domingo 16 mayo 2021
31.8 C
Seville

El último gol

¿Has visto esto?

Joaquín DHoldanhttp://www.lacolinadenervion.com
Escritor y dramaturgo nacido en Montevideo y radicado en Sevilla "El Derbi Final" "Estuario" "Cómo desactivar a un hombre bomba", son algunas de sus obras Conduce el programa "Diálogos Comanches" en Neo Fm 90.4

Nadie podía detenerlo. Bob Marley corría por la banda con el balón pegado a los pies. Los jugadores contrarios se tiraban al cruce, trataban de acorralarlo, lo perseguían desesperados, pero el músico y jugador de fútbol, como si de una canción de reggae se tratase, los hacía bailar a su ritmo. Al borde del área un defensa trató de trancar su trayectoria pero apartó el balón con un leve toque de la punta de su pie. Entonces sintió por primera vez aquel extraño dolor. El rival, impotente, lo pisó, Bob cayó, pero lejos de las modas imbéciles del fútbol moderno de apostar por el penal, se puso de pie hábilmente y ante la mirada atónita de todo el campo, cruzó un zurdazo que clavó el balón en el ángulo.

La pequeña herida en su dedo gordo no terminaba de curarse. Semanas después, luego de un concierto, volvió a sentir el ardor de la pequeña lesión que atribuía a esa jugada. Cuando por fin fue al médico supo la verdad. Tenía cáncer. Un melanoma acral lentiginoso. Pero Bob tenía mucho trabajo, conciertos cerrados, una gira por Europa y una enorme comunidad que mantener. Por eso decidió posponer su tratamiento.

Cuatro años después, durante una gira europea, su estado empeoró. Tenía metástasis extendidas por todo el cuerpo. En Alemania decidió volver a su tierra. Durante el viaje en avión, cruzando el Atlántico su estado se puso crítico. Bob Marley supo que iba a morir. Sintió como fallaban todos sus órganos, pero con su último aliento decidió que si tenía que dejar este mundo, iba a hacerlo a su forma, y en Jamaica.

La muerte intentó atraparlo pero no podía detenerlo. Bob Marley corría por la banda con el balón pegado a los pies. La muerte se tiraba al cruce, trataba de acorralarlo, lo perseguía desesperada, pero el músico y jugador de fútbol, como si de una canción de reggae se tratase, la hacía bailar a su ritmo. Al borde del área  trató de trancar su trayectoria pero se apartó  con un leve toque de la punta de su pie. El rival, impotente, lo pisó, Bob cayó, pero lejos de las modas imbéciles del fútbol moderno de apostar por el penal, se puso de pie hábilmente y ante la mirada atónita de todo el campo, cruzó un zurdazo que clavó el balón en el ángulo. Miró el cielo de su país desde la ambulancia que lo llevaba al hospital. Sintió el abrazo de su gente festejando su último gol.

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

spot_img

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Por qué Thauvin no jugará en el Sevilla FC la próxima temporada

El próximo 30 de junio, Florian Thauvin acabará su contrato con el Olympique de Marsella. El francés ha sido...

Antes de irte... mira esto:

spot_img

Los contenidos de La Colina de Nervión están protegidos por copyright y su reproducción total o parcial no está permitida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad