Zidane, durante la rueda de prensa posterior al partido contra el Bayern | Imagen: Eduardo Munoz AP Images for International Champions Cup

Echando la vista atrás podemos analizar al rival sevillista en la Supercopa y ver cómo se proclamó campeón de la Champions. Cabeza de serie en el grupo A, sus rivales fueron PSG,  Shakhtar y Malmöe. Acabó primero de grupo ganando cinco partidos y empatando uno, con ese grupo era el favorito. Ni el PSG tendría que haber sido obstáculo para los madrileños. La superioridad del conjunto francés en su competición casera siempre le ha restado competitividad en Champions. No obstante, el Madrid empató a cero en París y ganó por la mínima, en el Bernabéu, al conjunto francés. El Shakhtar estuvo a punto de remontarle cuatro goles. Mientras, el Malmöe cumplió perfectamente su papel de cenicienta del grupo (21 goles encajados en seis partidos).

Eliminatorias

En octavos el equipo madrileño tuvo la suerte de cara: Real Madrid vs Roma. El equipo italiano era bastante inferior al madrileño y aunque perdieran los dos encuentros por el mismo resultado, 2-0, el Real Madrid lo pasó muy mal, sobretodo en su casa, donde los italianos fallaron ocasiones de todos los colores. Conforme avanzó la competición, los rivales debían ser mas potentes, pero el Madrid volvió a tener suerte.

Esta vez el sorteo deparó, en cuartos, al Wolfsburgo alemán. Un equipo correoso, organizado tácticamente y poco más. Técnicamente, muy flojos, pues en el partido de ida, el equipo alemán dio un baño de fútbol y garra… y se impuso 2-0 a los madridistas. Saltaron las alarmas y hubo que recurrir a la épica. Llamamiento a la afición, Juanito…. para remontar un 2-0 a un equipo que en la Bundesliga deambulaba en mitad de la clasificación. Lo consiguieron. Ganaron en el Santiago Bernabéu 3-0.

El Madrid pasó a semifinales junto a Bayern de Múnich, Atlético de Madrid y City. Dos cocos y una perita. Curiosidades del destino hacen que la perita en dulce sea para el conjunto merengue. La ida de la semifinal se jugó en Manchester y el resultado fue 0-0. En el partido de vuelta, el Madrid se clasificó para la final, ganando 1-0 a los ingleses. 

Final

Una vez clasificados para la final, con mas pena que gloria, la cosa cambió. En frente, tenían a todo un Atlético de Madrid que había dejado por el camino a Barcelona y Bayern Múnich . El conjunto colchonero era el máximo exponente de lo que significaba jugar en equipo y tener rigor táctico. Muy serios en defensa, letales a la contra y a balón parado. En la final volvió a aparecer la suerte en el lado madridista. En el minuto 14, Ramos marcó en posición ilegal, pero el gol subió al marcador. Se llegó al descanso con un conjunto merengue encerrado atrás por su rival, pero ganando 1-0.

Tras la reanudación, Grizmann tiró al larguero un penalti a favor, señalado en el primer minuto. Los blancos seguían con la diosa fortuna a su lado. El equipo de la ribera del Manzanares encerró a su rival en el área y en el minuto 79 llegó el empate. Tras una prórroga en la que el físico no acompañaba a ninguno de los contendientes, el resultado no se movió y se llegó a los lanzamientos de penalti. De nuevo, el azar del lado madridista. Juanfran falló su lanzamiento y Cristiano no perdonó el suyo. 

El Real Madrid tuvo la Liga perdida, pero los continuos tropiezos del Barcelona y la fortuna con algún que otro arbitraje (por ejemplo, el empate a uno en el Benito Villamarín donde el árbitro concedió un gol ilegal a los blancos) les dieron la posibilidad de pelear por el título. Finalmente, lo ganó el Barcelona.

Las ausencias debilitan

Contra el Sevilla, los madridistas no podrán contar con jugadores importantes. Keylor Navas y Pepe, en la retaguardia, y Kroos, Bale y Ronaldo tampoco serán de la partida. Si con los mejores en el terreno de juego han logrado un título a base de suerte, con varios titulares fuera del once… la cosa no tiene visos de ir a mejor. De ahí que Zidane tenga razón al decir que el Real Madrid no es favorito. Cuenta con el único refuerzo de Morata, pero también con las molestias de Benzema, que le han impedido jugar durante la pretemporada. Jugadores clave, titulares, que no van a estar. Isco y James, desaparecidos en pretemporada. En frente, un Sevilla que va a saltar al campo a morder desde el inicio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.