Celta 1 – 1 Sevilla. Un punto… y gracias

    0
    100
    Fazio ve la tarjeta roja en Balaídos | Imagen: LFP

    Segundo partido de los tres en ocho días que disputarán Celta y Sevilla, entre Liga y semifinales de la Copa del Rey. En el anterior partido, los de Emery golearon 4-0 al Celta, en el Sánchez Pizjuán. Fue en el partido de ida de semifinales y cuya vuelta se celebrará el próximo jueves. Ahora, los sevillistas tenían entre manos la oportunidad de afianzarse en puestos europeos y recortar distancia con los puestos de acceso a la Liga de Campeones, merced a los tropiezos de Eibar y Villarreal, además de lo que supondría vencer a un rival directo como es el Celta de Berizzo.

    Primera parte con premio

    Una primera parte muy bronca, sin vistosidad en el juego, es lo que protagonizó los primeros cuarenta y cinco minutos del partido de Liga en Balaídos. Los gallegos plantearon un partido similar al que se vivió el pasado jueves, con el equipo titular, salvo Orellana y Nolito, pero con la misma suerte de cara a la portería contraria. Por su parte, el Sevilla llenó de rotaciones su once e incluso debutó Fazio esta temporada con el club nervionense. Rojiblancos y celestes se repartieron las ocasiones y las llegadas en la primera parte. Las subidas de Mariano y Escudero por ambas bandas protagonizaron el ataque sevillista, tratando de surtir balones a Fernando Llorente. Las primeras ocasiones fueron para el lateral sevillista y para el centrocampista danés Wass, que se acercaron con peligro a las porterías, pero sin brillo. Lo que si brilló en la primera parte fue la actuación del árbitro del encuentro. Velasco Carballo sacó hasta seis tarjetas amarillas (dos a Fazio, con la consiguiente expulsión) aún sin verse acciones peligrosas o sucias sobre el verde del estadio del Celta. En medio de tanta tensión, el Sevilla sufrió la cara y la cruz del partido; Fazio fue expulsado en el minuto 24, por doble amarilla y también consiguió adelantarse en el marcador al borde del descanso. Un córner, sacado por Reyes, fue rematado por Llorente. El balón fue rechazado por la defensa, pero se le quedó muerto a Carriço que aprovechó la ocasión para fusilar la portería viguesa y conseguir el primer gol, en el minuto 42. Quizás el equipo visitante se merecía el tanto un poco más que los locales, pero de nuevo, es un jarro de agua fría que recuerda al gol antes del descanso que consiguió el equipo de Unai en el partido del pasado jueves en Copa.

    La segunda parte siguió por los mismos derroteros que la primera. Un juego sin continuidad, con ataques repartidos para ambos equipos y, quizás, con más peligro en el ambiente cuando, en los primeros compases de esta segunda parte, el que atacaba era el Sevilla. Sin embargo, el equipo hispalense se fue difuminando poco a poco y sus líneas dieron un pasito atrás. Por delante en el marcador y con un jugador menos, los sevillistas se centraron en defender el resultado y tratar de sorprender a la contra o en jugadas a balón parado, como en el minuto 62, merced a un cabezado de N’Zonzi que se estrelló en el palo. El Celta, por su parte, siguió atacando y llegando al área de Sergio Rico. Apretó mucho el ritmo y la presión sobre la meta sevillista y así, en el minuto 64, consiguió el fruto buscado. Claudio Beauvue acertó a rematar, desde el borde del área pequeña, un pase raso que puso Wass desde la banda derecha del ataque celtarra. Volvieron así las tablas al marcador del Municipal de Balaídos. El Celta puso sobre el césped sus mejores momentos del partido. Otra internada de Wass en el área sirvió para poner un pase atrás que Guidetti estuvo a punto de mandar a puerta, pero la defensa sevilista consiguió achicar el peligro.

    Monólogo del Celta

    Alcanzada la media hora de partido, el encuentro se convirtió en un monólogo del Celta. Aspas, por tres veces, y Pablo Hernández disfrutaron de buenas ocasiones para adelantar a su equipo en el electrónico. El Sevilla, por su parte, no sabía que hacer con el balón. La posesión no le duraba y cuando tenían el balón no había opciones de juego. Un córner en el minuto 77 fue la única aparición reseñable del equipo de Unai en ataque durante la segunda parte, en medio de una avalancha viguesa que asedió la portería hispalense. Los del Toto Berizzo lo intentaron de todas las maneras posibles y los de Emery perdían el balón en cuanto lo recuperaban. Se tornaba imposible mantener el empate, pero el marcador ya no se movió puesto que el Celta tampoco supo aprovechar todas las ocasiones creadas.

    Sigue el Sevilla, por tanto, sin conocer la victoria fuera de casa en Liga en esta temporada. Ahora toca volver a enfrentarse al Celta de Vigo, esta vez en la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey y con un marcador a favor de 4-0. Debe ser suficiente para colarse en la final, donde espera el FC Barcelona.


    Ficha técnica

    Celta de Vigo (1): Sergio; Jony (Guidetti, m. 61), Cabral, S. Gómez, Planas; P. Hernández, Radoja (Marcelo Díaz, m. 61)Wass; Beauvue, Aspas y Bongonda.

    Sevilla FC (1): Rico; Mariano, Rami, Fazio, Escudero; Carriço, Nzonzi; Reyes, Krohn-Dehli, Konoplyanka (Vitolo, m. 58); y Llorente.

    Goles: 0-1, m. 43: Carriço. 1-1, m. 63: Beauvue.

    Arbitro: Velasco Carballo (Comité Madrileño). Amonestó a Sergi Gómez, Bongonda, Konoplyanka, Aspas, Escudero, Sergio Rico. Expulsó a Fazio, por doble amarilla, en el minuto 25.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Información básica sobre protección de datos Ver más

    • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
    • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
    • Legitimación Su consentimiento.
    • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
    • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
    • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.