El abismal bajón de Samir Nasri

0
133
nasri
Nasri disputa un partido de liga frente al Barcelona. Foto: Facebook Sevilla FC

El Sevilla FC pasa por un mal momento. Tras la eliminación ante el Leicester, el equipo hispalense no ha conseguido levantarse y ahora es la competición liguera la que se complica. Sin ir más lejos, tanto el empate ante el Sporting como la derrota en el Camp Nou han hecho que el Sevilla pierda la tercera plaza en favor del Atlético de Madrid. Gran parte de culpa de esta mala racha la tiene el enorme bajón de juego en algunos futbolistas. Entre ellos, se encuentra un jugador que ha sido esencial en la forma de juego del Sevilla: Samir Nasri.

El jugador francés era el faro donde se apoyaba la posesión de balón del equipo sevillista. Cada jugada de ataque pasaba por sus botas, tratando de crear asociaciones con los jugadores de ataque. También contribuía en gran medida a mantener el balón cuando el equipo necesitaba de mayor pausa y paciencia. Si a esto se le suma una importante entrega a la hora de defender, inusual en un jugador de sus características, se podría determinar que Nasri era el jugador clave del Sevilla.

Sin embargo, todo esto parece haber cambiado. Desde el partido de vuelta ante el Leicester, Nasri no ha vuelto a ser el mismo. Señalado por muchos como uno de los grandes culpables de la derrota sevillista, el jugador francés comenzó a mostrarse pasivo en las acciones del equipo. Su esfuerzo en defensa ya es inexistente mientras que su influencia en ataque es prácticamente nula, pues acaba pausando más de lo normal cada jugada. Esta indiferencia mostrada por Nasri ha acabado calando en el juego del Sevilla, pues no encuentra a alguien capaz de ejecutar las acciones ofensivas de la misma forma que lo hacía el francés.

Finalmente, ayer fue sustituido en el descanso tras mostrarse apático durante toda la primera parte. La prueba de ello se dió en el contraataque que propició el segundo gol del Barcelona, en el que pudo haber hecho bastante más por interrumpir la jugada en su inicio.

Una actitud conflictiva

Pero además de la pasividad comentada, Nasri también está dejando que desear como compañero. El mejor ejemplo se puede encontrar en el partido de vuelta ante el Leicester. Con la necesidad de marcar un gol para empatar, el centrocampista se autoexpulsó al recibir la segunda amarilla por enfrentarse a Vardy. Su comportamiento altivo no es nuevo. Ya en sus anteriores equipos había dejado atisbos de una actitud egocéntrica tanto con sus compañeros de equipo como con sus rivales, llegando a enfrentarse en varias ocasiones.

Ahora, este tipo de situaciones se están dando en su etapa como sevillista. Si el Sevilla quiere engancharse a la pelea por la tercera plaza, será necesario recuperar al mejor Nasri, aquel centrado en el fútbol y en la colaboración con sus compañeros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  A&A Comunicación y Medios S.C..
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.