Jovetic intenta cabecear un balón | Imagen: Sevilla FC

Volvió la máxima competición europea al Sánchez-Pizjuán. El fortín sevillista se vistió de gala con un traje luminoso para una noche especial. Citó a Sevilla y Leicester para hacer historia y firmar su primer pase a los cuartos de final de la Champions League. El marcador tuvo que ser más amplio a favor del Sevilla y pese a ganar por 2-1 tendrá que ir a la madriguera del zorro a sellar el pasaporte. 

El Sevilla, a ratos

El cuadro que anoche dirigió Lillo por la sanción de Sampaoli en el partido ante la Juventus mostró sensaciones ambiguas. Hirió pero no mató. En todo momento dominó los datos del partido, desde la posesión hasta los disparos a puerta. Aun así, el Sevilla no puso todo su empeño en hacer gol. Mereció irse del partido con una ventaja mayor pero el esfuerzo por conseguirlo se diluyó. La escuadra nervionense se conformó con la victoria por la mínima tras errar un penalti antes del cuarto de hora de partido y dio vida y esperanzas al Leicester para remontar la serie en el King Power Stadium. Los foxes solo gozaron de una ocasión, la del gol de Vardy. 

Jovetic, el más ambicioso

El montenegrino ha cuajado a las mil maravillas en la capital andaluza. En ocho partido suma 3 goles y 4 asistencias, con cifras así cuesta creer el porqué no jugaba en el Inter de Milán. En la noche de Champions League jugó como referencia en el ataque con Correa como enganche. Peleó, corrió y asistió, solo le falto anotar. En el penalti de Correa intentó convencer al argentino pero fue el ex de la Sampdoria el que dispuso el penalti. Tras el fallo de Correa, el propio Jovetic dio un pase de gol al argentino para que hiciese el 2-0 después de una gran jugada personal del montenegrino.

Jovetic es un delantero móvil y que le gusta estar en contacto con el balón. Esto explica el único fallo que se le pueda atribuir en el choque. No supo ejercer como delantero de área para incordiar a los centrales desde los centros laterales. Prefirió apoyar que desmarcarse en velocidad. Junto a Sarabia, fue el mejor del partido.

Nasri, la brújula desorientada

No fue la noche del francés. El partido era para futbolistas experimentados en la Champions League y Samir Nasri no supo hacer gala de ello. Sus intervenciones fueron escasas y con peligro, la cifra se reduce. Conectó muchos balones con N’Zonzi pero sin romper ninguna línea de pase. Intentó coger galones conforme pasaban los minutos pero no terminó de encajar. No apareció ni en la parcela defensiva ni ofensiva. El Sevilla necesitó a su director de orquesta y se notó por la falta de creatividad.

Reconciliación en la grada

Dejando atrás el partido del Eibar donde se produjeron varios enfrentamiento entre el sector de Biris Norte y el resto de aficionados, la grada tuvo su correspondiente reconciliación. Biris Norte no animó en una buena parte del partido y para ello, el resto de sectores intentó hacerles responder. Muchos fueron los cánticos en apoyo a Biris Norte y este grupo respondió con una gran ovación. La falta de empuje fue clave para no herir de muerte al Leicester. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.