El Sevilla se presentó en el RCDE Stadium con la necesidad de brindarle a la afición un buen resultado y jugándose la permanencia en puestos europeos en la clasificación de la Liga. En el banquillo, el debú -de nuevo- de Caparrós como técnico del Sevilla esta temporada. En el once, varios cambios introduciendo a Gonalons, Amadou y a Banega en el mismo once.

Primera mitad, igualada

El primer tiempo estuvo entretenido, aunque quizás fue de más a menos por parte de ambos equipos. Los dos contendientes tuvieron bastantes acercamientos durante la primera mitad, pero no hubo un dominio claro por parte de ninguno. El Sevilla gozó de algunas ocasiones claras para ponerse por delante en el marcador, como la de Gonalons solo dentro del área pequeña cuando recibió el balón botado de córner y no pudo disparar con claridad. Banega y Navas también intentaron taladrar la meta de Diego López, pero ninguno tuvo el acierto necesario. El empate a cero con el que concluyó la primera mitad fue totalmente justo, pero tampoco hubiera sido extraño ver a cualquiera adelantarse en el encuentro.

Abrió la lata

La segunda mitad comenzó con un Espanyol muy intenso, pero sin embargo fue el Sevilla el que se adelantó merced al gol de penalti. Ese acercamiento fue el último para un equipo nervionense que no se prodigó mucho más en ataque. A partir de ahí, el Espanyol se volcó sin acierto sobre el área visitante. Darder, Wu Lei, Borja Iglesias… todos lo intentaron, pero se estrellaron una y otra vez contra la defensa del Sevilla o contra Soriano. Al Sevilla le interesó bastante poco que se jugara y esta vez sí supo defenderse, a pesar de los fallos que concedieron espacios a los periquitos, como en una ocasión en el minuto 80 en el que Ferreyra, totalmente solo, pudo recibir un balón en el área chica, pero Mercado actuó in extremis y despejó de cabeza. El partido no lo mereció ganar ninguno, los espanyolistas por falta de acierto y los hispalenses por no hacer méritos, ya que no se puede obtener más rédito de tan poco rendimiento como el que desplegó el Sevilla en la segunda parte en Barcelona.

Otro de Ben Yedder

0-1. El primer gol del partido lo marcó Ben Yedder, al transformar un penalti cometido sobre André Silva. Mario Hermoso derribó al delantero luso cuando este intentaba recortarle en el pico del área. La pena máxima la lanzó el máximo goleador del Sevilla y no falló.

Balance

Lo mejor que dejó el partido fue la seriedad del Sevilla a la hora de defender un resultado a favor. En lo personal, Ben Yedder suma y sigue y no baja su rendimiento. Lo buscó una y otra vez, intentó sumar siempre y siempre con acierto. Además, Mercado fue el más destacado en una defensa que, tras muchos partidos, consiguió dejar la portería a cero. En el lado contrario, un André Silva que aporta poco sobre el césped. El portugués se esfuerza, pero tiene la suerte de espaldas y no le sale nada. Banega estuvo muy perdido en banda derecha dentro del nuevo esquema desplegado por Caparrós. El utrerano tendrá que reubicarle o enseñarle a ser más útil para el Sevilla en su nueva posición.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here