Pejiño, quien sería sustituido por Carlos Álvarez, en una disputa || Imagen: Javier Barroso, La Colina de Nervión
Pejiño, quien sería sustituido por Carlos Álvarez, en una disputa || Imagen: Javier Barroso, La Colina de Nervión

El Sevilla Atlético volvía a jugar en el Jesús Navas tras la visita al Atlético Sanluqueño. En frente, una Balompédica Linense que llegaba con unos números muy parecidos al conjunto sevillista y se marchó de la misma manera que vino. Tras un partido muy disputado, hubo reparto de puntos, el cual fue totalmente revolucionado tras la salida de Carlos Álvarez.

Sin claridad

Los de Paco Gallardo saltaban al césped del Jesús Navas con la esperanza de encadenar dos victorias consecutivas, por segunda vez en la temporada. Los primeros minutos fueron un tanto alocados, en los cuales disfrutaron de ocasiones ambos conjuntos. Sobre el minuto cinco, tras una pérdida de Pedro Ortiz con el filial volcado en el campo rival, la Balompédica Linense la tuvo por medio de Tomás, lateral zurdo que dio bastante que hablar. Acto seguido, el Sevilla Atlético disfrutó de la oportunidad de abrir el marcador. Una bonita triangulación entre Mena, Diabate y Lara, dejó el balón en bandeja a este último que disparó y rozó el poste de Montoya. Minutos más tarde, una jugada prácticamente parecida pero con distinto protagonistas acabó con paradón visitante. Pejiño, Diabate y Juanpe encadenaron una serie de pases, finalizando en un tiro un tanto blando del centrocampista sevillista. A medida que pasaban los minutos, el partido se fue calmando, algo que beneficiaba a los visitantes en demasía. Los de Paco Gallardo se iban relajando en exceso, algo que aprovecharon a la perfección los badolanos. Mousa, uno de los futbolistas más destacados del conjunto de La Línea de la Concepción, aprovechó otra pérdida del filial, esta vez de Juanpe. El catalán no consiguió materializar la ocasión, pero si avisar a los sevillistas con bastante peligro. Poco a poco, los locales fueron amasando el esférico y cambiando las sensaciones de un encuentro que, en el centro del campo, tenía absolutamente dominado. Acto seguido, en el minuto treinta y cinco, los visitantes se adelantaría por medio de Danese. El centrocampista realizó una gran jugada en la que la zaga sevillista pecó de pasividad. Lejos de venirse a bajo, el conjunto de Paco Gallardo apretó, aunque si suerte de cara a portería. La falta de claridad en tres cuartos de campo provocó que, una Balompédica Linense muy bien colocada atrás, se marchara a vestuarios con un resultado favorable en su poder.

Hasta el rabo…

Los de Paco Gallardo comenzaban la segunda parte con demasiados nervios y pocas ocasiones. Causa de ello, Juanpe, uno de los más destacados del encuentro, vio dos tarjetas amarillas en apenas siete minutos. Lejos de matar el partido, los visitantes se iban encerrando poco a poco, algo que se aceleró tras la entrada de refuerzos sevillistas. Juanlu y, sobre todo, Carlos Álvarez revolucionaron un encuentro que parecía estar perdido. Ambos, aún juveniles, tuvieron el partido en sus botas, pues todas las ocasiones de peligro pasaban por las de los dos. Entrando en los últimos diez minutos de juego, el partido ya avisaba de su emoción. Los locales se volcaban arriba y, ante ello, la Balompédica Linense se guardaba las espaldas a la perfección con cinco defensas. El momento del partido, sin duda, estaba por llegar. El técnico badolano dio entrada a Kaya en el minuto 89, es decir, su último cambio. Apenas diez segundos después de su ingreso en el terreno de juego, ve la roja tras un codazo monumental a Álex Robles y, en esa misma falta, se desata la locura sevillista. Carlos Álvarez sacó la falta y el propio Álex Robles la finalizó con un derechazo directo a la red. El filial, en los cinco minutos de añadido, buscó el gol de la victoria, pero sin fortuna. Una semana más, el filial se marcha con un reparto de puntos y la sensación de haber merecido más.

Los goles

Hemos vivido en el Jesús Navas un tipo de encuentro al que nos tiene bastante acostumbrados el filial esta temporada, muchas ocasiones y pocos goles. El Balompédica Linense se adelantó por medio de Danese en el minuto 35. El centrocampista realizó una jugada un tanto maradoniana, aunque la pasividad defensiva del filial hizo el resto. El Sevilla Atlético tuvo su réplica al borde del final del encuentro. Una falta botada por Carlos Álvarez, a priori sin peligro, se convirtió en un auténtico golazo. El rechace le cayó a Álex Robles en la frontal del área y, sin dejar botar la bola, la puso en la escuadra visitante.

Lo mejor y lo peor

Sin duda, lo peor que deja el partido es la pérdida de otro jugador más para la visita a Marbella, la de Juanpe. El centrocampista fue expulsado y ya son seis rojas las que ha visto el filial desde que comenzó la temporada. A pesar de las sensaciones, el resultado fue positivo para un Sevilla Atlético que, antes del descanso, veía muy negro el hecho de puntuar. Si hay que destacar a algún jugador, este sería Carlos Álvarez. El juvenil, desde que salió al césped, revolucionó el encuentro al completo. Lo más importante, aunque sean empates, no dejar de sumar puntos en una tabla que sigue apretándose. Tras el reparto de puntos en el Jesús Navas: próxima parada, Estadio Municipal de Marbella.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here