lunes 26 julio 2021
22.6 C
Seville

El derbi del centenario

¿Has visto esto?

Manuel Machucahttp://www.tresmilviajesalsur.es/
Escritor nacido en Sevilla. Ha publicado tres novelas, una de las cuales, "Tres mil viajes al sur", ha sido finalista del Premio Ateneo de Sevilla. Ha participado y coordinado la antología de relatos "El derbi final"

Qué quieren que les diga. La victoria del Sevilla Fútbol Club frente al Real Betis Balompié nos ha hecho muy felices en casa. Tanto como en la suya, imagino, porque esta vez no era solo frente al mejor equipo del sur de la ciudad, sino ante un buen equipo también.

La previa comenzó con nervios. Jul y Gan bajaron a nuestra mascota Coke23 a hacer sus necesidades antes del partido cuando vieron llegar al primo de nuestro vecino. Intuimos que venía a ver el derbi porque ya lo hizo el día de nuestro partido de Copa del Rey frente al Barcelona. Hoy repetía, esta vez enfundado en una camiseta antigua de su equipo. Si aquel catastrófico miércoles el primo del vecino venía de incógnito, esta vez se había venido arriba y vestía con una camiseta de la marca que en su día patrocinaba donmanué el del busto.

Tenemos que reconocer que a nuestro vecino y a su perro Hulio17 le tenemos afecto. Es cierto que cuando festejan hace mucho ruido, pero, qué quieren que les diga, eso es algo entrañable. Son tantos los disgustos, los suyos propios y los que nuestros éxitos le causan, que cuando llega algo bueno, y ahora su equipo llevaba una estupenda racha, lo tiene que celebrar como si hubieran ganado lo más grande.  Qué sé yo, un Colombino mismo. Pero aparte de eso, el hombre no se ceba con las desgracias ajenas. Puede que le duelan nuestros triunfos, pero no se ríe de las derrotas. En cambio. el primo…

El primo tiene muy mala leche. Todavía tenemos clavado en el alma el grito que dio al marcar Piqué en el descuento no hace ni dos semanas. Es un tipo dañino, una mala persona que, a falta de victorias propias, busca la felicidad en la derrota o en la desgracia de los otros. Todavía nos duele. Por eso, cuando lo vieron bajarse del coche, mis amigos y compañeros Jul y Gan no pudieron disimular su enojo. Y más aún cuando el tipo se dirigió a ellos y les dijo que venía a ver el partido a casa de su primo porque le traía buena suerte.

Eso me contaron indignados cuando regresaron del paseo con Coke23, poco antes de que comenzara el partido. Jul estaba realmente enfadado, y nada más subir a casa volvió a bajar a tirar la basura, aduciendo que necesitaba templar los nervios. Mientras esperábamos a que subiera de nuevo, traté de cortar unas tapitas para comer algo mientras veíamos el partido, pero tuve que desistir al no encontrar por ninguna parte el único cuchillo bueno que hay en la casa. De hecho, no lo encontré hasta el intermedio del encuentro entre el Sevilla Fútbol Club y el Real Betis, cuando me di cuenta de que estaba sobre la mesa de la cocina, en un lugar más que visible y que no me explicaba cómo no lo podía haber visto antes.

            Serán los nervios— me dije.

Vimos el partido y no escuchamos ningún ruido en la casa de al lado. El apartamento del vecino era un sepulcro, una casa de ejercicios espirituales. Nosotros, en cambio, gritamos, vaya si gritamos. Porque habían marcado los nuestros, que quede claro. La verdad es que gritamos el gol, pero no solo el gol. Porque, las cosas como son, lo pasamos regular. Entre los goles que fallamos y los ataques de los otros, revoloteó más de un fantasma alrededor de nuestra cabeza. Los antecedentes de la semana tampoco habían sido los mejores, y por mucho que el equipo volviera a lucir las señas de identidad que mostró en Dortmund, temíamos que en cualquier jugada todo se fuera al traste. Pero no pasó, porque el equipo ha aprendido una dura lección en los últimos diez días y parece que no quiere volver a caer en los mismos errores.

Jul vio el partido del Sevilla Fútbol Club como si estuviera con los Biris, todo el tiempo de pie, nervioso perdido. Todos lo pasamos mal, porque esto no es como hace unos años y parece que los vecinos quieren dejar de ser el equipo simpático de la ciudad y hacer algo más. Pero ganamos y pusimos tierra de por medio. Y ojalá el miércoles seamos capaces de poner más tierra de por medio aún ante un equipo que nos mojó la oreja hace nada y que el sábado se lo puso tan difícil al Real Madrid.

Terminó el partido y suspiramos. Iba a comenzar a hablar Joan Jordán en la tele, cuando decidí bajar a Coke23 a la calle y así tomar el aire fresco para templar los nervios. Allí me encontré al primo junto a su coche, observando las ruedas del coche.

— ¿Qué te ha pasado, hombre? Parece que han pinchado como tu equipo— le dije.

— Ahora no voy a poder volver a casa— se lamentó.

— No puedes, miarma. Ni con ruedas ni sin ellas. A esta hora tenemos que estar confinados. Mejor vete a casa de tu primo a dormir, que mañana será otro día. Y si quieres una pastillita para dormir, nos llamas a la puerta.

Y para arriba que se fue. En el fondo me dio pena verlo entrar tan triste en el portal. Otro año igual, pensaría.

— Lo siento— le dije—, pero el cambio de ciclo tendrá que esperar.

Ni siquiera se dio la vuelta.

Seguí paseando un poco y, de regreso, Coke 23 se acercó al coche del primo antes de subir. La meada que echó sobre las ruedas del coche iluminaron un extraño y alargado costurón en el neumático. Tan grande como el que le hizo En-Nesyri a la defensa en el derbi centenario.

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ver más

  • Responsable: A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Erik Lamela ya está en Sevilla

El futbolista argentino Erik Lamela será, a falta de hacerse oficial, la segunda incorporación del Sevilla FC durante el...

Antes de irte... mira esto:

spot_img

Los contenidos de La Colina de Nervión están protegidos por copyright y su reproducción total o parcial no está permitida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad