Vaclík en un partido de Liga con el Sevilla | Fuente: Getty

Buscar en la actual plantilla un fichaje de la era Caparrós que haya prosperado es, cuanto menos, complicado. Aun así, todavía se puede encontrar un resquicio que, a decir verdad, es uno de los pesos pesados del equipo. En efecto, se trata de Tomas Vaclik, guardameta titularísimo del Sevilla durante la pasada campaña y en los primeros tres partidos de la recién iniciada competición. No en vano, las actuaciones del checo garantizaron su presencia en la portería, incluso cuando su rendimiento fue menor a final de temporada. Sin embargo, ahora la situación es distinta y la presencia de Bono podría amenazar su titularidad.

Bono, el reto de Vaclik

No fueron pocos los encuentros en los que la presencia de Vaclik conquistó puntos para el Sevilla durante la pasada campaña. Ya durante las fases de clasificación previas de la Europa League el sevillismo pudo admirarse de la clase de portero que tenían bajo palos. Todo un guardián. Su sombra no tardó en alargarse por todo el campo, dejando pocas opciones de que el joven Soriano tratase de arrebatarle el puesto siquiera en partidos algo menos transcendentales. Y es que con cuarenta y nueve partidos disputados y veinte porterías imbatidas, poca sombra se le iba a poder hacer a Vaclik en el arco.

Todo apuntaba a que este año la situación en la portería no sería diferente; es más, hasta ahora no lo ha sido. La vuelta de Rico no parecía ser una amenaza en ningún momento, a lo que se ha sumado la salida de Juan Soriano al Leganés. Sin embargo, la llegada de Bono a la plantilla sí que podría poner en jaque la titularidad de Vaclik. Con treinta y dos partidos a sus espaldas en la pasada campaña y nueve porterías a cero, no sería extraño ver a Bono como portero de la Copa del Rey o la UEFA. Sin duda, un nuevo reto para Vaclik, que tendrá que volver a ser el meta que maravilló al sevillismo para no verse sustituido por el marroquí.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here