Navas y Ocampos, una pareja letal.

Disputadas diez jornadas de Liga, ya se comienzan a distinguir quienes son los baluartes de cada conjunto, los futbolistas que marcan la diferencia, ya sea en ataque o en defensa. La última victoria ante el Getafe dejó patente algo en la escuadra dirigida por Julen Lopetegui: la banda derecha del Sevilla se está ganando el respeto del panorama nacional. Jesús Navas y Lucas Ocampos. Ambos forman un dúo eléctrico que genera gran peligro en área rival partido tras partido.

Ocampos y Navas, en números

Haciendo un repaso de lo que se lleva disputado en competición doméstica, las estadísticas hablan por sí solas. Si echamos un vistazo a lo recogido por WhoScored, podemos observar, traducido a datos numéricos, la autoridad de estos dos futbolistas cuando juegan juntos. Entre ambos suman 1.661 minutos (900 el lateral español y 761 el argentino). Son titulares indiscutibles para el técnico vasco, y no es para menos. El extremo ha anotado tres goles (ninguno el lateral). Pero, si miramos las asistencias, entre ambos han concedido cuatro pases de gol. En cuanto a tiros por partido, realizan una media de 2,7 tiros por encuentro, buen dato teniendo en cuenta su papel sobre el césped, sobre todo el del internacional español, con un rol más defensivo.  2,4 pases clave por partido y 3,7 regates son otros de los datos que resaltan en el historial de la pareja, al igual que las faltas recibidas (2,7 entre los dos). Las estadísticas son claras.

Fundamentales en el sistema

¿Qué suponen estos números a la hora de la verdad? Pues mucho. En primer lugar, su capacidad de infiltración en el área rival llegando por el extremo genera inquietud y desesperación en las zagas rivales, dejando más huecos a su vez para el delantero. Pocos laterales son capaces de frenar la velocidad y la electricidad de los futbolistas sevillistas. Por otra parte, la precisión en pases y centros desarma los escudos contrarios. Pueden aguantar el balón y regatear, para luego colgar al área y filtrar la bola entre líneas. Como resultado, se generan numerosos acercamientos, aunque la mayoría no lleguen a buen puerto.

Por último, la clave está en el sistema de Lopetegui. Su habitual 4-3-3, con las bandas muy definidas y con gran protagonismo, hace que tanto el jugador argentino como el veterano rojiblanco se ajusten de maravilla al dibujo. El entrenador agradece las características de sus dos jugadores. Los futbolistas se benefician de este sistema de juego. Una situación de retroalimentación de la que saca partido todo el sevillismo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.