasar  la historia del fútbol. No ganamos nada pero no dejamos de ficharle a nuestros rivales. ¿Alguno cree que nuestro rival es el “Manquepierda”? Pero si ya ni ellos son así, pierden un par de partidos seguidos y se borran del club. Les buscamos jugadores al Barca,  al Real Madrid al Atleti. Los entrenamos, los acostumbramos a la Liga y cuando rinden, ahí los vendemos y decimos, “somos geniales, tenemos una empresa próspera”. Y yo, un aficionado al fútbol que lo único que quiero es ganar, me veo cada año con un equipo nuevo, con un grupo de señores con “mi” equipación, con “mis” colores, pero que no conozco de nada, ni  me aprendo los nombres. Y cuando logro decir “Krichovia”, para poder darle mis indicaciones desde la grada, van y me lo cambian, o no me lo ponen, esa es otra… Si Ganso era como Neymar pero más tímido, ¿alguien sabe porque no lo ponen? ¿Y Muriel?  ¿Y la tontería esta del Míster? ¿Un italiano? Vamos a pasar de la “posesión infernal” al “catenaccio inútil”. Porque estoy encerrado sino haría lo imposible por traer a Pablo Javier Bengoechea, que logró sacar campeón al “Alianza Lima” de Perú…  

Perdonen ustedes, me estoy liando, es que hablo del Sevilla y me pongo nervioso, por eso estoy aquí, internado en este lugar. El Doctor me recomendó escribir mis sentimientos y así apagar la fiebre esa que me llevó a perder el  control. Si me dejan se los cuento…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.