No ha sido un buen comienzo de curso para las de Paco García. Han conseguido cero puntos de seis posibles, falló en Huelva en el debut en Primera, y lo volvió a hacer en casa ante un muy bien plantado RCD Espanyol. Lo dieron todo, lucharon, sin conseguir sacar nada. Ahora se les presenta una nueva oportunidad, vital para conseguir cuanto antes el principal objetivo de permanencia. El choque en Vallecas supone una motivación más para sumar los primeros puntos en la élite.

Una liga más ardua

Ya nos adelantaron Nagore Calderón y Maite Albarrán en una entrevista que les hicimos lo dura que es la élite femenina. Una competición cada vez más dura, cada vez más reñida y, por supuesto, exigente. «Es una Liga muy difícil, Maite puede decirlo», fueron las palabras exactas de Nagore Calderón en dicha entrevista. Y los hechos no han hecho más que afirmarlas.  Ambas llegaron al Sevilla en el merado de fichajes, después del ascenso y gozan de mucha experiencia en esta categoría.

Hay que tener en cuenta que el Sevilla Femenino, al igual que ocurre con el Sevilla Atlético, es este año un conjunto muy cambiado, a pesar de que cuenta con casi toda la plantilla con la que logró el ascenso. Cambio de cuerpo técnico, numerosos fichajes… todo esto requiere un tiempo de adaptación, y hay que tener paciencia. 

Un comienzo complicado

En el primer partido, el disputado ante un Sporting más que consolidado en la Liga Iberdrola, el conjunto nervionense no dio malas sensaciones. Pudimos ver un encuentro muy competido, si bien el primer tanto abriría el marcador de las locales, al Sevilla no le faltaron ocasiones. Jenni Morilla, tras un receso para que todas se hidrataran, logró el empate antes del descanso. La segunda mitad más parecía un partido de tenis que otra cosa, y a escasos minutos del final, a balón parado, Elena Pavel haría el 2-1.  Un partido en el que, pese al marcador, las sensaciones no eran del todo malas. Paco García no estaba contento con el resultado, pero sí mostró un ápice de orgullo porque «en algunos momentos fuimos superiores». Ahora, había que corregir el acierto y algunos fallos defensivos.

La segunda jornada dejó un nudo en la garganta en el equipo y aficionados. El resultado cayó como un jarro de agua fría. Era el debut en casa, en El Viejo Nervión, y las emociones estaban a flor de piel. Empezaron muy enganchadas las sevillistas y pronto, de nuevo de la mano de Jens Morilla, llegaría el 1-0. Sin embargo, no duró mucho la alegría. Un fallo que a todos extraña de Pamela Tajonar propició el 1-1 (Baudet). El Espanyol se mostró ante el Betis como un conjunto que no perdona, y volvió a demostrarlo en el feudo sevillista. De nuevo quedó patente la importancia del balón parado en el mundo del fútbol femenino. Dos tantos más de Eli y Berta acabaron sentenciando el encuentro.

A por el Rayo

El siguiente encuentro se presenta como una nueva oportunidad para lograr tres puntos, o al menos uno. El conjunto dirigido por García deberá poner rumbo a Vallecas para enfrentarse a un Rayo que ha empezado muy bien la temporada, logrando vencer al Betis Féminas en Luís del Sol en la segunda jornada. A pesar de esto, el conjunto hispalense llega muy ilusionado, muy decidido y con las pilas recargadas tras el parón liguero por selecciones femeninas. Los errores cometidos en las dos primeras jornadas han servido para aprender, y ahora el conjunto está más adaptado a las indicaciones de Paco García y más unido. Tienen en mente una cosa: puntuar. Lo necesitan, ya no solo para lograr la más que ansiada permanencia, sino también anímicamente.

El pasado queda atrás, y hay que pensar en el siguiente encuentro para el que se están preparando a conciencia. Una cosa tiene en contra el Sevilla, y es que Maite Albarrán no podrá disputar el partido en Vallecas por tener doble amarilla en la jornada dos. La tercera jornada se disputará la mañana del domingo 24 de septiembre a las 11:30.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here