Lopetegui, en el derbi | Imagen: Sevilla FC
Lopetegui, en el derbi | Imagen: Sevilla FC

Un nuevo episodio de El Gran derbi fue el que vivimos en la decimotercera jornada entre Betis y Sevilla. El choque resultó un partido muy táctico y con no tantas ocasiones como hubiese gustado.

Menos posesión y más solidaridad

El Sevilla se impuso al Betis sin ser ese equipo dominante de otras ocasiones. Es más, es el partido con menos posesión por parte del equipo de Lopetegui. Sin embargo, hizo un partidazo desde el punto de vista táctico y volvió a demostrar que es un equipo muy trabajado, sólido y solidario en el que todos trabajan como uno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Presión en el centro del campo

En la primera parte, se vio un Sevilla que presionaba al Betis más en bloque medio, donde Banega se solía emparejar con Canales y Fernando hacía lo propio con un Fekir que navegaba entre líneas. Oliver Torres quedaba así más liberado, mientras que sus compañeros basculan entre Guardado y Bartra. Todo ello sucedía con la ayuda de Nolito y Ocampos, quienes se emplearon de forma muy solidaria.

 

El equipo robaba el esférico y buscaba la salida en transición rápida hacia los extremos. No hubo muchos ataques largos ni posicionales, de ahí que la participación en la construcción del ataque por parte de los carrileros, Navas y Reguilón, no fuera la misma que en otros partidos, una característica muy definida en el Sevilla de Lopetegui.

El ataque del Betis vs. Sevilla

El Betis, por su parte, se olvidó del lado derecho. Canales se movió mucho a recibir en la parte izquierda. Fekir intentó asociarse por aquel costado y buscar la subida de Álex Moreno. Así construyeron su ataque los béticos y lograron empatar antes del descanso.

 

 

 

 

 

 

 

En ese aspecto, hay que hablar sobre la posición media que ocupó cada jugador durante El gran derbi. Por encima de todas, destaca la altura a la que Álex Moreno fijó su demarcación. Lo podemos ver en la siguiente imagen, con un jugador situado por delante de la línea del centro del campo, metido en terreno de juego sevillista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Guerra táctica tras el descanso

La segunda parte arrancó más abierta. Un Sevilla con mucha personalidad, guiado por un Banega muy motivado, se volvió a poner por delante del Betis en el marcador. Ahí comenzó una guerra táctica desde los banquillos. Las armas, cambios y más cambios para intentar cambiar el partido y decantarlo para uno u otro lado.

El técnico del Betis introdujo a Joaquín y Tello.  Con ese movimiento, además, cambió el sistema y pasó a utilizar una defensa de cuatro jugadores y plantear un partido más valiente, con mucho fútbol por banda.

La respuesta de Lopetegui

Rápidamente, para contrarrestar el principal problema del Sevilla este año, la espalda de los laterales; Lopetegui respondió metiendo a Gudelj en el campo en lugar de Nolito. El serbio fue colocado como central, pasando Koundé al lateral y Jesús Navas por delante, con Ocampos a la izquierda.

 

 

 

 

 

En el minuto 74, Banega pidió el cambio y el Sevilla empezó a tener problemas para aguantar el balón. Entonces, el equipo nervionense se vio metido en su campo por el empuje del Betis. Una cosa es echarse atrás y defender en bloque bajo y otra bien distinta seguir presionando, cómo se ve en la imagen y que te metan ahí por empuje.

 

 

 

 

 

Eso sí, las acometidas del Betis siempre fueron defendidas por un Sevilla muy sólido y solidario. Casi siempre, buscaba la superioridad en banda y el dominio final bético apenas se transformó en ocasiones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las ayudas fueron permanentes, demostrando así que Lopetegui ha conjuntado un equipo. Por poner un pero al Sevilla, le faltó controlar esos minutos finales con más posesión de balón e, incluso, salir en transición para coger a un Betis muy volcado. Sin embargo, el esfuerzo fue muy grande y prácticamente estaban exhaustos. Aún así, se consiguió defender bien el resultado y asegurar la victoria.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here