Cuando un equipo de fútbol sale campeón da la vuelta al terreno de juego con su trofeo en alto. Pocos saben que esa tradición, ese festejo, es un invento uruguayo.

El término surgió en los Juegos Olímpicos de París en 1924, luego de que el equipo uruguayo de fútbol obtuviera la medalla de oro. Uruguay participaba por primera vez de una competición intercontinental, y eran toda una novedad para los espectadores europeos, que en un principio se burlaban de los desconocidos sudamericanos, pero luego se sintieron atraídos por el maravilloso fútbol que practicaban los uruguayos, que derrotaron a sus rivales con suficiencia. El público entonces empezó a seguir al equipo de Uruguay con entusiasmo.

Cuando terminó el encuentro final frente a la selección suiza, con un contundente 3:0, los uruguayos agradecieron el apoyo de la afición francesa dando una vuelta al terreno de juego para saludar a los espectadores, que los aclamaban y les tiraban flores. Desde entonces, esta ceremonia de celebración realizando una vuelta por el terreno de juego se hizo costumbre en cada campeonato de fútbol. Por esto, el 9 de junio de 1924  se conmemora el «Día del Fútbol Sudamericano».

El club uruguayo Defensor Sporting tiene la costumbre de realizar la vuelta olímpica al revés, es decir en sentido horario, cada vez que obtiene un campeonato. Esta tradición se originó en 1976 cuando el club salió campeón y dio la vuelta olímpica en sentido contrario, desafiando la tradición. Esa fue la primera vez en la historia del fútbol profesional en Uruguay que un club de los denominados «chicos» (es decir, ni El Club Nacional de Fútbol ni el Club Atlético Peñarol) ganaba el campeonato. Cabe aclarar que también se cree que fue un gesto en contra del gobierno dictatorial que gobernaba en Uruguay en aquel entonces. 

En el partido contra la Juve, sucedió algo que nos desafía a buscar esa vuelta, y a darla en sentido contario. Un amigo, muy sabio en fútbol, dice que la función del árbitro es asegurar que gane el mejor. Muchos entrenadores, declaran que “no hablan de los árbitros”. Es correcto, no hay discusión más inútil. A mí tampoco me interesan esos debates. Pero me revolucionan bastante las injusticias. Y si soy sincero, ese partido me trajo a la mente la idea de lo bueno que sería para el fútbol moderno que un equipo como el nuestro ganara la liga, o la Champions. Y lo preocupado que estarán los dirigentes de la FIFA, la CONMEBOL, o los empresarios del fútbol, si esas copas las levantamos nosotros.

Les cuento una: un periodista argentino afirmó que su selección iba a ir al Mundial. Mejor dicho, Messi, Neymar, CR7, ellos van a ir al mundial. Sería económicamente inconcebible un mundial sin ellos. No importa si Argentina va séptima o tenga que jugarse el puesto con Oceanía. No pueden permitirlo. Lo mismo pasa con algunos equipos europeos. Van a estar en los octavos y cuartos de la Champions, seguro, salvo que se crucen con un equipo rebelde, que no está en sus cuentas.

Cuando alguien los desafía, hay que estar preparados. Un jugador de la Juve, Evra, (cuando jugaba en Inglaterra) hizo que suspendieran a Suárez (en esos tiempos en Liverpool) por insultos racistas. Vean la alineación de la selección uruguaya, vean a los amigos de Suárez. Uruguay está hecho de cultura africana (nuestra principal música es el Candombe, por ejemplo). El caso era borrarlo, aún así fue bota de oro. Y aunque un inglés lo lesionó de un golpe, tuvo que ser operado y llegó al mundial, y sacó del mismo a Inglaterra y a Italia. Pero a otro jugador Ciellini, lo mordió en un forcejeo, al italiano no le pasó nada, siguió jugando, no lo lesionó ni mucho menos. Aún así, le aplicaron la mayor sanción en la historia del fútbol (hasta Ciellini dijo que le parecía excesivo) Al jugador de Colombia (compañero de Cuadrado y James) que casi le parte la espalda a Neymar (de hecho no pudo seguir en el mundial), le sacaron tarjeta amarilla… ¿Por qué les hablo de Suárez? Más allá de él. Les hablo de un caso donde se rompen los intereses establecidos. Casualmente los veía el otro día siendo favorecidos por el árbitro y me trajo estas anécdotas a la cabeza. Y aunque íbamos perdiendo yo tenía la sensación-hermosa- de que le podíamos dar la vuelta a esa injusticia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C. .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.