Stefan Iovan y Helmuth Duckadam levantan la Copa de Europa I Imagen: UEFA

El pasado día 7 de mayo se cumplieron 30 años desde que el estadio Ramón Sánchez Pizjuán acogiera la final de la Copa de Europa, hoy denominada Champions League, entre el FC Barcelona y el Steaua de Bucarest, una final que pasó a la historia por la conquista del título, sorprendentemente, por parte del equipo rumano, convirtiéndose así en el primer club del bloque comunista en levantar la Orejona.

7 de mayo de 1986. Nervión era el escenario de la final de la Copa de Europa. Una final inédita entre el Barcelona, que la jugaba por segunda vez en su historia, y el Steaua de Bucarest, que lo hacía por primera vez, en unos tiempos en los que era posible que otros equipos que no fuesen los más grandes pudieran jugar finales en Europa. El Ramón Sánchez Pizjuán se convertía además en la primera sede española en albergar una final de la máxima competición del continente, después del Santiago Bernabéu, que lo hizo en tres ocasiones.

En torno a sesenta mil barcelonistas se desplazaron hasta la capital hispalense y poblaron los graderíos del estadio sevillista, teñidos de azulgrana en aquella ocasión. Era como jugar en casa y muchos confiaban en la victoria, después de que se les escapara 25 años antes frente al Benfica en Berna. Pero, como se sabe, en fútbol no siempre gana el más grande y a veces nos regala sorpresas como la de aquella noche en Nervión. Aquel Barcelona, que vestía camiseta azul claro en lugar de la tradicional azulgrana, capitaneado por Bernd Schuster y dirigido en el banquillo por el inglés Terry Venables no fue capaz de imponerse a los rumanos en un partido muy disputado que acabó con empate a cero. Hubo que recurrir a la tanda de penaltis para decidir el desenlace final, unos penaltis que fueron una pesadilla para los culés, incapaces de anotar un solo gol.

El resultado final fue de 2-0 para el Steaua que consiguió levantar la Copa de Europa al cielo de Sevilla, siendo además el primer equipo de la Europa del Este, entonces bajo la órbita del bloque soviético, en conseguir un título europeo.

Otros partidos importantes

Además de aquella final, el Sánchez Pizjuán ha sido también protagonista de otros grandes encuentros en la historia del fútbol, como la semifinal del Mundial de 1982 entre Francia y Alemania, uno de los mejores partidos de fútbol que se recuerdan, que dio el pase a la final a los alemanes en otra tanda de penaltis agónica, después del 1-1 en los 90 minutos y una emocionante prórroga que acabó con empate a tres goles. De la misma forma, ha hospedado partidos trascendentales de la Selección España, como aquel contra la entonces potente Dinamarca de Michael Laudrup en 1993 en el que, gracias al gol de cabeza de Fernando Hierro, España consiguió de esa forma el billete directo para el Mundial de Estados Unidos jugado un año después.

Sólo tres estadios españoles pueden presumir hoy de haber sido sede de una final de la Copa de Europa y uno de ellos es el Ramón Sánchez Pizjuán. Los otros dos, el Santiago Bernabéu y el Camp Nou. Nervión, protagonista de la historia del fútbol.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.