Fernando, durante el partido entre el Sevilla y la Real Sociedad | Imagen: La Colina de Nervión - Javi Barroso
Fernando, durante el partido entre el Sevilla y la Real Sociedad | Imagen: La Colina de Nervión - Javi Barroso

El 10 de julio de 2019, Sevilla FC y Galatasaray llegaban a un acuerdo por el traspaso de Fernando Reges. Una llegada que, a priori, no parecía crear demasiada expectación a la afición sevillista. El brasileño llegaba con 32 años, estando este último en la liga turca, es decir, algo alejado de la competitividad europea. Todo el mundo pensaba que había sido un fichaje de fondo de armario, para ampliar la plantilla solamente. Y nada más lejos de la realidad, pues actualmente es, junto a Ocampos, Diego Carlos y Navas, el más imprescindible en el once de Julen Lopetegui.

El fútbol se olvidó

Fernando Reges llegó a Oporto en la temporada 2007/08, es decir, con veinte años. El hecho de que un futbolista brasileño llegue a Europa tan joven, puede ser sinónimo tanto de triunfo como de decepción. Y el centrocampista, tras estar cedido una temporada, comenzó a demostrar que tenía nivel suficiente para jugar en el viejo continente. El pulpo se desenvolvió a la perfección durante tres temporadas, las cuales maravilló a numerosos clubes de gran índole. Tanto fue así que, curiosamente el mismo verano que llegaba al banquillo de los dragones Julen Lopetegui, Fernando puso rumbo a Manchester. El brasileño formaría parte de unos citizens que comenzaban a crecer exponencialmente. En Inglaterra, consiguió en su última temporada una Liga, aunque ya el centrocampista pasó muy desapercibido. Ese mercado veraniego del 2017, tomó la decisión de embarcarse en un nuevo reto, quizás el más desesperanzador de su carrera. Fernando Reges se marchó al Galatasaray. Allí completó dos temporadas, en las cuales nadie se acordó de él. Bueno, casi nadie. Un tal Ramón Rodríguez Verdejo, conocido como Monchi, puso rumbo a Turquía para devolverle la ilusión de jugar, de nuevo, en una competición de gran nivel. Esta era la segunda oportunidad, la última bala que le quedaba a Fernando en la recámara y, transcurrido ya casi tres meses de competición, se puede decir que la ha aprovechado al completo.

Monchi, otra vez

El león de San Fernando ha demostrado por activa y por pasiva que es la baza más importante del Sevilla FC, la ventaja competitiva. El gaditano ha llegado a Nervión, ha cambiado al entrenador, a más de tres cuartas partes de la plantilla y, encima, le ha salido de escándalo desde el minuto uno. Monchi, aunque sea prácticamente imposible saber qué nombres rondan su cabeza, deja entrever cuál es su metodología. Hay jugadores, como Ocampos o el propio Fernando, que dan un gran nivel, cambian de aires y no dan su máximo. Esto conlleva a que su valor de mercado caiga por los suelos, estando en ese momento el de San Fernando para aprovechar la oportunidad. Simplemente, maravilloso; simplemente, Monchi.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here