Cuartos de Copa del Rey con aroma a final. Sevilla FC y FC Barcelona volvían a verse las caras en la competición del ko tras la final del año pasado en el Wanda Metropolitano. Esta vez con distinto final. Los hombres de Pablo Machín, gracias a una gran segunda mitad, consiguieron una meritoria victoria ante el vigente campeón del torneo. Los dos goles sevillistas permiten a los de Nervión soñar con la clasificación.

Tímidos

El Sánchez Pizjuán se vistió de gala para el trepidante duelo copero. Desde los primeros minutos el Barça priorizó la posesión del balón, no obstante, los de Machín se veían cómodos ante el protagonismo culé y esperaban atrás. El partido se jugaba en el medio campo. Dos tímidos centros laterales de Pablo Sarabia fueron los únicos acercamientos del Sevilla a meta rival llegado el primer cuarto de hora. No aportaban tampoco en ataque los culés, pero seguían amasando el esférico y no sufrían. La inoperancia sevillista radicaba en la escasa presión que ejercían sobre los azulgranas en la salida de balón.  La grada arengaba a los rojiblancos y el equipo agitaba al club catalán botando dos saques de esquina consecutivos ante la meta de Cillessen en el minuto 25. Fruto de ello, Del Cerro Grande estuvo cerca de señalar un penalti por manos de Arturo Vidal, pena máxima que denegó el VAR. El Sánchez Pizjuán se encendía en el ecuador de la primera parte y los hispalenses disfrutaban de las primeras internadas, con acierto, de Jesús Navas. Los de Machín metieron una marcha más al encuentro en la recta final de la primera mitad. No fue hasta el minuto 35 cuando llegara la primera gran ocasión sevillista. Ben Yedder rompió a tres rivales en área rival, en una jugada maradoniana, que no logró finalizar con acierto. Y cuando mejor estaba el Sevilla, Malcom, que regateó a Juan Soriano tras recibir un gran pase interior, erró con todo a favor en el minuto 40. El intercambio de golpes entre ambos equipos era palpable y en uno de ellos, de nuevo Ben Yedder, estuvo a punto de subir el primer tanto al marcador en el minuto 43. El meta rival taponó el disparo del delantero sevillista. Desfilaron los jugadores al túnel del vestuarios sin más oportunidades reseñables.

Certeros arriba

Saltaban los mismos futbolistas al terreno de juego en la segunda mitad. Y ambos conjuntos apostaban por la misma idea de juego. Los de Machín frenaron el protagonismo rival en los minutos iniciales con varias faltas. Unas interrupciones que no impedían al FC Barcelona pisar el área sevillista. Sin embargo, la primera gran ocasión de la segunda mitad estuvo en las botas de Ibrahim Amadou, que mandó a las nubes en el minuto 56 un buen centro de Sarabia. Fue creciendo el Sevilla. Tanto que logró adelantarse en el marcador en el minuto 58. Apenas tres minutos más tarde, Éver Banega cabeceó fuera un gran centro de Quincy Promes. El holandés estaba disfrutando de sus mejores minutos con la camiseta rojiblanca. El Sevilla seguía acechando la meta rival y Valverde no dudó en tirar de los pesos pesados del equipo. Luis Suárez y Coutinho ingresaban en el terreno de juego. Un minuto necesitó el brasileño del Barça para probar fortuna con un disparo que se fue alto. El partido cogía un ritmo vertiginoso. En el minuto 69, tras una gran ovación, Jesús Navas abandonó el encuentro lesionado. Pasado el ecuador del segundo tiempo, el encuentro estaba muy abierto y podía pasar cualquier cosa. Y lo que pasó fue la llegada del segundo tanto sevillista en el minuto 76. El FC Barcelona afrontaba sus peores minutos del encuentro. No obstante, nunca hay que dar por muerto a un equipo del nivel de los blaugranas. En el minuto 81 gozaron de una doble oportunidad en las botas de Luis Suárez y en la cabeza de Piqué. Los minutos finales, entre intensas disputas, pasaron de largo sin ocasiones reseñables. La prolongación fue coser y cantar para un Franco Vázquez que sobó el balón, minando las esperanzas visitantes.

Los goles

No fue hasta el minuto 58 de encuentro cuando se estrenó el luminoso. Quincy Promes galopó por banda izquierda hasta línea de fondo, dejando atrás a Piqué, el holandés puso un buen balón al segundo palo y Pablo Sarabia, en media volea, enchufó el esférico en las mallas. Fiel a su cita en el Sánchez Pizjuán, apareció Wissam Ben Yedder en el minuto 76. André Silva abrió para Banega tras zafarse de tres rivales, el argentino puso un balón certero al palo largo que esperaba el francotunecino para subir el segundo gol del Sevilla al marcador. Olían sangre los pupilos de Pablo Machín y no cesaron en su intento de ampliar el marcador en los últimos minutos.

Balanza del encuentro

Muchos nombres propios en el Sevilla. Los hispalense protagonizaron una gran segunda parte liderados por un incansable Quincy Promes, un brillante Éver Banega y un certero Wissam Ben Yedder. La nota negativa del encuentro la puso Jesús Navas, que abandonó el encuentro por lesión. Los de Machín viajarán con ventaja al Camp Nou la semana que viene en la vuelta copera. Antes se medirán ante el Levante UD, en un choque que se antoja vital para los objetivos sevillistas en La Liga.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here