lunes 19 abril 2021
14.6 C
Seville
Array

Carta a Pablo Machín

¿Has visto esto?

Manuel Machucahttp://www.tresmilviajesalsur.es/
Escritor nacido en Sevilla. Ha publicado tres novelas, una de las cuales, "Tres mil viajes al sur", ha sido finalista del Premio Ateneo de Sevilla. Ha participado y coordinado la antología de relatos "El derbi final"

Querido don Pablo:

Hace un año debutamos en estas páginas con una carta a Eduardo Berizzo, en la que le dábamos la bienvenida a nuestro club, le deseábamos mucha suerte, porque la de ustedes los entrenadores también es la nuestra.

Queremos decirle que nos ha gustado mucho la humildad con la que ha venido y, cómo no, con la ambición de ganar. Este club ha crecido mucho en los últimos años, pero aún conserva, y esperamos que por mucho tiempo, a pesar de la cura a la que nos han sometido este año, su carácter sencillo. Sí, hemos ganado muchos títulos desde que un día supimos que los sueños se podían cumplir, pero nunca, al menos hasta esta última temporada, dejamos de ser conscientes de que ha sido el esfuerzo y la lucha la que nos llevaron al éxito.

Fíjese en un detalle, en el Himno del Centenario que nos regaló El Arrebato, considerado como uno de los cánticos deportivos, no solo de fútbol, más importantes del mundo. ¿Por qué lo es? No porque la música sea bonita, pegadiza, ni por la voz alegre del cantante, sino porque su autor, un gran sevillista, supo reflejar en su letra el alma de los que sentimos los colores. Sí, la Giralda, el símbolo de los sevillanos, se siente orgullosa de ver al equipo en el Sánchez Pizjuán. Y también dicen que nunca se rinde. El himno no habla de hazañas épicas, quizás porque las que se dieron quedaban lejanas en el tiempo en el momento que Labandón lo escribió, pero también porque nuestro mayor orgullo es no rendirnos. Por eso lo hemos pasado tan mal este año, porque hemos visto al equipo bajar los brazos, porque nos dimos cuenta de que en los despachos se había perdido el norte, porque muchos de los que vinieron no sabían a donde llegaban sino únicamente lo que les pagaban. Y aquí lo que queremos es ver nuestra camiseta sudada.

No hará falta que le digamos que queremos ganar títulos, obvio, pero también que somos conscientes de que para que sea posible, lo primero será no bajar los brazos a las primeras de cambio, lo que sucedió en el pasado campeonato liguero más de una vez. Y claro que queremos copas, pero en este país, tercero de Europa en pobreza infantil, con unas enormes desigualdades sociales que no nos hacen rebelarnos, el fútbol es cosa de dos cuya avaricia sobrepasa nuestras fronteras, hasta el punto de que tengan la capacidad de elegir a su antojo a los jugadores que vayan a defender sus escudos. Como muestra, el botón de la prensa deportiva madridista, perdón, madrileña, encaprichada con Neymar, o la barcelonesa con Griezmann. Usted sabe perfectamente que si Lenglet o N’Zonzi continúan a sus órdenes la próxima temporada será por obra y gracia del Espíritu Santo, y que en un club como el nuestro, volver a empezar no es solo una mala película de Garci.

Este año, don Pablo, le hemos visto las orejas al lobo de la despersonalización. No queremos volver a pasar por ello. Sé que don Joaquín Caparrós se lo ha dejado bien clarito, que se lo recordará cuantas veces sea necesario. Nosotros, también, y quería recordárselo hoy, en un momento en el que la prensa deportiva no hace sino lanzar globos sondas sobre fichajes estrella con tal de vender periódicos o clics en sus páginas digitales, como aquella legendaria serpiente de verano que era la posible aparición cada verano del monstruo del Lago Ness en épocas ayunas de noticias. Fichen, pero sobre todo, ame. Y haga que amen a quienes vengan. Porque encariñarse con gente sencilla como la de su nueva afición es muy fácil. Somos de buen conformar, tan solo nos falta la paciencia con los que vienen a llevárselo calentito. Por ahí no pasamos.

Ojalá le vaya bien, porque tiene pinta de ser buena gente, y la buena gente se merece que le vaya bien. Nos agrada mucho que no haya venido con las maracas del otro Machín ni con gardenias para halagarnos. Y cuide de los niños, nos encantaría volver a ver a la gente que ha mamado carretera de Utrera vestirse en Nervión.

Afectuosamente,

Jul y Gan

Negro escritor: Manuel Machuca

¿Te gusta La Colina de Nervión? Apóyanos

A partir de solo 1€ puedes apoyar al único periódico que te informa solo y exclusivamente sobre el Sevilla FC. Tu apoyo contribuye a proteger nuestra independencia y nos permitirá poder seguir ofreciendo un periodismo de calidad y abierto para todos los lectores. Cada aportación, sea grande o pequeña, es muy valiosa para nuestro futuro e irá destinada directamente a los componentes de la redacción de La Colina de Nervión.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esto te interesa

¡Lo último!

Los números para la historia del Sevilla FC de Julen Lopetegui

El Sevilla FC ganó otro partido fuera de casa y continúa en la pelea por LaLiga batiendo registros guiado por Julen Lopetegui. El equipo andaluz, de la mano del entrenador vasco, se ha convertido en el mejor de todas las ediciones del campeonato en la jornada actual. Además, es el técnico con más victorias a domicilio en el presente siglo y en la presente temporada ya ha igualado el registro como visitante de la pasada campaña. Julen Lopetegui es de la idea de que los récords están para romperlos.

Antes de irte... mira esto:

spot_img

Los contenidos de La Colina de Nervión están protegidos por copyright y su reproducción total o parcial no está permitida.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad