Desde el 29 de septiembre no ganaba el Sevilla fuera de casa en Liga. La falta de intensidad por parte de los jugadores hispalenses lejos de Nervión ha sido muy criticada, pero la llegada de Caparrós parece haber cambiado algo la situación. El conjunto rojiblanco derrotó al Espanyol en Barcelona con un solitario tanto de Ben Yedder, además de cambios en la actitud y el esquema bastante positivos.

Vida nueva

El cansancio tras la derrota en Europa League pasó factura al once que Caparrós plantó sobre el césped de Cornellá. Soriano ocupó la portería a última hora tras una lesión en el calentamiento de Vaclik. En defensa, el técnico sevillista optó por defensa de cuatro con Navas y Wöbber en los laterales, acompañados de Mercado y Carriço en defensa, dando así solidez defensiva y verticalidad por las bandas. En el centro del campo, Amadou y Gonalons provocaron varios quebraderos de cabeza para el conjunto perico. La contención formada por los franceses dio libertad de creación a Banega, que disfrutó de ella pese a estar escorado a la banda derecha.

En la otra banda, Promes destacó en su posición preferida, sin la presión de tener que bajar a defender. Su nivel durante la recta final de la temporada deja claro que al holandés aún le queda mucho que decir. Por último, la cara y la cruz de la misma moneda se puede ver en la delantera sevillista. Ben Yedder lleva una temporada de ensueño y suma otro gol más a su casillero, convirtiéndose en el décimo máximo goleador de la historia del club hispalense. Por su parte, André Silva salió de inicio con Caparrós, pese a que Machín llevaba sin colocar al portugués como titular varios partidos, y lo más destacado que hizo en todo el partido fue provocar el penalti. Cometiendo tantos fallos arriba, su fichaje por el Sevilla cada vez se antoja más difícil.

Oportunidades bien aprovechadas

Pese al mal partido de Silva, el resto de jugadores que tuvieron oportunidades de demostrar a Caparrós su valía las aprovecharon. Soriano estuvo seguro en portería y, pese a que finalmente acabó expulsado por provocar a la afición perica, realizó un buen partido. Wöbber se vio cómodo en el lateral, sin tener que subir a atacar estuvo más atento y seguro en defensa.

Amadou y Gonalons no han tenido todos los minutos que debieran en esta temporada, especialmente por las lesiones, pero pueden empezar a tener importancia con la llegada del utrerano al banquillo hispalense. Ambos son jugadores de corte defensivo y serio, tal y como demostraron ayer, muy del estilo de Caparrós. Las rotaciones con Roque Mesa o Vázquez, cuando el partido necesite más contención que ataque, pueden hacer que los franceses sean más habituales sobre el verde.

Haciendo historia

Una vez más, Wissam Ben Yedder sigue batiendo récords. Tras el penalti que provocó André Silva, el franco – tunecino mandó el balón al fondo de las mallas para entrar, aún más, en la historia del Sevilla FC. Su gol le valió para colocarse en la lista de los diez máximos goleadores del conjunto hispalense con 68 tantos, cada vez más cerca de los 78 de Domenech, el número nueve. Desde que llegara hace tres años se ha dedicado a romper registros y conseguir victorias importantes para su equipo.

A esto se suma la importancia sobre el césped, con balón o sin él. Sus movimientos en busca de la pelota dejan más patente si cabe su calidad, que es clave para conectar el ataque con la medular. Con Banega más liberado la conexión entre ambos jugadores es más factible, formando así una dupla terrible para los conjuntos rivales. Si André Silva mejora su nivel o Munir sigue jugando bien al lado de Ben Yedder, el ariete hispalense puede acabar la temporada aún mejor a título personal.

Tiempo para moldear

Con el parón de selecciones del próximo fin de semana, Caparrós tendrá más margen para preparar cómo será este Sevilla de final de temporada. El utrerano debe elegir con qué jugadores contar y quiénes serán los titulares, cosa fácil a simple vista ya que lleva dentro del club toda la temporada. El Trofeo Antonio Puerta frente al Schalke del viernes será más que un memorial, en ese encuentro el técnico de Utrera probará a los suyos de cara a las diez jornadas que quedan. Las jornadas pasan y Europa está cada vez más disputada.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here