👉🏻#CompartimosAfición 👈🏻

Compartimos Afición

Array

Desde 1962, imbatido en las finales

spot_img

¿Has visto esto?

Es un hecho que, cuando el Sevilla llega a una final, es sinónimo de triunfo. Así ha ocurrido en las seis veces anteriores, entre las finales de Europa League y Copa del Rey. Habría que retroceder en el tiempo cincuenta y cuatro años, exactamente hasta el año 1962, para encontrar la última derrota del equipo de Nervión en una final. Fue en la entonces llamada Copa del Generalísimo ante el Real Madrid, en el Santiago Bernabéu, en un partido con un trágico desenlace, en el que un gol de Puskás en el último minuto mandó el título a las vitrinas de los merengues.

En la década de los 60 el Sevilla entraría en una difícil situación económica que le obligaría a desprenderse de sus mejores jugadores, mermando así la calidad de la plantilla y, por consiguiente, traduciéndose en una crisis deportiva que se prolongaría hasta los años setenta. No obstante, el equipo de la temporada 61-62 aún conservaba algunas cotas de calidad que le habían caracterizado la década anterior. Terminó sexto en la tabla y fue finalista en la Copa, circunstancias que le permitieron participar en la Recopa de Europa en la temporada siguiente.

En su camino hacia la final, no exento de dificultades,  los sevillistas eliminaron primero al Celta en dieciseisavos de final, en octavos dejaron fuera al Betis y en la eliminatoria de cuartos de final fue necesario recurrir a un partido de desempate para imponerse al Tenerife. Curiosamente, la semifinal frente al Valencia fue el partido en el que pasaron menos apuros, venciendo  por un cómodo 5-2 global a los valencianistas.

En la final esperaba el poderoso Real Madrid de Puskás, Gento y Di Stefano, un equipo de ensueño que ese mismo año ganaría la liga y jugaría también la final de la Copa de Europa ante el Benfica, en la que caería derrotado. Ante 90 mil espectadores que abarrotaban el estadio de Chamartín aquel caluroso 8 de julio de 1962, el Sevilla, con camiseta roja, no se arrugó en absoluto. Campanal, José Luque, Ruiz Sosa y Enrique Mateos eran alguno de los jugadores que, junto con extranjeros como el argentino José Carlos Diéguez y los paraguayos Ignacio Achúcarro y Juan Bautista Agüero, componían el once de los nervionenses aquella tarde. Tras una primera parte sin goles, fue el delantero argentino el encargado de abrir la lata y adelantar al Sevilla en el marcador, en el inicio de la segunda parte. Pero en un fatídico cuarto de hora final, dos goles del hispano-húngaro Puskás, uno en el minuto 76 y otro en el 90, derribaron todas las ilusiones de los sevillistas de traerse a la capital de Andalucía la que hubiese sido su cuarta Copa de España.

Aquella fue la última vez que el Sevilla perdería una final. Anteriormente había sucumbido en otra final copera en 1955, esta vez ante el Athlétic de Bilbao. Esas han sido las únicas dos veces en las que los rojiblancos no han alzado el trofeo.  En las otras tres finales de Copa que disputó ante el Sabadell en 1935, Racing de Ferrol en 1939 y Celta en 1948, el conjunto sevillista logró campeonar.

Un equipo ganador 

El pasado 10 de mayo se cumplieron diez años de la conquista de la primera Copa de la UEFA, en aquella mágica noche en el Philips Stadium de Eindhoven. Aquella fecha fue el inicio de una segunda época llena de éxitos para el Sevilla y fue durante aquella temporada en la competición continental, donde aprendió a competir, a jugar las eliminatorias marcando los tiempos y llevando la manija de los partidos, a sufrir cuando tocaba sufrir, demostrando una fiabilidad y una solvencia de las que muy pocos equipos en el continente pueden presumir.

No es una casualidad que en las vitrinas del Ramón Sánchez Pizjuán haya cuatro Copas de la UEFA, como tampoco lo es que, la del próximo 18 de mayo, sea la tercera final consecutiva en la Europa League para el equipo de Unai Emery, algo que no ha hecho ningún otro club del viejo continente. Es la prueba evidente de que aquel título que levantó Javi Navarro en 2006 cambió la filosofía de este equipo para convertirse en un club ganador.

Desde aquella final pretérita de Madrid, cada vez que el Sevilla ha disputado el desenlace de una competición, ya sea en la Europa League, ya sea en la Copa del Rey, la victoria ha caído del lado de los sevillistas. Middlesbrough, Español, Getafe, Atlético de Madrid, Benfica y Dnipro se han rendido ante la superioridad de los hispalenses. Ahora vienen dos gigantes del fútbol europeo, el Liverpool, curtido en mil batallas y con una amplia experiencia en competiciones europeas, y el Barcelona, el equipo que mejor ha jugado a este deporte en la última década. Que siga la racha a favor del Sevilla. 

 

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ver más

  • Responsable: A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Moussa Dembélé, otra opción para el ataque

La prioridad en este mercado de fichajes para el Sevilla FC pasa por reforzar el ataque. Así se lo...

Antes de irte... mira esto:

spot_img
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad