biri-biri Noticias fichajes Sevilla FC josé antonio reyes George Floyd
"Jul y Gan" | La opinión de Manuel Machuca. La Colina de Nervión, noticias del Sevilla FC y mucho más

Los aficionados del Sevilla FC no tenemos descanso. Ni siquiera esta semana que prometía regocijo tranquilo tras la clasificación directa a la fase de grupos de la Champions, después de un meritorio cuarto puesto, empatados a puntos y a golaveraje particular con los terceros. Nada, esas mini vacaciones que se han tomado los futbolistas hasta el pasado domingo 26 no nos las hemos podido tomar nosotros los aficionados, y todo porque en los despachos les ha dado de nuevo por jugar al juego de la silla, y porque la señora de Banega ha regresado con su afición a los selfis y su devoción por las redes sociales.

Respecto a los movimientos (de sillas) presidenciales, qué podemos decir los seguidores del Sevilla FC sino reconocer que nuestro club es desde hace muchos años una compañía, una sociedad anónima deportiva, en la que quienes mandan son los titulares de las acciones. Hace tiempo que los aficionados solo podemos hacer presión, que no votación. Sin embargo, sorprende, asusta, preocupa, que “los americanos” tengan la posibilidad de influenciar sobre los destinos de un club que hasta ahora pensábamos que se había mantenido al margen de inversores externos a los que lo único que les suele interesar, para eso vienen, es ganar dinero, y cuyo dudoso sevillismo será como mucho adoptado, cuando no impostado o de dudosa procedencia. Si el verano pasado trajo movimientos accionariales poco transparentes a ojos de los sevillistas, que nunca supimos en qué quedaron salvo en el caso de los propios interesados, hoy sabemos algo más, y eso de que el Sevilla FC no se vendía era relativo, o algo que nos íbamos a tener que tragar a plazos. Pensar en el jeque malaguista, en el dueño del Espanyol o el del Valencia, por poner ejemplos cercanos sin necesidad de remitirnos a aquel personaje que se hizo dueño del Racing de Santander, hace que se me pongan los vellos como escarpias. Porque mirarse en esos espejos hace que la imagen se turbie de puros nervios por los antecedentes.

No obstante, la realidad es la que es, y lo que suceda ya se verá. Por nuestra parte, no nos vamos a decantar en nuestras preferencias por ningún candidato. Pero, si regresa Del Nido, solo esperamos que no sea aquel que se iba a comer leones del rabo a la cola y que tanta antipatía provocó. Para cualquier seguidor del Sevilla FC el único indispensable es don Ramón Verdejo.

En cuanto a Banega, asistimos a un nuevo capítulo contra la periferia cuando amenaza con hacer algo de sombra al poder establecido. La corte siempre prefiere vasallos, a ser posible bufones que hagan mucha gracia y poco daño. Nuestro centrocampista no estaba haciendo nada malo o ilegal durante sus vacaciones, nada que estuviera prohibido. Otra cosa es que, con la que está cayendo, con los rebrotes propios de la nueva, o quizás vieja, subnormalidad de este país, la legalidad no debería haber claudicado a la presión de los empresarios del ocio nocturno, sector que tiene mucho que ver con los rebrotes de la pandemia y con otras oscuridades adicionales de la noche. Pero ese es otro tema. De Banega solo podemos decir que tuvo mala suerte al estar en una discoteca en la que se ha sabido que tuvo lugar uno de los muchos rebrotes que avergüenzan este país, un país que ha estado a punto de irse al carajo en Bruselas, asfixiado por nuestros hermanos calvinistas del norte, pero que aun así se resiste a aprender la lección. Un país de subnormales profundos sin mascarilla, para los que las más de treinta mil víctimas no solo les han importado un pimiento, no he vuelto a decir un carajo por no repetir, sino que los han revestido de un aura de inmortalidad. Sí, esa es una de las características propias de tontos y carajotes, que se creen inmortales.

Banega estuvo en el lugar equivocado y ahora toca vigilarle para que no nos haga “un Fuenlabrada” en versión europea. Pero que no nos engañe el ataque feroz de los medios del régimen. Del sur solo puede venir jarana y pandereta, y todo lo que sea percibir que podamos algún día convertirnos en una amenaza para la ciudad estado se traducirá en persecución. Ya estamos viendo el vergonzoso papel que están cumpliendo muchos medios de comunicación en lo referente a bulos y falsedades en la política doméstica, como para no pensar en posibles estrategias desestabilizadoras para generar convulsiones tanto a ras de césped como a ras de mármol. Aquí hay mucho patriota al que le jode que quienes están destinados a ser sus criadas lleguen a ser algo.

Ojalá que las pruebas que se le hagan a Éver Banega sean negativas y las aguas vuelvan a su cauce, para que así el equipo se concentre exclusivamente en el desafío de traerse el sexto paragüero a Sevilla. Mientras eso ocurre, le rogaría a la esposa de nuestro fantástico centrocampista que guardara el móvil en algún lugar recóndito de la casa, o al menos se dé de baja de las redes sociales por un par de semanas, porque vaya afición que tiene a tenernos el alma en vilo. Que podamos tener la fiesta en paz, que disfrutemos de lo que pueda llegar y que disfrutemos de unos días de sosiego antes de asistir al último torneo de la temporada, que mucho me temo no será la UEFA sino una especie de OPEN USA de tenis, con los seguidores del Sevilla FC mirando a un lado y a otro de la pista, entre Del Nido y su amigo americano contra el presidente que nos trajo desde Utrera las tres últimas Europa League.

Mientras todo esto ocurre, un servidor se va a ir de vacaciones con Jul y Gan. Todavía no sabemos a dónde vamos, porque fuera del país no nos quieren y dentro está la cosa como para cruzarse con un compatriota. Sea como fuere, ojalá que todos los frentes que tenemos abiertos tengan un final feliz. Hasta muy pronto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.