Este partido… lo ganamos

0
87
jul y gan messi soñar monchi Christian Eriksen antonio puerta bono lopetegui vacuna covid Maradona biri-biri Noticias fichajes Sevilla FC fútbol club josé antonio reyes George Floyd Jesús Navas bryan gil sergio ramos

El domingo por la noche, después de reírnos un rato a costa del atracón de merengues que se estaba dando el vecino, Jul y Gan, más un servidor, nos quedamos un rato de tertulia. No teníamos mucha prisa, porque lo único que teníamos que hacer al día siguiente es ir a sellar la tarjeta del paro, y la cita era a las doce.

Cambiamos de tema, no sin despedirnos de nuestro ilustre colindante dándole las buenas noches al son de El Arrebato. Fue sin mucha acritud porque, salvo en su caso, no somos anti-nada ni anti-nadie. No está la vida para perder el tiempo con las desgracias de los demás, pero el grito que pegó con el gol del Getafe no se nos va a olvidar. De todas formas, tampoco queríamos enfadarlo más, no fuera a mudarse y nos dejara sin Wifi de balde. Eso le pasa por no estar el día en el que vinieron los técnicos a montarla.

Llamamos a Juan Macana por el patinillo por si estaba aburrido, ya que hace poco que ha entrado de okupa en un piso que habían desalojado encima de nosotros. La señora Macana nos dijo que dormía como los angelitos, que había terminado su capítulo para La Colina de Nervión y que se había acostado, así que, con la excusa de que no se estropearan las pipas que nos habían sobrado del partido, nos quedamos de charla, hablando sobre Montella.

Jul, tan apasionado él, decía que el equipo había cambiado mucho y para bien, pero que le daba miedo que fuera tan conservador a la hora de modificar la alineación.

― Es que el tío no cambia a nadie antes del minuto 80, como no sea que se lesione ― afirmó―. Se mueve menos que Rajoy. Y me da miedo que los que no son titulares se desenchufen. Fijaos en Ben Yedder, por mucho que marcara contra Las Palmas, no es el mismo de antes. ¡Y el tío ha marcado ya diecisiete goles en lo que va de temporada!

Yo quise intervenir, pero la verdad es que no me echan mucha cuenta. Lo único que quieren de mí es que al final escriba esto. Así que fue Gan el que me quitó la palabra de la boca.

― Pero es que el equipo no lo ha hecho él, amiguito colorado ― respondió dirigiéndose a Jul, porque lo que soy yo, parezco que yo no existo ―. Si hubiera estado desde principios de temporada seguro que era más flexible y…

Tuve que pedirle que repitiera lo que había dicho al final, porque en ese momento, el pavo real que lleva Juan Macana a todas partes (pueden ver sus fotos en el Instagram de un tal Joaquín Dholdán, o Roldán, yo qué sé) se puso a cantar, y eso que ya había acabado el partido. Nuestro vecino se enfadó, ya saben cómo es, y gritó como el día del Getafe, pero esta vez contra el pavo de Juanito, que se salvó de ser cocinado en Navidad porque es real, como como el equipo del vecino, y viene de la China comunista, igual que el Rubén del de la puerta de enfrente.

El vecino, como digo, entre la manita que le habían pasado por el lomo, el hartón de merengue que se había pegado y el dichoso pavo, no podía pegar ojo. Abrió la puerta como un energúmeno, auténticamente insupportable, como sus amigos de Gol Sur y, viendo que Juan, su señora o el mismo pavo podían peligrar, salimos a la puerta y le hicimos “un Muriel”: le dijimos que Juan se había tirado para la calle con el pavo cuando en verdad le había dado un Orfidal y se había quedado más pasmado que Sergio Rico en una salida de puños.

― El problema son las lesiones― replicó Jul, un tanto rojo, porque lleva muy mal que le lleven la contraria―. ¿Tú crees que lo que ha pasado con Banega, con Muriel, o con Correa el sábado, es casualidad?

― En mi opinión―traté de intervenir―, lo que…

― Tú no opines, escribe― protestaron.

Me sentí como el Mudo Vázquez, mucho criticarme, pero al final, soy yo el que saca las castañas del fuego a estos dos gamberros de Jul y Gan.

― ¿Y mañana, ¿qué va a pasar?

La verdad es que no sé quién lo dijo, porque yo estaba aturrullado, tratando de que no se me escapase ni una palabra, pero los dos me miraban a mí.

― Que juega Sergio Rico.

Y me quedé tan pancho. Pos claro que vamos a ganar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ver más

  • Responsable: A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.